Amelia Cantarero: “Básicamente, la app Cristóbal se ha financiado con mis ahorros. Pero necesitamos más apoyo”

Tras 20 años trabajando como médica de familia atendiendo a pacientes en cuatro comunidades autónomas distintas, Amelia Cantarero decidió hace unos meses tratar de poner solución a una de las realidades que más le había sorprendido durante este tiempo: la de la salud precaria de los camioneros. Desde el Centro de Salud  rural de Villamayor, en Zaragoza, esta médica se dedica ahora a la Atención Continuada y, en sus ratos libres, a la app que ha creado: Cristóbal, cuyo objetivo es contribuir a la mejora de la salud de los camioneros.

Cristóbal nació el pasado mes de abril y en tan solo cinco meses ha conseguido 485 usuarios, 140 de los cuales provienen de Estados Unidos, alguno de otros países como Australia, Finlandia y Gran Bretaña. Y algo más. Y un buen puñado de premios, entre los que destaca el Primer Premio en la I Jornada de Innovación en Atención Primaria. Amelia, además, ofreció una comunicación oral en 27th Wonca Europe Conference, celebrado en Londres en Julio. Charlamos con ella sobre esta app, sobre las necesidades de salud de sector del transporte y su modo de vida. 

 

Descarga la APP aquí [+]

 

¿Cuéntanos cómo surgió la idea de la app?

En realidad, de mi experiencia en la asistencia continuada en los Centros de Salud rurales, donde los hospitales están a muchos kilómetros de distancia. Observamos que los fines de semana venían camioneros con problemas diversos y muchos problemas de continuidad asistencial por las características de sus condiciones laborales. Los camioneros no pueden venir entre semana al Centro de Salud. Ni siquiera para hacer el seguimiento de su patología crónica, su diabetes o su hipertensión. O si quieren dejar  fumar… Solamente les vemos de guardia o cuando tienen un accidente. 

Pero es que estamos hablando de una población bastante amplia. Más de 500.000 conductores profesionales en toda España, sin contar taxistas ni conductores de autobuses. Muchos de ellos son conductores internacionales. Sus condiciones de trabajo son muy duras. Los médicos de familia pensábamos que lo más importante de su problemática era la obesidad, la hipertensión, la diabetes. Pero no es así.

 

¿Qué más problemas de salud tienen?

Para saberlo y comprenderlo hay que tener en cuenta sus condiciones de vida. Las situaciones a las que se enfrentan. Algo que les condiciona de una manera inimaginable es que sufren robos. Muy a menudo les rajan las lonas, le roban la mercancía, incluso les sedan para robarles. ¡A uno de ellos incluso le robaron un riñón! Imagínate de lo que hablamos.

Los médicos de familia tenemos un programa para vigilar su peso y controlar otras patologías. Pero aún más importante es la calidad de su sueño. Según bibliografía científica, el 46 % de los conductores tienen mala calidad de sueño por el sedentarismo, dormir fuera de casa, pero sobre todo, por la tensión que tienen ante la posibilidad de sufrir un robo. Duermen poco y mal, en las propias cabinas…. Y lo peor es que al día siguiente tienen que conducir. Sus jornadas son muy largas, ocho horas de conducción pero hasta 15 horas entre que cargan y descargan

Te pongo más ejemplos que conocemos por un proyecto piloto que estamos realizando y con el que estamos hacemos entrevistas a camioneros: todos los días hay alguno que presenta fiebre, cólico de riñón, problemas en la boca, parotiditis… Y solo cuando están muy malos acuden al centro de salud. Irían al hospital, pero no pueden aparcar el camión en la puerta. 

Saber todo esto nos ha dejado impactados. Nos ha hecho darnos cuenta de la necesidad que tiene esta gente de acudir a un Centro de Salud.

 

¿Cuál fue el detonante para que te decidieras a crear esta app?

En realidad, la práctica clínica. No tengo ningún familiar camionero ni nada parecido. Pero todo esto que te cuento hizo que nos diéramos cuenta de que hay que cambiar las cosas. Hay que ayudarles. Y es así a nivel internacional. Cuando ofrecí la comunicación en WONCA Europe vinieron hablar conmigo médicos de distintos países (Australia, Qatar, Gran Bretaña) para comentar que tenían muchos pacientes camioneros. Todos vemos más o menos casos similares. La app se está traduciendo a 16 idiomas. Aunque a nivel europeo nos falta mucho por hacer. Realmente encuentran muchas dificultades para llevar la vida sana que les proponemos. No tienen facilidad para ir al especialista, ni para dormir con calidad, ni para comer sano….

Pensamos que crear esta app era una manera de ayudarles. Y hacerlo de una manera lúdica, con vídeos de tik tok, infografías… En definitiva, poca letra escrita para que no les resulte un tostón. 

 

 

Háblanos algo más de la app. 

Es una aplicación móvil gratuita para los usuarios, desarrollada por médicos  y en validación por el Grupo Aragonés de Investigación en Atención Primaria, cuya idea es que resulte práctica y eficiente. Incorpora un mapa de servicios para que los camioneros encuentren de manera rápida y sencilla asistencia médica, rehabilitadora e incluso consejo nutricional. 

La app tiene una parte de promoción de la salud; y otra dedicada a Salud Mental, en la que tratamos de abordar la ansiedad que sufren los camioneros y darles herramientas para abordar el estrés. En realidad ellos son quienes lo piden porque es uno de sus principales problemas. Con lo que ello conlleva de falta de sueño. Y eso implica vidas, accidentes. Según estadísticas del Ministerio de 2020 referente a transportes de mercancías, el 42 % de los accidentes fue causado por errores humanos, desvanecimientos, alcohol y drogas o incluso infartos.

 

¿La app ha cambiado desde que empezó en abril?

¡Claro! La app es un proyecto piloto al que le vamos incluyendo nuevas funcionalidades. Vamos aprendiendo cada día. Por ejemplo hemos incorporado un apartado con geolocalización de Comunidad Cristóbal, que sirve para que contacten entre ellos.

También estamos trabajando para que estén identificadas las áreas de servicio más seguras; para dar visibilidad a las empresas de que sean amigas del transportista, empresas con áreas de descanso, servicio digno… 

 

Además de la tensión por los robos, ¿a qué más problemas de salud mental se enfrentan los camioneros?

La desconexión social, ya que es un trabajo muy solitario. Tienen poco tiempo para compartir a nivel psicosocial, aunque con la redes sociales esto ha mejorado un poco. Pero es curioso porque generaciones anteriores tenían más soporte mutuo entre ellos. Ahora no se conocen, son más independientes. Y al igual que los médicos, no hay relevo generacional.

Respecto al tema de salud mental y las herramientas que les facilitamos, el servicio de psiquiatría del hospital Miguel Servet de Zaragoza nos ha prestado las suyas de mindfulness. También tenemos ejercicios ideados por una fisioterapeuta. Todo con la máxima evidencia científica. 

Otra herramienta interesante es el test de apnea del sueño. Es una manera de que el camionero sepa que tiene un problema. Así, puede contactar con su médico, enseñarle el test, llevarle a la unidad del sueño y ponerle CPAP. Eso les cambia la vida. Y no solo a él, no olvidemos que estamos evitando accidentes.

 

¿Qué más se puede hacer para ayudar a este colectivo?

En primer lugar, tener la mente más abierta y facilitarles las cosas. Los administrativos o incluso algunos de mis compañeros médicos intentarán imponer que hagan un horario, que vayan al médico de 8:00 a 3:00, pero eso es imposible; no lo van a hacer. Los médicos de atención continuada a veces hacemos cosas que se supone que no nos corresponde, como pedir cultivos o analíticas en fin de semana. Pero hay que entender que estas personas no pueden acudir al centro de salud en otro momento. Por eso esta población tiene más riesgo que otra de que se le complique su patología. Se le atiende solo en urgencias cuando ya se ha grabado el asunto. Pasa así con las hernias, la diabetes, el sueño, incluso si tienen chinches en la cabina… ​​

Entiendo que los médicos de familia, tal y como estamos en los Centros de Salud, no estamos para atender a camioneros, pero al menos las consultas telefónicas deberíamos mantenerlas. El teléfono puede ser una buena herramienta para este sector de la población.

 

 

¿Cómo se ha financiado Cristóbal?

Ha partido de tres socios: mi marido, mi hermano y yo. Económicamente, sobre todo se ha financiado con mis ahorros, pero tengo el apoyo de mis compañeros, que es brutal. El Centro de Salud está volcado. Piluca, mi enfermera, viene conmigo en su tiempo libre. 

A posteriori nos hemos financiado con los premios que tienen aportación económica. He solicitado una ayuda al Colegio de Médicos, pero aún no me han respondido. Y ahora mismo  nos encontramos con una situación complicada porque es necesario dinero para seguir adelante. 

Con que un conductor pida ayuda en sus problemas de salud, deje de fumar, cuide su espalda, llame al psicólogo, inicie dieta o se ponga un CPAP, nos damos por satisfechos.

Evitamos accidentes cuidando la salud de conductores y conductoras. 

Y su respuesta es sorprendente, nos dicen: “¿De verdad alguien ha pensado en nosotros?”