Carta a Salvador Pita

Querido Salvador, te fuiste en una lluviosa mañana de enero, de forma silenciosa, sin hacer ruido, como eras tú. Te fuiste y nos dejaste un vacío enorme en todos los que te queríamos, que somos muchos, pero también dejaste mucho de ti aquí no sólo en el plano personal sino también en el profesional.  

Los médicos de familia, la especialidad y la AGAMFEC te debemos mucho. Hacia finales de los años 80 volviste de Nueva York y nos empezaste a hacer ver a los médicos de familia que podíamos y debíamos investigar, que también había vida inteligente fuera de los hospitales. Has sido un impulsor incansable de la Medicina de Familia y de la Atención Primaria, sobre todo en nuestra tierra, Galicia, y te convertiste en un referente, estando a disposición de todo aquel que quisiera investigar, tanto compañeros, como residentes, alumnos, otros profesionales sanitarios, etc. Ahí estabas tú con tus conocimientos y tu saber guiar ayudando.

Te involucraste en impartir cursos de epidemiología y bioestadística, nos enseñaste el valor de la “p”, nos iniciaste en el método estadístico e hiciste que el SPSS formara parte de nuestras vidas,  y lo hacías de una forma tan natural que parecía muy fácil. Colaboraste con la AGAMFEC desempeñando el cargo de vocal de investigación durante años, fuiste el presidente de numerosos comités científicos de congresos autonómicos y nacionales, siendo uno de los responsables de la elaboración del documento Normas de Evaluación de los Comités Científicos de la semFYC.

Y qué decir de la Universidad, nuestro primer catedrático, ¡qué orgullo para todos los médicos de familia!.

Has trabajado mucho, compaginando las clases universitarias, con la atención a pacientes, en tu querido Centro de Saúde de Cambre, y con la investigación. ¡Qué difícil te resultó tener que decidir entre la asistencia y la dirección de la Unidad de Epidemiología Clínica y Bioestadística del hospital clínico de A Coruña!. Pero todos te aconsejamos y agradecimos que continuaras en la investigación, que continuaras ayudándonos. Numerosos artículos científicos publicados abalan tu trabajo, has presentado infinitas comunicaciones a congresos nacionales e internacionales (sin olvidar nunca los congresos de la AGAMFEC), has dirigido muchas tesis de médicos de familia, abriéndonos una puerta que hasta ese momento estaba cerrada para la Atención Primaria. Como una parte del reconocimiento a tu trabajo has recibido múltiples premios a lo largo de tu carrera, algunos especialmente queridos como el I premio  semFYC de investigación en Medicina de Familia, o el nombramiento de socio de honor semFYC en el congreso de A Coruña 2016, entre otros.

Pero también has compartido con nosotros muchos momentos de relax y diversión en los que lo hemos pasado muy bien. Porque al igual que en el trabajo, en la vida eras afable, leal, buena persona, divertido y amigo de tus amigos. ¡Como nos reíamos en las fiestas de los congresos!, ¡Qué suerte tenerte de amigo!

Y ahora te has ido de forma temprana tras una enfermedad a la que no le quisiste dar oportunidad, afrontándola y manifestando tus ganas de vivir, sin tirar la toalla en ningún momento. Con dignidad y perseverancia hasta el final.

Querido Salvador, te fuiste pero has dejado huella en nuestras vidas, en nuestro pensamiento y en nuestro trabajo. Nos has enseñado que, a pesar de las dificultades, es posible investigar en Atención Primaria, nos has guiado en ese camino y hemos recogido el testigo para continuar.

Te echamos de menos, pero alli donde estés queremos hacerte saber que te quedas con nosotros para siempre y que te estamos muy agradecidos por todo lo que nos has aportado  

Fdo: Un/una Médico de Familia

PD: Esta carta la hemos redactado entre Ana Castaño, Pilar Gayoso, Suso Sueiro y Menchu Fdez. Merino, estamos absolutamente seguras que nuestras palabras refleja el sentir de muchas personas,  de todas las juntas directivas AGAMFEC, desde la primera hasta la actual, has colaborado con todas, son tus amigos, así como muchos médicos de familia AGAMFEC y de la semFYC, la lista de firmantes sería interminable, por eso hemos decidido esta firma que nos represente a todos