Clara Grima, conferenciante del 42º Congreso semFYC en Sevilla: “Las matemáticas son una herramienta muy poderosa para salvar el mundo”

Doctora en Matemáticas y profesora titular de Matemática Aplicada en la Universidad de Sevilla, Clara Grima tiene muy claro que las matemáticas son una de las herramientas más poderosas para salvar al mundo de muchos de sus problemas, “salvo los psicópatas”, como ella misma asegura, son sin humor.

Y ha querido ponerlo de manifiesto en la conferencia inaugural que ha ofrecido en el 42º Congreso de la semFYC, que se celebra estos días y hasta el 2 de julio en Sevilla. Las matemáticas vigilan tu salud es el título de dicha ponencia, en la que ha hecho un repaso (breve, pero no exhaustivo) de la historia a través de la importancia de esta materia en la salud, empiezando por John Grant.

Aunque afirma que los datos han sido analizados desde siempre en beneficio de la salud, “lo que tenemos ahora es un boom, una explosión brutal de las tecnologías que permiten que todos los datos que tenemos —millones y millones de ellos—, se puedan procesar lo más rápido posible».

Con todo ello, los modelos matemáticos que se aplican en medicina son diversos. Por un lado los diagnósticos y predictivos, es decir, los que nos sirven para determinar diagnósticos clínicos o rangos de prescripción farmacológica y también para saber cómo va a evolucionar un paciente, una enfermedad, un brote, una epidemia… Los modelos preventivos en materia de salud: “Que es tomar decisiones en función de los datos que estás obteniendo”.

Y los prescriptivos, en busca de soluciones y fármacos… En esta línea, las matemáticas están siendo clave para la lucha contra uno de los mayores problemas de salud a los que nos enfrentamos: las súper bacterias que resisten a todos los antibióticos.

“Creo que puede ser el problema de salud más grave que tenemos ahora mismo en el mundo, al que se está tratando de poner remedio mediante las matemáticas: El Instituto Tecnológico de Massachusetts, el MIT, está trabajando con inteligencias artificiales para desarrollar antibióticos que puedan con esas bacterias multirresistentes. Porque por muy rápido que mute una bacteria, más rápido y más eficiente es un algoritmo de inteligencia artificial buscando un antibiótico contra el que ella no haya mutado todavía”.

Una prueba de la relación entre salud y matemáticas viene de la mano de las pandemias. Más concretamente lo hemos visto con la de covid:

“La gente hablaba de curvas, de tasa de reproducción, de número de reproducción básico… Sí han estado muy presentes, aunque en alguna medida han estado prostituidas porque se han dado algunos datos, algunas predicciones que bueno… eran para conseguir un click en la página y eso me ha molestado. Pero al fin y al cabo, lo bueno es que todo el mundo ha entendido que detrás del estudio de cualquier proceso natural como es una epidemia como, están presentes las matemáticas”.