Comunicado de respuesta a la denunciada contratación de médicos sin especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria para plazas de Atención Primaria y en el ámbito de Urgencias extrahospitalarias y Emergencias sanitarias

ANTECEDENTES

La Junta Permanente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, la semFYC, ha sido informada sobre nuevas contrataciones de médicos sin especialidad para cubrir plazas de Atención Primaria. A razón de este hecho, la semFYC recuerda que la contratación de personal que no ha alcanzado la especialidad vía MIR, supone una ilegalidad (RD 931/1995 en cumplimiento de la Directiva Europea 86/457) y va en detrimento de la calidad asistencial que el Sistema Nacional de Salud presta a la ciudadanía y contradeciría los criterios en los que se sustenta la formación médica especializada (MIR) lo que, en último término, acabará poniendo en compromiso la calidad asistencial que se presta a la comunidad y en riesgo al individuo que acude a los servicios asistenciales.

La Junta Permanente de la semFYC constata que el atajo administrativo que las Consejerías de Sanidad de varias Comunidades Autónomas han decidido tomar es fruto de la falta de previsión y de una reacción improvisada ante una situación previsible sobre la que esta sociedad, las organizaciones profesionales y los colegios han advertido repetidamente durante los últimos años.

Este recurso, ligado al panorama de precariedad asistencial, solo contribuye a agrandar un problema que a corto, medio y largo plazo pone en compromiso la calidad de un Sistema Nacional de Salud que es un referente internacional. Esto es así por el hecho de que las contrataciones de médicos sin especialidad soslaya la confianza de los médicos residentes de la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria, socava la confianza de los pacientes en los profesionales sanitarios y transmite un mensaje degradante hacia los licenciados que están cursando los cuatro años de especialidad.

 

CIRCUNSTANCIAS ACTUALES

Este posicionamiento, como ya se notificó en el Comunicado de la Junta Permanente emitido el pasado 2 de agosto (a raíz de las contrataciones realizadas en la Comunidad Valenciana) surge como reacción a la publicación de la Instrucción n°3/2019/DGP de la Consejería de Sanidad castellanoleonesa para proceder a la contratación de médicos sin especialidad para plazas de Atención Primaria y en el ámbito de urgencias extrahospitalarias y emergencias sanitarias. Asimismo, estos hechos han servido para sacar a la luz más casuísticas vinculadas a contrataciones, a nuestro parecer, del todo ilegales. Este es el caso de la comunidad de Castilla-La Mancha donde la Sociedad Castellanomanchega de Medicina de Familia y Comunitaria (SCaMFyC) reclama una mayor y mejor planificacion para mantener la calidad asientencial, sin generar riesgos inecesarios para la poblacion y incurrir en presuntas ilegalidades.

A raíz de esta constatación, la Junta Permanente de la semFYC apoya el comunicado emitido por la Sociedad Castellano Leonesa de Medicina de Familia y Comunitaria en el día de ayer, 28 de enero de 2019 en el que “La SOCALEMFYC insta a los tutores de Medicina de Familia a la dimisión y a los residentes a la movilización, si se confirma la contratación de médicos recién graduados sin formación” (https://www.socalemfyc.org/la-socalemfyc-insta-a-los-tutores-de-medicina-de-familia-a-la-dimision-y-a-los-residentes-a-la-movilizacion-si-se-confirma-la-contratacion-de-medicos-recien-graduados-sin-formacion/).

 

POSICIONAMIENTO

Desde la semFYC, demandamos la activación de medidas correctivas tanto inmediatas como a medio y largo plazo de esta situación en los siguientes ámbitos:

• Que el Ministerio actúe como garante del cumplimiento en todo el territorio del RD 931/1995 por el que se dictan normas en relación con la formación especializada en Medicina Familiar y Comunitaria de los Licenciados en Medicina, que cumple la Directiva Europea 86/457. En este punto, cabe recordar que las disposiciones publicadas sobre el programa formativo de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria las cuales determinan un conjunto de contenidos y competencias propias para esta especialidad relacionadas con la atención al individuo que, además, asume situaciones clínicas y sociales de alta complejidad.

• Que el conjunto de Administraciones y todas las Facultades de Medicina impulsen una discriminación positiva en favor de la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria con el fin de (1) hacer frente a la escasez de profesionales de esta especialidad debido a la inminente jubilación de las primeras promociones de médicas y médicos de familia, (2) preparar al sistema para la pandemia de enfermedades crónicas no transmisibles y al incremento de pacientes crónicos complejos con pluripatología, que los expertos señalan como el principal reto para los países industrializados, y (3) sitúen la atención integral, longitudinal y en continuidad que representa esta especialidad, presente en Centros de Salud y Servicios de Urgencias, en el centro del SNS y como eje de la atención que necesitan los ciudadanos.

• Que el conjunto de Administraciones competentes aumenten el número de plazas MIR ofertadas para la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria con el objetivo de cubrir las necesidades sociales futuras, así como suplir el relevo generacional de especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria.

• Que las gerencias y las direcciones responsables de la contratación de personal sanitario de las distintas Administraciones que se ciñan a la legalidad vigente realizando la gestión adecuada de recursos humanos y hagan una apuesta por la contratación de calidad; le den el reconocimiento que merece a la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria, así como las médicas y médicos que la ejercen, y a las y los residentes en proceso de especialización; la realización y activación de los mecanismos necesarios para que el sistema pueda hacer frente a las necesidades futuras de la población.

• Que las gerencias y las direcciones responsables de la contratación de personal sanitario de las distintas Administraciones, de acuerdo con sus atribuciones y responsabilidades, introduzcan herramientas de gestión que incentiven la cobertura de plazas por parte de especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria, en lugar de concurrir en contrataciones ilegales.

 

Por último, desde la semFYC queremos constatar que se hace ineludible planificar las necesidades presentes y futuras de médicos/as de familia, así como innovar y activar los mecanismos necesarios para que el sistema pueda hacer frente a las necesidades futuras de la población.