La investigación de enfermedades crónicas ante las diferencias entre hombres y mujeres

Ayer empezó en Asturias el IX Congreso Nacional de Atención al Paciente Crónico que este año se celebra en Oviedo. Durante toda la mañana de ayer se celebraron las primeras actividades del Congreso que, por noveno año consecutivo, une a profesionales sanitarios, expertos en cronicidad, responsables de la administración y médicos de familia en una serie de actividades y debates organizados conjuntamente entre la semFYC y la SEMI (Sociedad Española de Medicina Interna) que cada vez son más necesarios y vigentes acerca de los avances en el abordaje de la cronicidad. Se trata de un ámbito en crecimiento dado que el envejecimiento es cada vez mayor en toda la población mundial. La mejora de las expectativas en la esperanza de vida en la mayoría de países del planeta hace que los pacientes crónicos sean cada vez más frecuentes. Los Responsables de las Escuelas de Pacientes de todas las Comunidades Autónomas fueron los encargados de abrir el Congreso con un primer debate que abordó la partes prácticas, de organización y gestión del paciente crónico en el Sistema de Salud. En ese sentido se comentó que el paciente crónico complejo representa entre un 3% y 5% de la población aunque, sin embargo, consume la mayoría de los recursos. También se indicó que una de las claves para la mejora del abordaje es la integración de la historia clínica entre la Atención Primaria y la hospitalaria

Durante todo el día se fueron sucediendo las Mesas, los Talleres y las ponencias con miembros de la semFYC y de la SEMI que fueron expresando sus diversos puntos de vista desde especialidades como la Medicina de Familia, la Comunitaria o la Enfermería, entre otras. La Conferencia Inaugural Los costes no sanitarios de la Atención a la cronicidad se hizo por la tarde y fue moderada por el Presidente de la semFYC Salvador Tranche que introdujo a la ponente Ángeles Durán Heras, Profesora del Colegio Superior de Investigaciones Científicas.

También hubo espacio para que se hiciera una presentación del Proyecto europeo KRISTINA del que la semFYC es la reponsable científica. Anna Moragas explicó los principales rasgos del proyecto y expuso los principales datos de evaluación que se han trabajo hasta ahora. En un futuro tal vez no tan lejano en el que los integrantes de diversos países europeos están trabajando, Kristina podría ser una herramienta muy útil para mejorar la vida de los y las pacientes en situación de cronicidad.

Por otro lado, uno de los temas que hoy se espera que generen más interés es el que aborda las evidencias que indican que los tratamientos en cronicidad tienen efectos diferentes en los hombres y en las mujeres. En efecto, las múltiples diferencias que existen entre los pacientes crónicos y sus clases de dolencias hacen que el diseño de tratamientos eficaces sea complicado, así como el tipo de respuesta que se ofrece en función de una enfermedad crónica concreta. Un paradigma de estas diferencias se encuentra en las causas de muerte y propenciones a ciertas enfermedades entre mujeres y hombres.

Mientras que la primera causa de muerte entre las mujeres españolas es el ictus, en los hombres la primera causa de muerte son los tumores. Estadísticamente, las mujeres se mueren un 6% más de enfermedad cardiovascular que los hombres. También hay diferencias claras en la prevalencia de la enfermedad cardiovascular ictus y demencia. La prevalencia de la enfermedad de Alzheimer y de las demencias en general es mayor en la mujer que en el varón. Estas tres potologías (enfermedad cardiovascular, icturs y demencia) se analizarán hoy en el #9crónico y es en ese contexto en el que se ha destacado que los ensayos clínicos solamente incluyen mujeres desde los últimos 20 o 25 años a pesar de que existen “diferencias entre ambos géneros que hay que tener en cuenta”, tal y como afirma la Doctora Alba Riesgo, participante del IX Congreso y que estará a cargo de la ponencia ¿Qué tienen las mujeres en el corazón?.

Efectivamente, en el caso de las mujeres, diversas enfermedades – como la patología cardiovascular – han sido tratadas siempre a imagen y semejanza de los hombres. En los últimos años, diversos estudios han puesto de manifiesto que existen diferencias muy importantes tanto en la fisiopatología de la enfermedad como en la respuesta a los tratamientos. Por ello, el IX Congreso Nacional de Atención Sanitaria al Paciente Crónico, organizado por la semFYC acoge hoy la mesa Hombres, mujeres y viceversa en cronicidad dentro de la cual se encuentra la ponencia de la Doctora Alba Riesgo, así como las de Cuestión de género: abordaje integral del ictus en un área sanitaria rural, llevada a cabo por parte de la especialista en Enfermería Tamara López Martínez y ¿La demencia tiene nombre de mujer? que presentará la médica de familia Carmen Fernández Merino.

“La fisiopatología es diferente y la etiología en muchas ocasiones también. Por ejemplo, la insuficiencia cardíaca en las mujeres se relaciona más frecuentemente con la hipertensión arterial de larga evolución, mientras que en los varones, la etiología fundamental es la cardiopatía isquémica”, afirma la Doctora Riesgo, “además, a las mujeres se las trata con menor intensidad en las patología crónicas”.

Para la Doctora Alba Riesgo, el conocimiento es la mejor arma. “Es importante hacer estudios específicos en las mujeres de patologías tradicionalmente consideradas masculinas. Y también es importante que se reflejen las especificidades en los consensos o guías de práctica clínica médica”, apunta.

Asimismo, entre las medidas a considerar, también indica que sería conveniente personalizar más el tratamiento; “hay evidencias de que fármacos para un mismo problema funcionan diferente si el paciente es varón o mujer”, comenta esta experta.

También, las causas de una misma patología son diferentes según el género. “Es verdad que las mujeres premenopáusicas están protegidas por los estrógenos frente a algunas patologías, fundamentalmente cardiovasculares, pero estudios recientes han demostrado que cuando una mujer joven tiene un infarto, es más probable que fallezca que si el paciente es un varón joven”, explica. “Por eso debemos tratar individualmente a cada paciente y evitar tratar a las mujeres con menos intensidad pensando que quizás ellas tienen menos riesgo porque no es cierto”, concluye.

Consulta el Programa Científico del IX Congreso Nacional de Atención al Paciente Crónico aquí.

Sigue toda la actualidad en directo con el hashtag #9cronico.