Decálogo de cómo cuidarnos los/las profesionales en momentos de crisis

Quítate la bata y descansa… has hecho mucho hoy.

Respira hondo… sin mascarilla.

Piensa en todas las cosas buenas que has hecho con tanto cariño y con tanta decisión.

Ve a tu casa… tu ducha, tu sofá, tu gente, tu peli, los mensajes que han inundado tu teléfono y aún no has podido leer... Es el momento para los tuyos.

Después apágalo todo y cuida el intelecto.

 

 

Eres una pieza del engranaje y ahora vas a echarte aceite, para que no chirríes, para que funciones con normalidad, con toda la que puedas.

Y esos momentos de dolor y angustia que has vivido hoy, apártalos un momento de tu mente y de tu corazón. Has descubierto que puedes querer,  igual o más, con una mirada que con un abrazo.

Los tuyos, tu familia y amigos, te apoyan, te cuidan, te ven como un héroe.

No pasa nada si sientes orgullo. Hoy sí estás reconocido, saboréalo, el amor propio es bueno.

Y sigue siendo humilde porque aún sabemos poco de esta nueva enfermedad, pero estamos siendo útiles, estamos sintiéndonos humanidad y eso es lo que más vale.

Duerme, descansa y sueña: Mañana seguimos.

Cuídate, mañana te volverán a pasar el relevo, y tú fresca/o  y engrasada/o sonreirás al salir de casa

Mantente en forma y compártelo con tu familia y tus pacientes.

 

 

Nieves Barragán

Grupo-Programa Comunicación y Salud de la semFYC

 

¡¡Vamos!!

De nuevo aquí, a disfrutar de mi profesión y de los pacientes.

Un momento histórico que nunca vas a olvidar.

 

¡¡Gracias por cuidarte!!