Desde mi punto de vista – Mucho más que decir “Por favor” y “Gracias”

Introducción de Donald Li

 

Puesto que la asistencia sanitaria se está convirtiendo cada vez en más compleja y los médicos de familia están cada vez más versados en lo que los pacientes esperan de nosotros, la comunicación entre los colegas se está convirtiendo en más y más importante. Sin embargo, en un momento como el actual en el que los sistemas sanitarios se encuentran bajo tanta presión, la buena comunicación entre los colegas en Atención Primaria y Secundaria puede deteriorarse rápidamente. Este mes he invitado a Laurance Dorman, el próximo Presidente del Royal College of General Practitioners de Irlanda del Norte, para que nos explique la iniciativa que han estado desarrollando las especialidades que trabajan en el sector sanitario, para mejorar la comunicación entre la Atención Primaria y la Secundaria a la hora de entenderse mejor.

 

Un poco de contexto

Laurence Dorman es un médico de familia que trabaja en una ciudad rural de Irlanda del Norte. La suya es la cuarta generación de médicos de familia y él ha tenido este papel de Defensor Estratégico para Interfaz y Comunicación del Royal College of General Practitioners of Northern Ireland desde 2017 y asumió el rol de Director del RCGPNI en noviembre de 2019.

 

 

Desde mi punto de vista

Hay ejemplos frecuentes en la historia de la Medicina que nos han mostrado que como más simples sean las intervenciones, hechas con la menor tecnología posible, más significativo será el impacto que tengan en la salud de la población. Los programas de vacunación, agua potable y provisión de una Atención Primaria de alta calidad son algunos de los ejemplos que ilustran esta afirmación. Desde mi punto de vista, la buena comunicación entre profesionales médicos que promueven la cortesía profesional y el respeto mutuo, puede llegar a tener un impacto significativo en las vidas de los pacientes, mediante una aproximación sencilla y de bajo coste.

El hecho de ofrecer una asistencia de alta calidad y de una Atención Primaria segura, depende del apoyo que recibamos por parte de nuestros colegas de Atención Secundaria. La esencia de la Medicina de Familia es la de cargar con el riesgo cuando este se presenta junto a síntomas vagos o inexplicables. El médico de familia tiene que realizar un trabajo difícil a la hora de determinar este riesgo y establecer sus límites ante el paciente: “¿Es esto serio, doctor?”.

El acceso de las subespecialidades que ofrecen nuestros colegas en los hospitales debería de ser un proceso de apoyo, una cuestión más. Es necesario tener buenas habilidades en comunicación y capacidad de preguntar todo tipo de preguntas poco usuales, en el contexto de un entorno “libre de culpabilidad” en el que el paciente se sienta apoyado. Tenemos que tener claro que las preguntas estúpidas no existen. En ese sentido, los médicos de familia tienen la responsabilidad de dirigirse a los pacientes de forma apropiada, siguiendo unos tempos adecuados y con las personas o departamentos precisos.

En 2016, siguiendo la distribución de dos informes significativos acerca del sistema sanitario en Irlanda del Norte (1) (2) la importancia de la Atención Primaria y el cuidado de los pacientes en sus propias comunidades fue reconocida públicamente. La cuestión del “liderazgo colectivo” fue presentada de forma destacada en ambos documentos y puesta en relieve en la necesidad de todos los médicos de Irlanda del Norte a trabajar desde una perspectiva colegial y colaborativa. Debemos trabajar mejor conjuntamente para tener éxito en la transformación de los servicios asistenciales sanitarios en Irlanda del Norte.

La presión sobre los recursos tanto humanos como financieros en el sector de la salud han creado y exacerbado las tensiones entre colegas de primaria y secundaria. Desde los servicios hospitalarios saturados con las derivaciones de los médicos de familia, se nos ha indicado que muchos médicos de familia omitían las razones para la derivación y no incluían suficiente información para permitir consultar como hacer un diagnóstico bien informado. Por otro lado, los médicos de familia sienten que el trabajo que se ha ido derivando desde los hospitales hacia la Atención Primaria ha sido a menudo sin justificación suficiente, y mediante una comunicación más bien pobre.

La seguridad del paciente ha estado también en riesgo en diversos casos y ha habido eventos clínicos significativos que han sido documentados en los que la falta de comunicación ha producido resultados positivos para los pacientes.

Estos han incluido investigaciones realizadas en Atención Secundaria que requieren seguimiento o tratamiento adicional y que se han pasado a la Atención Primaria para realizar, sin una comunicación adecuada, o sin haber acordado previamente sobre quien debía asumir la responsabilidad.

La contratación en Medicina de Familia en Irlanda del Norte también ha comenzado a contabilizar datos negativos. En su publicación histórica de 2017, “Por elección, no por casualidad”, la profesora Val Wass, señaló que los estudiantes de medicina experimentaron que la práctica generalista y la Medicina de Familia eran especialidad más bien “denigradas” por parte del personal hospitalario. En la Sección 6 del documento “la influencia del currículum oculto”, la profesora Wass hizo una serie de recomendaciones en las que se dice: “Debe trabajarse para abordar el debilitamiento de la práctica general como carrera en todos los entornos de la escuela de Medicina, incluida también la Atención Primaria”. (3)

En enero de 2018, el Royal College of General Practitioners de Irlanda del Norte (RCGPNI) se sintió obligado a actuar y liderar esta importante cuestión. El debate que mantuvimos con nuestros miembros reveló que los médicos estaban muy sobrecargados en sus roles y se había desarrollado un profundo sentido de “nosotros y ellos” entre los profesionales de Atención Primaria y los de Secundaria. En ese sentido, el testimonio de un miembro en concreto fue particularmente conmovedor: “Cuando estábamos juntos en la escuela de medicina, todos éramos amigos muy cercanos. Es difícil comprender cómo hemos acabado sintiéndonos tan distantes y enfrentados entre nosotros”.

En marzo de 2019, RCGPNI dirigió una campaña en las redes sociales para resaltar la importante cuestión y promover un ambiente de cortesía profesional y respeto mutuo. Iniciamos una campaña propositiva en las redes sociales donde se alentó a los médicos de familia a utilizar la salutación “Estimado colega” (Dear Colleague) al referirse a sus colegas de atención secundaria. Al mismo tiempo, se alentó a los colegas de atención secundaria a usar el mismo saludo al escribir las cartas de alta o los informes clínicos a sus compañeros de Medicina de Familia. El evento tuvo mucho impacto en Twitter mediante el hashtag: #DearColleague.

La emoción detrás de la iniciativa tocó la fibra a mucha gente y fue seguida tras una exitosa reunión con representantes de otros Royal Colleges clínicos. Después de esto, desarrollamos un conjunto de 10 principios para guiar a los médicos sobre diversas maneras para mejorar la comunicación y los comportamientos efectivos a la hora de mantener buenas relaciones profesionales. Consulta aquí los 10 principios en los enlaces. (4)

Como grupo, compuesto por miembros de todas las universidades de especialidad clínica, descubrimos rápidamente la importancia de las palabras y el matiz del lenguaje. Estábamos interesados en que nuestro documento ayudara a modelar comportamientos profesionales, por lo que se destacaron las primeras tres palabras del punto 1: “Liderar con el ejemplo”. Los 10 principios reflejan los diversos problemas que todos los Royal Colleges consideraron que habían obstruido la buena comunicación. La voz del paciente también estuvo representada, y alentó a los médicos a escribir a los pacientes en un lenguaje claro y apropiado según lo recomendado por la Royal Academy of General Practitioners.

El documento ha desarrollado una determinada dinámica dentro de la práctica clínica y la educación médica. Se ha comenzado a trabajar para garantizar que los principios estén integrados en el plan de estudios de pregrado de medicina, poniendo el énfasis en cómo modelar comportamientos y trabajar sin problemas entre las especialidades. Los principios serán promovidos entre los médicos que ingresan en programas de capacitación especializada, y los fideicomisos hospitalarios han acordado incorporarlo como parte de su capacitación de inducción y manuales del personal. Las universidades clínicas, a nivel individual también están reuniendo guías de trabajo en las que ponen de relieve cómo la buena comunicación conduce a una buena colaboración.

Una buena comunicación es mucho más que recordar decir “Por favor” y “Gracias”, aunque este sea un buen comienzo. Desde mi punto de vista, la promoción de la cortesía profesional y el respeto mutuo, donde reconocemos los roles de cada uno de nosotros, pueden ayudar a garantizar que todos y todas actuemos como un solo sistema de atención médica para mejorar la atención de nuestros pacientes.

 

 

 

Referencias


 

  1. www.health-ni.gov.uk/sites/default/files/publications/health/expert-panel-full-report.pdf
  2. www.health-ni.gov.uk/sites/default/files/publications/health/health-and-wellbeing-2026-delivering-together.pdf
  3. www.hee.nhs.uk/sites/default/files/documents/By%20choice%20-%20not%20by%20chance.pdf
  4. www.rcgp.org.uk/-/media/Files/RCGP-faculties-and-devolved-nations/Northern-Ireland/2019/RCGP-principle-leaflet-2019.ashx?la=en
  5. renal.org/wp-content/uploads/2018/02/draft-proposal.pdf

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Laurence Dorman

Comportamientos en Comunicación para trabajar en AP – North Ireland College [+]