El editorial del nuevo número de Atención Primaria ofrece las claves para realizar una correcta consulta telefónica

De entre los numerosos cambios organizativos y asistenciales que se han producido en Atención Primaria a causa de la pandemia por COVID-19, la telemedicina ha sido una de las más destacables. No solo por lo numerosas, sino por las buenas respuestas obtenidas, tanto por parte de pacientes como de sanitarios. Pero ahora, una vez pasado lo peor de la pandemia, es el momento de reflexionar sobre cómo ha de ser utilizado este recurso correctamente. 

Este es el tema sobre el que trata el Editorial del Volumen 53, Número 4 de la revista Atención Primaria, escrito por Josep Vidal-Alaball y Laura Camps-Vilà. Partiendo de la premisa de que la atención telefónica no surge para sustituir la presencial, sino para complementarla en un contexto de continuidad asistencial, el artículo hace referencia a los principales limitaciones de la telemedicina.

A continuación hace un repaso de los aspectos que deben tenerse en cuenta antes, durante y después de la llamada. Para empezar, el profesional debe haber reservado suficiente tiempo para que la atención se haga de manera adecuada. Y tiene que haber revisado la historia clínica del paciente. 

Durante el tiempo que dura la llamada, además de identificarse y pedir identificación del paciente, es importante preguntar si tiene disponibilidad para hablar en ese momento. A partir de ahí comienza la exploración, que se debe empezar permitiendo que el paciente hable sin interrupciones sobre el motivo de la consulta. Para pasar a continuación a plantear preguntas abiertas. Es en ese momento cuando se debe explicar al paciente la naturaleza del problema, el tratamiento, la evolución previsible…

Tras la llamada es imprescindible registrar la información obtenida y que ha sido mediante consulta telefónica. Y tener en cuenta que hay algunas situaciones en las que será recomendable solicitar visita presencial. Por ejemplo si se advierten signos de alarma; si al facultativo le surgen dudas susceptibles de ser resultas con una exploración física; si el curso evolutivo de la enfermedad no es el esperable; si no por deterioro cognitivo o problemas de salud mental no se consigue una buena comunicación; o si le ha de comunicar información sensible, entre otros motivos.

Si quieres acceder al editorial completo Directrices para una buena y segura atención telefónica en época de COVID-19, puedes hacerlo a través de este link:

https://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-directrices-una-buena-segura-atencion-S0212656720303553