“En nuestro país, 1 de cada 3 personas infectadas por el VIH no sabe que lo está”, entrevistamos a Rafael Carlos Puentes, ganador de una beca Isabel Fernández

Entrevistamos al autor de la Tesis “Aceptabilidad y factibilidad de la búsqueda oportunista de pacientes con la infección por VIH en los centros de Atención Primaria del Sistema Nacional de Salud” que ha podido ser realizada y publicada gracias al apoyo de una de las Becas Isabel Fernández de la semFYC.

Buenos días, en primer lugar, ¿podrías explicarnos brevemente de qué trata tu tesis?

Mi tesis trata sobre la implementación del diagnóstico del VIH desde la Atención Primaria. La situación de la infección por VIH en nuestro país sigue siendo preocupante a día de hoy. Se estima un infradiagnóstico del 30%, es decir, que una de cada tres personas infectadas por el VIH no sabe que lo está. Estas personas no diagnosticadas son, además, responsables de la mayoría de nuevos contagios, por lo que el control de esta epidemia se hace aún más difícil.

Esto es así, por una parte, por la falsa sensación de seguridad que existe en la población general frente a la infección, especialmente entre los individuos que se creen a salvo por no pertenecer a los obsoletos “grupos de riesgo”, que les lleva a no tomar medidas de protección ni a solicitar activamente la prueba del VIH. Por otra parte, y a pesar de las recomendaciones de numerosas instituciones, en nuestros Centros de Salud se sigue haciendo una búsqueda dirigida del VIH que obliga a médico y paciente a sacar a la luz hábitos sexuales y tóxicos difíciles de abordar y que suponen una barrera para ambos.

La búsqueda oportunista del VIH se presenta como una alternativa que salva la mayoría de estas barreras y elimina el estigma sobre los mal llamados grupos de riesgo, al normalizar la oferta de la prueba como parte de la rutina diaria, cubriendo una mayor población y aumentando así el diagnóstico del VIH.

¿En qué campos prácticos crees que este estudio podría aplicarse?

Los resultados del estudio muestran que la búsqueda oportunista del VIH en Atención Primaria es un método de cribado altamente aceptado por pacientes y profesionales. Estos últimos, además, valoran como factible su implementación en la rutina del Centro de Salud. En base a estudios previos y recomendaciones de instituciones internacionales expertas en VIH, nuestros resultados indican que el cribado oportunista sería, además, coste-efectivo. Por lo tanto, este cribado podría ser aplicado en la práctica diaria del médico de familia, como un recurso más, sumatorio a los ya existentes, para disminuir el infradiagnóstico y frenar la expansión de la epidemia.

¿Cómo fue el proceso de trabajo e investigación?

Lo primero fue sumergirse y empaparse en toda la bibliografía disponible sobre el tema. Saber lo que ya se ha hecho y qué es lo que se quiere mejorar. Después vino la elaboración del proyecto y su puesta en marcha, para lo cual hubo que solicitar las pertinentes autorizaciones, certificados de comités de ética y subvenciones. Es muy importante el apoyo de los directores de tesis en esta fase más experimentados en los pasos a seguir y la documentación a aportar. Seguidamente contactamos con la semFYC para dar a conocer el estudio y ayudarnos a captar médicos que a su vez reclutarían a los pacientes que posteriormente analizaríamos. En nuestro estudio contamos con 208 médicos y 3.314 pacientes. Al ser una muestra tan grande, el análisis de datos fue muy laborioso, pero los resultados finales, los artículos publicados, el interés suscitado por varios organismos y la publicación final de mi tesis hacen que todo haya merecido la pena.

¿Qué se necesita para poder dedicarse totalmente a trabajar en una tesis doctoral?

La verdad es que no puedo responder a esta pregunta. En mi caso no tuve la suerte de poder dedicarme en exclusiva a la tesis. Yo seguí trabajando al 100% durante toda la investigación. Más aún, en estos años he emigrado a Suecia, con la consecuente adaptación a un nuevo idioma, a un nuevo Sistema Sanitario y a una nueva sociedad, por lo que la elaboración de la tesis ha sido haciendo uso de prácticamente todo mi tiempo libre. Resulta injusto ver que compañeros de otras carreras o incluso médicos de especialidades hospitalarias obtienen contratos con las facultades u hospitales para realizar sus investigaciones a tiempo completo. En este sentido creo que la Medicina de Familia es la gran olvidada, a pesar de ser la que más contacto tiene con la población. No es de extrañar que sean relativamente pocos los médicos de Atención Primaria que a día de hoy deciden embarcarse en la realización de una tesis doctoral. No obstante, con una gran motivación, constancia, y amor por lo que se hace, todo es posible.

¿Por qué decidiste presentar tu candidatura a las Becas Isabel Fernández?

Porque confío en mi proyecto. Creo que es un buen estudio que puede contribuir a una mejora importante en la sociedad española, que podría aumentar el diagnóstico del VIH y frenar esta epidemia. Por estos motivos tenía que luchar por llevarlo a cabo, y la obtención de una Beca Isabel Fernández suponía una ayuda considerable en muchos aspectos.

¿En qué sentido te ha ayudado ser ganador de una de estas ayudas de la semFYC?

Como he explicado anteriormente, no es frecuente que los médicos de familia obtengamos respaldo económico para llevar a cabo nuestras investigaciones. En mi caso tuve la suerte de contar con el apoyo de la Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria de Córdoba, que cubrió parte de los gastos. No obstante, obtener una Beca Isabel Fernández daría el empujón final que necesitábamos para hacer frente a todos los gastos. Además, obtener el reconocimiento de la semFYC, siendo uno de los 3 proyectos premiados en todo el país, aumentó mi confianza personal en el estudio. En muchos momentos me planteé por qué continuar con esta tesis, por qué complicarme si tranquilamente podría seguir mi vida con mi trabajo. En esos momentos pensé en los méritos conseguidos y en el apoyo que el proyecto había conseguido. No podía ser un estudio más que un médico y dos directores de tesis se había propuesto llevar a cabo, era un estudio relevante en el que ciertas instituciones depositaban su confianza. De aquí saqué fuerzas para seguir adelante a pesar de las dificultades.

¿Te parece que es una buena fórmula para tirar adelante tu proyecto?

Sí, sin duda. Aparte del apoyo económico, tan necesario para poder llevar a cabo estudios que no cuentan con el respaldo de laboratorios, universidades u hospitales, la inyección de apoyo moral y confianza fue clave para salir adelante en los momentos de flaqueza.

¿Cómo fueron la publicación y presentación de la Tesis?

La tesis fue publicada y presentada en septiembre en la Facultad de Medicina de la Universidad de Córdoba, la facultad que me vio nacer como médico y a la que tanto debo. La presentación la realicé en powerpoint, y lo cierto es que estuve muy relajado. No soy partidario de los powerpoints aburridos y llenos de texto. Para mí es importante que la presentación sea un apoyo audiovisual para lo que yo tengo que comunicar. Poco texto y más imágenes y animaciones que mantengan la atención y tranquilidad para dar a conocer lo que se ha hecho de la mejor manera posible. La calificación final fue sobresaliente cum laude.

¿Recomendarías a tus colegas a que presentasen sus investigaciones a las Becas de la semFYC?

Lo recomendaría encarecidamente. La semFYC es una plataforma muy útil para la realización de tesis doctorales, no solo por la dotación de becas, sino también por la difusión de los trabajos de investigación a nivel nacional o la intermediación entre profesionales que pueden intervenir o enriquecer los diferentes proyectos. Mi experiencia con la semFYC ha sido muy satisfactoria en ambos sentidos.

¿Cómo ves la situación actual de la Medicina de Familia?

Como expliqué antes, yo emigré a Suecia hace 3 años, y uno de los motivos principales fue la mala situación laboral que los médicos de familia teníamos en España y en concreto en Andalucía. En mi tesis se concluye que la relación médico-paciente es un factor fundamental para la puesta en marcha de cribados en la población general, y esta relación se forja a partir de la continuidad asistencial. Los contratos de meses, días o incluso horas que se hacían ayer minan toda posibilidad de ejercer una buena Medicina de Familia. Soy consciente de que la situación ha mejorado en parte, al menos en cuanto a la continuidad y la oferta de contratos de larga duración. No obstante las condiciones siguen siendo muy mejorables aún hoy. Queda mucho camino por hacer, y no es por déficit de buenos profesionales excelentemente formados, que los hay, sino por la falta de herramientas y apoyo para que lleven a cabo su labor como mejor saben.

Por otra parte, y comparando la Medicina de Familia con otras especialidades, la sobrecarga asistencial es insostenible. El gran peso de la salud cae sobre Atención Primaria, donde también se hacen las mayores restricciones en cuanto a prescripción, derivaciones y posibilidades de formación para los profesionales, inclinando la balanza a favor de otras especialidades hospitalarias que reciben mayor apoyo económico y menos presión asistencial.

¿En qué ámbito piensas que tu Tesis mejorará la especialidad?

Nuestros resultados suponen una mejora de salud para la población general, el conocer el estado serológico de nuestros pacientes para así disminuir la fracción no diagnosticada del VIH y frenar la expansión del mismo. Elimina el estigma que esta infección siempre ha tenido ya que, al normalizar la prueba como parte de la rutina diaria, se elimina la idea de que el VIH sólo afecta a determinados grupos de población. Y lo más importante, elimina la barrera que supone, tanto para médicos como para pacientes, el abordar temas de la vida personal o el hacerles reconocer hábitos que pueden suponer un ataque a su intimidad.

¿Quieres añadir alguna información más?

Quiero recordar a todos aquellos que se planteen realizar un trabajo de investigación que toda idea que busque mejorar la salud de nuestros pacientes es válida. Hacen falta estudios de todo tipo y, en ocasiones, aquello que parece más simple y banal puede suponer un cambio radical en la salud de la población.

Animo a todos los profesionales a que se cuestionen qué se puede mejorar y cómo. A tener curiosidad por saber qué pasaría sí… Y a llevar a cabo sus inquietudes.

¡Muchas gracias y buena suerte!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rafael Carlos Puentes Torres

Médico de Familia en Närhälsan

Västra Götaland, Suecia