¿Por qué enseñar literatura a los estudiantes de medicina?

La enseñanza tradicional de la Medicina se basa en hechos, enseña los procesos fisiológicos y las enfermedades. El conocimiento de tipo integrador e imaginativo necesario para que un médico aplique lo que ha aprendido sobre esos hechos es algo que ha empezado a estar presente en los curricular médicos muy recientemente. La necesidad de enseñar una cantidad cada vez mayor de conocimiento factual que las escuelas de medicina incorporan junto a la necesidad (desde la aplicación de Bolonia) de sacrificar algunos de sus intereses para incluir y dejar tiempos de estudio, constriñen aún más el desarrollo de las habilidades imaginativas de los estudiantes. Si se seleccionan escritos realistas de una forma adecuada, esto es escritos relevantes teniendo en cuenta la experiencia y el historial académico de los estudiantes, estos pueden ayudarle a superar el hiato que hay entre el conocimiento de los hechos sobre la enfermedad y la compresión de la experiencia del paciente de la misma.

A continuación exponemos dos ejemplos demostrativos de que el estudio de la literatura puede ayudar a los estudiantes a reconocer y abordar aspectos emocionales implícitos en su involucramiento profesional con los pacientes y sus cuidadores.

Caso 1

En una clase de 4º de medicina se les pidió a los estudiantes que hiciesen un análisis crítico de una selección de artículos de revistas médicas. El tutor eligió tres artículos de investigación sobre el tratamiento y resultados de las fracturas de cadera en ancianos. Lo que el tutor quería era que los estudiantes pensasen sobre los aspectos de la atención clínica que los autores de los originales pasaron por alto o no tuvieron en cuenta y a la vez llegaran a ver como estas omisiones pueden influenciar la salud de los pacientes y los resultados de los propios estudios. Los estudiantes en grupos pequeños después de haberlos revisado se miraron como desorientados y comentaron que ellos los veían bastante completos y bien hechos. El tutor sintió frustración por la incapacidad de los estudiantes para ver otros aspectos claves de la práctica.

Comentario

Estos estudiantes probablemente han aprendido por experiencia que el pensamiento creativo hace perder tiempo, sus procedimientos difícilmente consiguen de manera directa verificar “hechos” como los que ellos están acostumbrados en otras ramas y asignaturas médicas y además esto no tiene ventajas directas a la hora de hacer un examen de preguntas test. Los estudiantes no han aprendido a ver más allá de la página del libro que están estudiando o de la diapositiva de clase. Para adquirir un sentido de búsqueda y restaurar la confianza en el estudiante de utilizar su propia imaginación, el tutor les pidió que leyesen un relato corto sobre las vidas de dos personas mayores.

En el cuento de Ethan Canin “Somos viajeros en la noche”, el lector se sumerge en las vidas de una pareja de ancianos que tienen diferentes problemas de salud y que viven una rutina de 50 años de matrimonio. El marido un sociable y retirado hombre de negocios, comenzó a leer y escribir poesía y secretamente se la lee a su mujer en un intento de reavivar su amor. Al final de la historia él convence a su esposa para salir a dar un paseo nocturno. En ese paseo reviven la emoción del cortejo y el romance que tenían casi olvidado y se sienten reforzados para afrontar las dificultades que se les avecinan.

En el contexto de esta historia, se les pide a los estudiantes que conjeturen sobre el impacto en la vida de esta pareja en el supuesto de que uno de ellos cayese y se rompiese la cadera. Teniendo en cuenta su diabetes y otros problemas de salud ¿qué le sucedería al marido cuando tenga que operarse?, ¿cuales serían los efectos en la físicamente más fuerte y saludable esposa si fuese ella la que tuviera la fractura?, ¿cómo reaccionaría cada uno a la experiencia de tener que estar en una residencia?, ¿qué recursos deberían ponerse en juego para facilitarles el volver a su casa?

A los estudiantes se les pidió también que indicasen como sus respuestas a esas preguntas se sustentaban por el texto del cuento. En esta línea se les pidió que justificasen sus respuestas “interpretativas” en un trozo de la ficción de la misma manera que ellos lo hacen, en otras clases, cuando se les pide que justifiquen sus actuaciones y respuestas a hechos fisiológicos o clínicos.

Se les sugirió entonces a los estudiantes que volviesen a las revistas médicas originales y trataran de criticarlas en términos de cómo esos enfoques pueden influenciar la atención clínica en la pareja específica de la historia. El tutor abrió la discusión para incluir en ella la especulación sobre otros problemas frecuentes en los ancianos, tales como la demencia, el aislamiento social, falta de apoyo domiciliario para los cuidados, etc. Finalmente el grupo volvió a la tarea originalmente pedida por el tutor, para ver si, a la luz de la discusión que había tenido lugar, podían ahora pensar sobre los aspectos del problema (fractura de cadera) que los estudios de investigación habían olvidado abordar.

Caso 2

Cuando se le pidió a un estudiante de 5º curso de medicina que comentara a una madre primeriza sobre dar de mamar, este lo hizo ofreciéndole a la madre una explicación detallada de la composición bioquímica de la leche materna…

 

 

[Lee el artículo completo en el Blog DocTUtor]