Guías de práctica clínica

Guías clínicas semFYC

Según el Institute of Medicine de los Estados Unidos (IOM), las guías de práctica clínica (GPC) son un conjunto de «recomendaciones desarrolladas de forma sistemática para ayudar a los profesionales y a los pacientes en la toma de decisiones sobre la atención sanitaria más apropiada, seleccionando las opciones diagnósticas y/o terapéuticas más adecuadas en el abordaje de un problema de salud o una condición clínica específica».

Las GPC son de gran utilidad tanto desde el punto de vista clínico como administrativo. En el ámbito clínico ayudan tanto a los profesionales sanitarios como a los pacientes a tomar decisiones informadas ante las diferentes opciones sanitarias. En el plano administrativo, sirven de apoyo a los gestores y planificadores de los recursos sanitarios.

Las guías también se pueden utilizar como base para la elaboración de indicadores en el desarrollo de los contratos-programa y en otras actuaciones que precisen tener en cuenta los aspectos éticos, sociales, epidemiológicos y financieros, además del criterio de efectividad clínica.

El objetivo es mejorar la efectividad de las intervenciones y la calidad de la atención sanitaria y para conseguir este propósito es necesario contar con buenas GPC.

El Ministerio de Sanidad y Consumo, dentro del Plan de Calidad del Sistema Nacional de Salud propone una serie de estrategias para mejorar la práctica clínica (Estrategia 10.- Mejorar la práctica clínica).