16 DE OCTUBRE: DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN

2019: AÑO DE LA EXPORTACIÓN

Como todos los años la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) marca el Día Mundial de la Alimentación el 16 de octubre, fecha en que fue fundada la Organización en 1945.

Su finalidad es concienzar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza. En los últimos años estamos asistiendo a un cambio en los hábitos alimenticios. La comida precocinada y lista para llevar está sustituyendo a la comida tradicional sana que hace tan sólo unas décadas era la normal. Así el patrón alimentario y las dietas están cambiando de una manera vertiginosa a causa del sedentarismo, la urbanización y en definitiva la globalización alimentaria. Por desgracia, cada vez es menor el consumo de frutas y verduras que se han visto sustituidas por la harina, el azúcar, la sal y grasas saturadas con las consecuencias indeseables para nuestra salud en definitiva.

Así, al existir este aumento en el consumo de alimentos procesados, de origen animal y existir cada vez más una mala nutrición mayor, el sistema alimentario está dañándonos a nosotros y también a nuestro medio ambiente con cifras alarmantes que pueden aumentar entre un 50 y un 90% en  los próximos años.

La FAO nos ofrece los datos de que más de 670 mil adultos y 120 millones de menores de edad son obesos, así como más de 40 millones de niños tienen sobrepeso y 800 millones de seres humanos carecen de alimentos. Con estos datos cabe al menos pensar en un día como hoy el por qué en un mundo tan “avanzando” existen estas grandes y terribles desigualdades.

Por ello en este día la FAO organiza actividades de concienciación de la necesidad de un cambio en el sistma de producción de alimentos actual y la reducción de hambre en el mundo.
Los objetivos de este día son en modo global:

  • Estimular una mayor atención a la producción agrícola en todos los países y un mayor esfuerzo nacional, bilateral, multilateral y no gubernamental a ese fin;
  • Estimular la cooperación económica y técnica entre países en desarrollo;
  • Promover la participación de las poblaciones rurales, especialmente de las mujeres y de los grupos menos privilegiados, en las decisiones y actividades que afectan a sus condiciones de vida;
  • Aumentar la conciencia pública de la naturaleza del problema del hambre en el mundo;
  • Promover la transferencia de tecnologías al mundo en desarrollo;
  • Fomentar todavía más el sentido de solidaridad nacional e internacional en la lucha contra el hambre, la malnutrición y la pobreza y señalar a la atención los éxitos conseguidos en materia de desarrollo alimentario y agrícola.

Cada año incorporan un eslogan diferente en busca de esta concienciación a la espera de un cambio. Este año es: Dietas Saludables por un Mundo sin Hambre.

Ojalá todos aportemos nuestro granito de arena y demos un vuelco a esta terrible situación que no sólo nos afecta individualmente destrozando nuestra salud sino de forma global destrozando nuestro precioso planeta.