El 12% de las consultas diarias del médico de familia están relacionadas con la diabetes

En el marco del XXVIII Congreso Nacional de semFYC, que se celebra del 19 al 22 de noviembre en Madrid, se presenta un Documento europeo sobre el papel de la Atención Primaria en el manejo de la diabetes

Una de cada 10 consultas diarias al médico de familia corresponde a problemas o complicaciones asociadas a la diabetes. El médico de familia puede tener a su cargo más de un centenar de pacientes con este problema de salud. En nuestro país, la diabetes afecta a más de tres millones y medio de personas. La vida sedentaria, el sobrepeso, el incremento de la esperanza de vida y el consumo de una dieta cada vez menos sana han aumentado el número total de afectados en todo el mundo. A pesar de su elevada prevalencia, la mitad de los pacientes con diabetes está sin diagnosticar y muchas veces dicho diagnóstico viene motivado por la manifestación de alguna de sus complicaciones. El Día Mundial de la Diabetes, que se celebra hoy 14 de noviembre, dirige su atención este año a la prevención de esta enfermedad en niños y adolescentes.

En los últimos años, se ha producido un aumento de la prevalencia de la diabetes tipo 2 entre los adolescentes en toda Europa y se prevé que siga aumentando a causa de la obesidad. Para el doctor Fernando Álvarez Guisasola, coordinador del Grupo de Diabetes de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), es fundamental detectar a una persona afectada por diabetes para poder prevenir así la aparición de posibles complicaciones, como son los trastornos oculares, renales y las complicaciones cardiovasculares. "A pesar de su incidencia, sigue existiendo un elevado porcentaje de diabéticos no diagnosticados. A lo que se une una gran diferencia en la calidad de la atención". En este contexto, la semFYC presentará en su próximo Congreso Nacional, que se celebra desde el día 19 y hasta el día 22 de noviembre en Madrid, un Documento Europeo sobre el papel de la Atención Primaria (AP) en la detección y manejo de esta enfermedad en cuya elaboración ha participado a través de su Grupo de Trabajo de Diabetes.

"El objeto de este documento", explica el doctor Álvarez Guisasola, "es unificar criterios de actuación en toda Europa. Actualmente, sólo seis países europeos cuentan con una estrategia nacional implantada para la atención a la diabetes y únicamente en tres existen programas de cribado para personas de alto riesgo. Además se dan grandes diferencias entre países en cuanto a la formación y el papel que tienen los médicos de familia en el manejo de esta enfermedad".

Participación del paciente: apoyo al autotratamiento

En este documento europeo, los expertos subrayan que es muy importante que los pacientes participen activamente en el manejo de su enfermedad, para lo que es necesario que estén bien informados y motivados, lo que potencia que lleven a cabo un autocontrol adecuado. Para el doctor Álvarez Guisasola, "resulta indiscutible la labor estratégica que lleva a cabo el médico de familia en el abordaje de esta enfermedad, al permitir una atención integral, longitudinal y continuada durante toda la vida del paciente, como sucede con otras enfermedades crónicas. Los médicos somos expertos en el tratamiento de la diabetes, pero los afectados son expertos en vivir con la diabetes. Por lo que es lógico utilizar esos conocimientos y activarlos para mejorar la atención a esta enfermedad".

En relación a la calidad de la atención prestada a estos enfermos, aunque existen guías en casi todos los países de Europa, el nivel de cumplimiento se desconoce o es insatisfactorio. "Se sabe muy poco acerca de la calidad de la atención prestada a los diabéticos en Europa. La mayoría de los países no disponen de datos fiables y válidos que se puedan utilizar para analizar resultados", afirma este experto.

Recomendaciones generales

En lo que sí coinciden todos los países europeos que han participado en la elaboración del documento es que la diabetes está infradiagnosticada y que la prevalencia de diabetes tipo 2 está subestimada. Entre las recomendaciones que se incluyen están la importancia de que los profesionales de Atención Primaria estén bien formados en la atención a este problema de salud; la necesidad de que se creen equipos multidisciplinares de profesionales que acuerden objetivos comunes y una estrategia nacional para la atención a estos pacientes; el ofrecer educación y formación tanto a los facultativos como a los pacientes; así como crear y mantener registros exhaustivos para los diabéticos como fuente de formación fiable y desarrollar estrategias y guías nacionales por parte de todos los agentes implicados.

Factores de riesgo y hábitos de vida saludables

Entre los factores de riesgo, están los antecedentes familiares, la obesidad, la hipertensión, el sedentarismo, el tabaco, los antecedentes de diabetes gestacional, la dislipemia y la tolerancia alterada a la glucosa. "En este sentido", señala el doctor Álvarez Guisasola, "las intervenciones dirigidas a promocionar los hábitos de vida saludables han demostrado ejercer un papel preventivo tanto en la aparición de la diabetes como en el desarrollo de complicaciones cuando la enfermedad está presente. Una alimentación equilibrada, el aumento de la actividad física, la reducción del sobrepeso y evitar el consumo de tabaco son medidas fundamentales desde el punto de vista de la prevención".