Especial Congreso Semfyc: El 21% de las mujeres que solicitan la interrupción voluntaria del embarazo están casadas

En España, se estima que hay más de 800.000 mujeres en riesgo de embarazo no planificado

El 21% de las mujeres que solicita la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) están casadas. Así lo revela un estudio1 presentado en el XXVIII Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, que estos días se celebra en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid. "Pese a que cada vez existen más métodos anticonceptivos en el mercado, el número de embarazos no deseados sigue en aumento, incluso entre las mujeres casadas, en las que hoy en día su mayor implicación en la vida laboral y la edad condicionan también el número de hijos que desean tener", explica el doctor Lorenzo Arribas, del Grupo de Atención a la Mujer de semFYC.

Un 41% de las solicitantes del IVE afirmó no haber utilizado ningún método anticonceptivo, mientras que un 47% utilizó anticoncepción de barrera y un 12% tratamientos hormonales. En este sentido, el doctor Arribas señala que, "en los últimos diez años se han sucedido importantes novedades en el campo de la anticoncepción, se han comercialización nuevos métodos y se sabe más sobre métodos ya clásicos. A pesar de ello, sigue existiendo la idea de que el embarazo no deseado es fundamentalmente responsabilidad de la mujer, sin embargo la pareja debe implicarse también en su prevención. No obstante, el hecho de que la mayoría de los anticonceptivos de alta eficacia sean métodos femeninos hace que a corto y medio plazo estén más involucradas las mujeres".

Actualmente, en España se estima que hay más de 800.000 mujeres en riesgo de embarazo no planificado. Según esta investigación, el perfil de la mujer que pide la IVE es una mujer joven, de 26 años, y soltera (67%). La mayoría de las mujeres (44%) no tenía estudios y, respecto a su posición laboral, un 72% carecía de empleo (26% eran estudiantes; un 36% amas de casa y un 10% desempleadas). "Hay que tener en cuenta", advierte el doctor Arribas, "que las mujeres solteras, sin hijos, con un nivel bajo de estudios y sin trabajo son siempre un importante grupo de riesgo. En muchos casos, son mujeres inmigrantes o procedentes de zonas marginales y a las que su situación personal les obliga a interrumpir el embarazo. No tener pareja estable, ser muy joven o no tener medios económicos son algunos de los principales motivos de la IVE".

Papel del médico de familia

El cambio en las costumbres y hábitos de la población y el inicio cada vez más temprano en las relaciones sexuales hacen que sea imprescindible la puesta en marcha de campañas de educación sanitaria para evitar los embarazos no deseados en jóvenes y adolescentes. "Llegados a este punto, es clave el papel del médico de familia, ya que es el profesional más cercano al paciente y a su entorno. Así, para invertir la tendencia al alza de la tasa de IVES en los últimos años tenemos que ser más activos en la prevención desde nuestras consultas, ofrecer mas consejos anticonceptivos y, sobre todo, prescribir métodos reversibles de larga duración y alta eficacia (inyección trimestral, DIUS e implantes subcutáneos), que en muchos casos habrá que combinar con los preservativos. Sólo con preservativos y los métodos hormonales combinados (píldora, anillo y parche), los más utilizados en nuestros país, no es suficiente", concluye el doctor Arribas.

 

(*1) Autores del estudio: Bernal Bernal R, Ruiz López M, Jaen Olasolo J, Gallardo Díaz J, Chica Gallardo P, Espejo Aller C. Centro de Salud Doctor Tolosa Latour (Chipiona-Cádiz) y Hospital Universitario Puerta del Mar (Cádiz).