¿La mortalidad prematura es atribuible a la desigualdad socioeconómica? – #HemosLeído

Es conocido el lema de que “Las personas con una posición socioeconómica baja, definidas por su trabajo, estudios, ingresos, riqueza o el lugar donde viven, tienen más probabilidades de morir jóvenes que las personas con una posición socioeconómica alta”. No obstante, en el artículo de The Lancet se ahonda en este enunciado midiendo la escala agregada de desigualdad en la mortalidad prematura para  Inglaterra.

 

Comentamos a continuación lo + destacado

En el artículo se estudiaron las 2.465.285 muertes prematuras (definidas como aquellas antes de los 75 años) en Inglaterra entre el 1 de enero de 2003 y el 31 de diciembre de 2018. Las tasas de mortalidad atribuibles a la desigualdad socioeconómica se definieron como la diferencia entre las muertes observadas y esperadas. Encontraron que el 35,6% de muertes prematuras fueron atribuibles a la desigualdad socioeconómica, o una cada 10 minutos. Los principales contribuyentes fueron la cardiopatía isquémica (152.171 muertes en exceso), los cánceres respiratorios (111.083) y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (83.593). Las causas de muerte con mayor desigualdad fueron  tuberculosis, uso de opioides, VIH, uso de drogas psicoactivas, hepatitis viral y obesidad, cada una con más de dos tercios atribuibles a la desigualdad. Ésta fue mayor entre los hombres y alcanzó su punto máximo en la primera infancia y entre los 40 y 49 años. La proporción de muertes atribuibles a la desigualdad aumentó durante el período de estudio, particularmente para las mujeres, debido a que las tasas de mortalidad entre las mujeres más necesitadas (excluidas las enfermedades cardiovasculares) se estabilizaron, y para algunas enfermedades aumentaron.

Una de cada tres muertes prematuras es atribuible a la desigualdad socioeconómica, lo que la convierte en nuestro desafío de salud pública más importante. Se deben priorizar las intervenciones que abordan los determinantes de la salud, sobre todo intervenciones preventivas en línea de disminuir las desigualdades socioeconómicas. Las desigualdades en la mortalidad prematura asociadas con los llamados factores aguas arriba, los relacionado con el código postal (en el artículo lo denomina la privación del vecindario), son similares o mayores que las desigualdades asociadas con los factores de comportamiento, como el alcohol, el tabaco y la actividad física.

 

Otros datos interesantes del artículo

En el estudio también se afirma que “Es probable que la proporción de desigualdad en muertes prematuras sea mayor en países con desigualdad socioeconómica más extrema, como los Estados Unidos, España y Australia”. También afirman que sus resultados de causas específicas pueden no ser generalizables a otros países porque la contribución de las enfermedades a las desigualdades en la mortalidad puede diferir sustancialmente incluso cuando las desigualdades totales son similares.

Es interesante en cuanto a Metodología que “Utilizamos dos indicadores de desigualdad socioeconómica: la mortalidad atribuible a la desigualdad (denominada MASI: el número y la proporción de muertes prematuras que pueden atribuirse a las diferencias socioeconómicas), y los años de vida perdidos por la desigualdad socioeconómica (la reducción de la esperanza de vida antes 75 años atribuibles a la desigualdad). Aplicamos estos indicadores a toda la población de Inglaterra durante el período 2003–18, lo que permitió la notificación directa del número agregado de muertes y evitó el sesgo de selección. El estudio cubrió 780 millones de años – persona en personas menores de 75 años, con 2.465.285 muertes prematuras”.

La privación se definió en 32.844 pequeñas áreas geográficas en las que se ha dividido Inglaterra con fines estadísticos. Se las agrupó por deciles del Índice de Privación Múltiple 2015 (IMD) que combina información en siete dominios: ingresos, empleo, niveles de educación, delincuencia, salud, disponibilidad de servicios y entorno local. Cada dominio se basa en un grupo de indicadores.

 

Nuestros hallazgos mostraron poca o ninguna desigualdad en algunas enfermedades, como los cánceres de piel, sangre, mama, ojos y cerebro, y para la fibrosis quística, mientras que las tres cuartas partes de las muertes prematuras causadas por tuberculosis, VIH y drogas ilícitas fueron atribuibles a desigualdad socioeconómica. Estudiamos la desigualdad en la mortalidad prematura por edad, sexo y privación, lo que demuestra que las tres cuartas partes de las muertes entre hombres de 35 a 49 años en las áreas más pobres son atribuibles a la desigualdad. Aunque la mortalidad se redujo durante el período de estudio, la proporción atribuible a la desigualdad aumentó, particularmente para las mujeres. Las desigualdades se atenuaron por las tasas convergentes de mortalidad cardiovascular entre los grupos de privación.

 

Comentario de la visión del Médico/a de Familia ante este artículo 

Aunque en este estudio se plantea que las desigualdades en  muertes prematuras en España pueden ser todavía mayores a las halladas en Inglaterra, por ser la desigualdad socioeconómica más extrema, esto puede no ser del todo cierto, ya que el índice Gini en España es similar al de Inglaterra. Por tanto, podemos pensar que pueden ser similares, con la salvedad que la mortalidad prematura por motivos vasculares pueda ser menor en España, donde ya era más baja que en Inglaterra y esta ha ido teniendo un descenso importante en España en los últimos años.

No obstante las causas más desiguales de muerte en el estudio, fueron las muertes por tuberculosisuso de opioidesVIHuso de drogas psicoactivashepatitis viral y obesidad, cada una con más de dos tercios atribuibles a la desigualdad, y esto si puede ser aplicable en España.

Desde la consulta de Atención Primaria, considerando esa visión más amplia, desde las causas que generan las enfermedades, podemos pensar que es importante no sólo tratar las personas con tuberculosis o con VIH, etc. sino también intentar abordarlas desde su etiología y entender que si luchamos contra las desigualdades socioeconómicas que las generan, también estaremos contribuyendo al abordaje de las enfermedades.

Es necesario un acceso universal de todas las personas al sistema sanitario y a los fármacos, y que estos estén financiados sobre todo para las personas con rentas más bajas. Con ello contribuiremos a una mejor salud para todos y todas,  y mejorarán también  indicadores tan importantes como la mortalidad prematura de un país.

 

 

Premature mortality attributable to socioeconomic inequality in England between 2003 and 2018: an observational study

Dan Lewer, MSc ;Wikum Jayatunga, MSc; Robert W Aldridge, PhD; Chantal Edge, MSc; Prof Michael Marmot, FRCP: Alistair Story, PhD et al.

 

 

 

 

Carmen Fuertes Goñi

Grupo de Trabajo en Inequidad en Salud / Salud Internacional

Consulta aquí la página del GdT [+]