“Hay mucha gente asustada, y la mayoría lo que necesitan es situar el problema y delimitarlo”

Desde #NoticiassemFYC entrevistamo a Albert Ledesma, un médico de familia jubilado que estos días está dándolo todo para frenar el avance del virus, tanto desde su CAP en El Remei como desde las plataformas digitales y telemáticas que se están poniendo en práctica.

Buenos días Albert, y muchas gracias por concedernos esta entrevista. Nos gustaría saber unpoco más acerca de tu compromiso con el servicio de DKV #médicosfrentealcovid. ¿Cómo está siendo la experiencia, sobretodo a nivel de tu organización personal?

Yo estoy trabajando desde casa, porque tengo 69 años y soy grupo de riesgo, así que estoy haciendo visitas telemáticas a los pacientes, en la zona de El Remei. También estoy involucrado en la creación de un espacio en Osona que pueda apoyar la sobrecarga hospitalaria que están sufriendo ahí. Paralelamente voy entrando en el chat de DKV para hablar con la gente siempre que puedo. Es una iniciativa muy interesante porque sirve ara aclarar dudas que generan incertidumbre en mucha gente.

 

¿La gente está asustada?

Hay mucha gente asustada, angustiada, y la mayoría lo que necesitan es situar el problema, delimitarlo y tener unas instrucciones precisas sobre cómo abordarlo, ya sea con cuestiones relativas al confinamiento o a la prevención. Mucha gente te lo agradece.

 

¿Un ejemplo?

Por ejemplo, había una mujer embarazada muy nerviosa por si debía hacerse la prueba o no. Pude tranquilizarla y le mandé en adjunto los consejos para mujeres embarazadas ante la COVID-19 del Departament de Salut, y me lo agradeció mucho. Sacar el miedo a la gente es importante, porque aunque estemos bombardeados por constantes informaciones y explicaciones, es normal seguir dudando. Una explicación en primera persona es mucho más efectiva

 

Las embarazadas son un colectivo sensible, como sucede con los enfermos crónicos que, por su condición, deben asisitir periódicamente a los Centros de Salud. ¿Estás detectando este miedo a ir a los servicios de salud por parte del colectivo de crónicos?

Sí, lo notamos. En el CAP de El Remei lo estamos viendo, con nuestro servicio telemático. El otro día se conectó una mujer de más de 80 años que tenía hora para hacerse el sintrom, pero estaba asustada y no quería entrar en el CAP. Al final le hicimos el sintrom en la puerta, para no aumentar su pánico y crearle más angustia. Estamos viendo mucho miedo en cierta gente.

 

¿Qué tipo de aclaraciones habéis detectado que tranquilizan más?

En general, la gente quiere saber si están situación de riesgo. Te explican su situación, por ejemplo, si tienen hipertensión y han leído que es un factor de riesgo, les explicas que si solamente se trata de HTA no tienen que preocuparse excesivamente, o cuestiones como estas. Como voluntario, haciendo esta clase de comunicación te sientes muy útil. Creo que la plataforma consigue tranquilizar y te das cuenta de que merece hacer este esfuerzo extra.

 

Unos de los objetivo de esta APP era el de desaturar las consultas médicas. ¿Se está consiguiendo con esta clase de plataformas?

Es difícil valorarlo, más cuando estamos en el ojo del huracán. Lo que sí sabemos es que todas las iniciativas suman, y merece la pena esforzarse para hacer frente a la sobrecarga asistencial desde todos los frentes posibles. Por ejemplo, esta mujer embarazada que te decía, se puso en contacto con nostros en la APP porque decía que en su CAP nadie le respondía por la saturación. Hablar con nosotros la tranquilizó y, la suya, ya es una gestión más que seguramente ya no llegará al centro de salud.

 

¿Habéis detectado ciudadanos que se hayan encontrado con su centro cerrado?

Hay mucha gente que se encuentra que su centro está cerrado, generalmente privado, y no están acostumbrados al sistema público. Esta plataforma les ayuda a no tener que sobrecargar los centros públicos.

 

¿Crees que las personas mayores están dando un paso adelante en el manejo de sus enfermedades?

Creo que sí, tanto a nivel de su autocuidado como en el manejo de las tecnologías. Es cierto que la tecnología sigue siendo un factor limitante para ciertos grupos de la población, sobretodo si no tienen acceso a la red. A pesar de ello, estamos viendo mucha gente mayor contactando con What’s App para informarse y que explican cómo están gestionando su propia salud, desde la prevención hasta el manejo de síntomas, algo que antes de esta crisis tal vez no hacían. Adaptarse a este nuevo paradigma no es una cuestión de edad, lo estamos viendo. El mundo virtual ha entrado a todas las franjas de edad, veremos si se trata para quedarse.

 

¡Muchas gracias por tu tiempo y muchas gracias!

 

Albert Ledesma

Médico de Familia Jubilado y Voluntario en #Médicosfrentealcovid

 

Si tienes tiempo y quieres ayudar: Únete aquí www.medicosfrentealcovid.org