#HemosLeído: El estado de la pobreza 2021

Un año más, el EAPN (European AntiPoverty Nerwork) lanza su informe sobre pobreza y exclusión social: “El estado de la pobreza. Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España. 2008-2020” donde se analiza de forma exhaustiva la situación de las personas en relación a la pobreza y/o la exclusión social y la compara con los años previos y la situación en el resto de Europa.

El 26,4% de la población que vive en España, es decir unos 12,5 millones de personas, vivían en situación de riesgo de pobreza y/o exclusión social en el año 2020, un punto más respecto a 2019, terminándose la tendencia decreciente de los últimos 5 años. Los índices de desigualdad siguen siendo elevados, así como el índice de pobreza severa que hace que la mitad de las personas pobres lo sean de forma severa.

 

 

El riesgo de pobreza y/o exclusión no afecta a todas las personas de la misma forma. La población más vulnerable es:

  • Familias con menores en casa. Sobre todo, las familias monomarentales (1 de cada 10 familias con menores) ya que casi la mitad viven en situación de pobreza/exclusión, debido entre otros factores, a la dificultad de conciliar la crianza con el empleo que característicamente se convierte en parcial y/o temporal, si es que lo hay, promoviendo una situación de inestabilidad y precariedad económica importante.
  • Dificultad para llegar a fin de mes, afectando al 45,2% de los hogares. Si la dificultad es elevada, lo sufre un 10% de la población.
  • Baja intensidad de empleo que afecta a casi el 10% de la población menor de 60 años y que sume en la pobreza al 40% de las personas desempleadas. Con altos índices de parcialidad y temporalidad donde las mujeres y los y las jóvenes son protagonistas.
  • Edades extremas: menores (tasa de pobreza 27,6%), jóvenes de 16 a 29 años (tasa pobreza 22,7%) y mayores de 65 años (tasa de pobreza 18,8%).
  • Privación material severa, marcador de vulnerabilidad extrema, que ha aumentado de forma alarmante en 15 de 17 CCAA tras la llegada pandémica afectando al 7% de la población, a 1 de cada 10 menores y a 1 de cada 7 hogares monomarentales. Esta privación severa implica que 1 de cada 3 hogares no puedan permitirse un gasto imprevisto en casa o que casi un 6% de la población, duplicando la cifra del año previo, no pueda consumir carne o pescado cada dos días.
  • Territorio al sur de la Comunidad de Madrid. Con tasa AROPE que llega a casi un 40% en Extremadura o Canarias.

El informe concluye que un amplio porcentaje de la población no ha podido afrontar la sindemia de la COVID-19 porque ya partía de una situación muy vulnerable.

Cabe destacar que las desigualdades son acumulativas, de manera que una desigualdad de base produce una cascada de consecuencias cada vez mayores. Sabiendo que las desigualdades de partida suelen ser heredadas y limitar la movilidad social produciendo diferencias insalvables en la calidad de vida de las personas.

Tal y como expone el prólogo del “No hacer en… Inequidades en SaludDocumento 44 de la semFYC, está en nuestra mano como médicas de familia, si no disminuir, al menos amortiguar o no aumentar las desigualdades en salud que vienen enlazadas a la situación de pobreza y/o exclusión de nuestros/as pacientes. Existen procedimientos sencillos que se pueden implementar o extinguir de la práctica habitual repercutiendo en un beneficio para todas: no obviar el trabajo de cuidados, no etiquetar, no reproducir la ley de cuidados inversos o no medicalizar lo social ni socializar lo médico.

 

 

 

Sandra Robles Pellitero

Grupo de Trabajo en Inequidades en Salud y Salud internacional de SOCALEMFYC