“La Medicina de Familia y Comunitaria es una especialidad en continuo desarrollo, con profesionales bien formados en diferentes habilidades clínicas y técnicas que poco a poco van teniendo más cabida en los Centros de Salud”

Beatriz Gutiérrez Muñoz y Asumpta Ruiz Aranda son las dos nuevas Vocales de Residentes de la semFYC. La primera, que ya fue vocal de la sociedad el pasado año, es Residente de tercer año en Medicina Familiar y Comunitaria en el Centro de Salud El Alisal y Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander. Asumpta por su parte también está en el tercer año de la residencia y ejerce desde el Centro de Salud de Adoratrices de Huelva. Ambas son responsables del Comité Organizador de las XXIII Jornadas de Residentes y V de Tutores de la semFYC. Hablamos con ellas para que nos transmitan sus impresiones sobre el evento, sobre lo que significa para ellas ser parte de la semFYC y sobre la importancia y el futuro de la medicina de familia y comunitaria.

 

 

Sois vocales de Residentes de la semFYC. ¿Qué significa para vosotras siendo aún residentes pertenecer a una sociedad como esta?

Es una magnífica oportunidad para conocer a fondo la especialidad desde otro punto de vista y más allá de nuestra unidad docente. Además, nos brinda la oportunidad de participar en actividades (jornadas, congresos…) y establecer contacto con otros compañeros a los que, por lejanía, de no ser por la semFYC, nos sería imposible conocer.

 

¿Creéis que es importante ser miembro de la semFYC ya antes de finalizar la residencia? ¿Por qué?

Por supuesto. No sólo por lo que ya hemos comentado, sino también por la gran oferta formativa que tiene la semFYC. Además, existen programas y grupos de trabajo muy diversos, de manera que todos podemos encontrar alguno que nos ayude a ampliar nuestros conocimientos en ese campo.

 

¿Lo recomendáis a otros residentes?

Desde luego. La residencia es un periodo de formación en el que todas las fuentes de conocimiento son bienvenidas, y contar con la calidad científica de la semFYC es una gran oportunidad, sin tener que esperar a terminar la especialidad para poder beneficiarte de todo lo que aporta.

 

¿Qué ventajas ofrece pertenecer a una sociedad federada como la semFYC siendo aún residentes?

Independientemente de los valores y misiones de la semFYC en su conjunto, hay otros intereses inherentes a las diferentes Comunidades Autónomas en los que trabajan las sociedades federadas, muchas veces en relación con la defensa de una Atención Primaria de calidad.

Otra ventaja que ofrecen estas sociedades es que pueden impulsar actividades desde el nivel autonómico que sean más accesibles para sus socios que otras a nivel nacional.

 

¿Cuál creéis que es la función más importante de la sociedad en la actualidad?

Actualmente, nuestra especialidad se encuentra muy descuidada, tanto por las administraciones, como por la visión que tiene de ella la sociedad en general. La semFYC debe ser el reflejo de todo lo que significa la Medicina Familiar y Comunitaria, así como de la importancia que tiene en la salud de las personas y en las comunidades.

 

¿Podéis decirme por qué elegisteis esta especialidad cada una de vosotras?

Asumpta: Siendo sincera, yo no elegí la especialidad, fue el MIR quien la eligió por mí. La escasa o nula presencia de la Medicina Familiar y Comunitaria en los planes de estudios universitarios la convierten en una completa desconocida, para algunos es el patito feo o el premio de consolación. Sin embargo, he descubierto una especialidad que me brinda la oportunidad de ver más allá de los síntomas y los tratamientos, que me permite conocer a las personas, su contexto, ver cómo evoluciona durante su vida y cómo te dejan formar parte de ello. Al fin y al cabo, todas las altas terminan con ‘seguimiento por su Médico de Familia’.

Beatriz: Yo elegí la especialidad convencida. En casa he vivido con un médico de familia enamorado de su profesión que me transmitió su pasión por la Medicina de Familia. Además, la rotación por el Centro de Salud siendo estudiante fue una de las que más disfruté. Lo tenía bastante claro desde antes de terminar la carrera.

 

¿Cuáles son los principales retos a los que os enfrentáis ahora los residentes de la especialidad?

El principal reto es conseguir una buena y completa formación, así como ser capaces de aunar todos esos conocimientos para aplicarlos en nuestro futuro día a día, teniendo en cuenta lo amplio de nuestra especialidad. Además, debemos aprender a ser críticos con las fuentes de información que usamos y con los recursos que tenemos, no de manera derrotista, sino de manera constructiva, buscando qué puede mejorar y qué tenemos en nuestra mano para poder llevar a cabo esas mejoras.

 

En un momento en el que la precariedad y la incertidumbre preocupan a los médicos de familia, ¿qué futuro le veis a la especialidad?

Aunque por un lado consideramos que no se tiene a la Medicina Familiar y Comunitaria con la consideración que se debería, creemos que es una especialidad en continuo desarrollo, con profesionales bien formados en diferentes habilidades clínicas y técnicas que poco a poco van teniendo más cabida en los Centros de Salud (ecografía, cirugía menor…) para mejorar la atención de los pacientes. Una atención que realizamos de forma integral, global y transversal a lo largo de la vida. Por ello debemos sentirnos orgullosos de nuestro papel y ser optimistas con el futuro.

Además, cada año la Medicina Familiar y Comunitaria va teniendo más presencia en la Universidad de manera que los estudiantes pueden conocer bien la especialidad y motivarse a trabajar por y para ella.

 

El próximos mes de noviembre se celebrarán en Alicante las Jornadas de Residentes y Tutores de 2019. ¿Qué se puede esperar de este evento?

Es una gran oportunidad para compartir experiencias en unas Jornadas hechas por y para los Residentes y Tutores. Como en anteriores ediciones, la oferta formativa tiene un sentido muy práctico y participativo.

 

¿Qué novedades va a haber respecto a años anteriores?

Todos los años se procura elaborar un programa variado y atractivo para los asistentes, tanto para residentes como para tutores. Y como en cada edición, hemos intentado que haya alguna temática “especial” algo menos teórica y novedosa.

 

¿Por qué es una buena idea para los residentes acudir a estas jornadas?

Por la oportunidad de pasar tiempo con nuestros tutores fuera de las consultas. Como incentivo, las jornadas son un punto de encuentro para conocer a residentes de otras ciudades y compartir espacios y experiencias.

 

Beatriz Gutiérrez Muñoz

Vocal de Residentes de la semFYC

Asumpta Ruiz Aranda

Vocal de Residentes de la semFYC