La salud comunitaria, la salud del barrio

El editorial del nuevo número de la revista AMF trata de la salud comunitaria. Mariano Hernán García, Profesor Honorario de la Escuela Andaluza de Salud Pública utiliza para ello el término Acción Comunitaria en Salud y se refiere a ello como el modo de abordar la salud poblacional. Esa que requiere la intervención de las personas implicadas para conocer los determinantes de la salud y la enfermedad; para saber las necesidades y los activos de que se disponen.

 

Hernán García se refiere a todo ello como intervenciones complejas “por eso hablamos de las causas de las causas de los problemas de salud. Desde esta perspectiva, el abordaje intersectorial es clave y convierte a los servicios de salud solo en una parte de la solución”.

 

Precisamente de eso trata este número de AMF: de los tres escenarios con los que abordar la práctica de Atención Primaria de Salud. Y estos son, en primer lugar, la consulta o espacio esencial que necesita de una “reorientación para «pasar consulta mirando a la calle», con fuerte sustento en una historia clínica centrada en la persona y su entorno”. En segundo, el centro de salud, que necesita la incorporación de miradas desde el trabajo grupal y “la educación para la salud orientada por los determinantes sociales de la salud”. Y finalmente, la colaboración entre la comunidad y el centro de salud, “poniendo énfasis en la participación popular en acciones para la salud, sustentadas en un enfoque de equidad para orientarse a la Acción comunitaria”.

 

En estos tres ámbitos incide el profesor e incide en la necesidad de practicar una “Atención Primaria participativa y orientada a la comunidad en estrecha relación con la salud pública”. De esa manera sí será posible dar una respuesta acorde con la realidad de los territorios, las comunidades y sus recursos, entre los que se encuentra en un lugar clave el centro de salud.