La semFYC, entre los firmantes del manifiesto “POR UN HISPA-NICE: AHORA O NUNCA”

El National Institute for Health and Care Excellence (NICE) es una de las agencias con mayor prestigio europeo en lo que a la toma de decisiones sobre efectividad y coste-eficiencia de las intervenciones sanitarias se refiere. Este institución, con fuerte arraigo en el Reino Unido, pero que con otras denominaciones también está presente en países como Alemania, Suecia o Australia, entre otros evalúa tecnologías, medicamentos e intervenciones sanitarias, en general, según criterio de coste eficiencia y de evidencia para determinar qué servicio se incorporan y cómo a la cartera de prestaciones y servicios de los sistemas públicos de salud, pero también , grupos de personas en los que estarían indicadas.

En este sentido, las siglas NICE se sobrentienden desde el punto de vista de la gestión sanitaria como un estándar de mejor y orientación a la excelencia de estos servicios.

La expresión NICE ha tomado especial relevancia este arranque de semana cuando se ha hecho público el manifiesto “POR UN HISPA-NICE: AHORA O NUNCA”, que firman varios centenares de profesionales entre los que se halla la semFYC, a través de Salvador Tranche.
En el citado documento, se señala que “el SNS necesita imperiosamente un HispaNice de evaluación de las prestaciones sanitarias, incluyendo la evaluación económica y su impacto presupuestario, y de que la financiación del programa Next Generation EU supone una oportunidad irrepetible para su creación”.

Este organismo debería contar con:

  • personalidad jurídica propia,
  • autonomía funcional y con procedimientos
  • y funciones bien definidas.

Para los firmantes, “la creación de este organismo es ineludible para garantizar que las recomendaciones sobre cartera de servicios y sobre intervenciones sanitarias estén basadas en la mejor evidencia científica disponible y en valores sociales consensuados”.

De hecho, las recomendaciones sobre intervenciones sanitarias basadas en la mejor evidencia disponible es una de los objetivos en las que se fundamenta el ejercicio de las sociedades científicas y la semFYC se fundamenta en este principio para realizar continuas actualizaciones de guías de práctica clínica, como recomendaciones No-Hacer o las Recomendaciones del PAPPS.El documento presentado esta semana señala que esta institución debe abordar, mediante el análisis de la evidencia científica disponible en cada momento conforme si los beneficios sanitarios y sociales, el valor de una intervención en salud en los siguientes aspectos:

  • Las prestaciones sanitarias
  • Las tecnologías
  • Los medicamentos y sus indicaciones terapéuticas
  • Las intervenciones de prevención y salud pública,
  • Así como otras políticas de salud, compaginando resultados en salud con los costes que suponen para el SNS y para el conjunto de la sociedad.

El documento señala que la necesidad de contar con un HispaNICE se ha puesto en evidencia fruto de las “diversas debilidades del Sistema Nacional de Salud (SNS). Entre ellas, las relacionadas con la arbitrariedad en la toma de decisiones sobre la provisión y financiación de diferentes medicamentos, pruebas diagnósticas, programas o intervenciones sanitarias, sobre la creación de algunas infraestructuras sanitarias y sobre el establecimiento de prioridades en políticas de salud de amplio espectro”.

Consulta el documento íntegro aquí.