La semFYC propone incrementar el gasto sanitario en Atención Primaria en 4.350 millones de euros en 5 años

Desde su Congreso nacional que se está celebrando en Málaga, solicita a las Administraciones y partidos un compromiso firme con la reforma de la Atención Primaria con el objetivo de revertir la dinámica presupuestaria y de gestión de este nivel asistencial. La semFYC, fruto de un análisis interno surgido a raíz del debate iniciado meses atrás por el Ministerio para desembocar en una reforma de la Atención Primaria, ha cuantificado la inversión necesaria: un mínimo de 4.350 millones al año más para la AP; la cifra es el sumatorio de las necesidades de inversión de 2.850 millones de euros en gasto de personal, 1.250 millones en la mejora de las infraestructuras en Centros de Salud y consultorios periféricos; y 250 millones en equipamiento asistencia. La semFYC también solicita una revisión de las políticas de contratación para la AP y la aplicación de 7 medidas de calado.

La mayor partida de estos 4.350 millones de euros de inversión está vinculada a mejoras en los gastos de personal.Según datos analizados por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (gráfico página siguiente), los recortes económicos que se llevaron a cabo entre 2010 y 2013 se cebaron en los gastos de personal tanto hospitalario como de Atención Primaria, sin embargo, a partir de 2014 el presupuesto de persona hospitalario prácticamente se ha recuperado (situándose solo 3 puntos por detrás del dato de 2009), mientras que los gastos en personal de Atención Primaria se sitúan 11 puntos por debajo.

En números absolutos, el gasto hospitalario se halla solo 675.713 miles de euros por debajo del dato inicial de 2009 (situado en 20.451.063 miles de euros) mientras que los gastos de personal de Atención Primaria se han recortado en 931.190 miles de euros.

Fuente: Elaborado por la semFYC a partir de “Cuenta Satélite del Gasto Sanitario Público (2002-2017)”. Estadística de Gasto Sanitario Público.

MINISTERIO DE SANIDAD, CONSUMO Y BIENESTAR SOCIAL.

Este dato se debe contextualizar, primero, comparando la proporción que representa el retroceso respecto al presupuesto total: 675.713 miles de euros respecto al total del presupuesto de hospitalaria es una reducción del 3.3%, mientras que 931.190 miles de euros menos de un presupuesto global en 2009 de 8.366.445 es cambio porcentual del 11.13% respecto al presupuesto inicial de primaria”.

En segundo lugar, cabe señalar que esta contracción es acumulativa, de tal modo que en 2010 hay una diferencia del -2 puntos; en 2011, del -4; en 2012, del -2; en 2013, del -5; en 2014, del -6; en 2015, del -7, hasta llegar al 2016, cuando la diferencia es 8 puntos por debajo. Sumando este déficit acumulado la diferencia es de -34 puntos de contención acumulada.

Este conjunto de cálculos impulsan a la semFYC a solicitar una reversión de la tendencia que, en cifras absolutas equivaldría a invertir un mínimo de 2.500 millones de euros más en personal para Atención Primaria.

Estas cifras se podrían multiplicar en el caso que para el cómputo se retrocediera hasta el año 2002. En base al mismo patrón de cálculo y teniendo en cuenta que en 2002 la proporción de la inversión se situó en 10.308.790 miles de euros para atención hospitalaria frente a 4.409.093 miles de euros para Primaria, este nivel asistencial tendría pendiente una inyección de 6.786,222 millones. Una media, pues, de 484,7 millones de euros más por año.

 

Resultados de personal

Estas cifras de inversión se acompañan de los datos de contrataciones de personal y, a partir del análisis de estas, la semFYC detecta que entre 2007 y 2012 la plantilla de médicos de hospital crece en 3.621 personas, mientras que la cifra de especialistas que trabajan en Atención Primaria decrece en 237 personas. Si a esta cifra se añade el personal de enfermería, el ámbito hospitalario crecen en 4847 profesionales y, mientras que primaria crecen en 311 profesionales.

Fuente: Elaborado por la semFYC a partir de “Cuenta Satélite del Gasto Sanitario Público (2002-2017)”. Estadística de Gasto Sanitario Público. MINISTERIO DE SANIDAD, CONSUMO Y BIENESTAR SOCIAL.

Para la semFYC es exigible el mismo trato en gasto de personal para la Atención Primaria que para la hospitalaria: la población es la misma para primaria que para especializada y aquellos que ocurre con la población en términos epidemiológicos afecta a los dos ámbitos asistenciales y circunstancias como el envejecimiento poblacional y la consecuente evolución de las enfermedades crónicas no transmisibles implicará a ambos.

 

Menos profesionales y con peores condiciones laborales

De hecho, además de contraer el volumen de contrataciones, esta dinámica se ha caracterizado, tanto en el ámbito de la sanidad pública como privada, por la sobreutilización de contratos temporales muy especialmente de duración inferior a 1 mes. El año 2014, los contratos de menos de un mes supusieron el 70% de las contrataciones de MFyC y el 64% de los contratos de otros especialistas. El año 2017, se firmaron casi 20.00 contratos temporales (19.978) equivalentes al 51% de los médicos de familia que trabajan en el sistema sanitario.

“La tasa de temporalidad es mayor también para los médicos de familia”, señala con preocupación Salvador Tranche, quien apunta que “el año 2017, solo el 6,5% de los contratos de MFyC fueron indefinidos mientras que para otras especialidades alcanzaron el 9,4%”.

En el análisis global de la precariedad, uno de los indicadores significativos surge de la relación entre el número de contratos de cada especialidad y el volumen de especialistas, de tal modo que las cifras más elevadas indican mayor número de contratos y, por tanto, más precariedad. En este ránking, la Medicina Familiar se sitúa al frente con 1,8 contratos al mes (una cifra que se sitúa estable desde 2015), Pediatría ha descendido de 2 al 1,2 y otras especialidades, como Medicina Interna o Ginecología, se mantienen entre 1,1 y 1,2 contratos al mes.

“Resulta paradójico que la especialidad que más incorpora la continuidad asistencial y la longitudinalidad sea la que presenta la mayor precariedad y temporalidad” señala Salvador Tranche, quien añade que “Es evidente que las condiciones laborales, entre otras razones, se encuentran detrás del déficit de médicos de familia en nuestro país”.

 

No todo son recursos humanos

Además de recursos humanos y un marco de contrataciones más estable, es preciso mejorar la situación estructural de los Centros de Salud y consultorios periféricos por lo que la semFYC ha cuantificado que sería necesario invertir en infraestructuras, 2.500 millones de euros en 10 años (2020-2030) lo que supone poco más de 83.000 euros por Centro de Salud o 19.200 por centro, si incluimos consultorios periféricos, en 10 años y un gasto fijo anual de 50 millones/año para adquisición de equipamiento y tecnología. “Incorporar, únicamente más recurso humano no es suficiente”, concluye Salvador Tranche, quiñen contempla la posibilidad de que “esta reorientación presupuestaria debería asumirse conjuntamente por el Estado (Ministerio de Sanidad) y las Comunidades Autónomas con presupuestos finalistas sugiriendo que se haga un seguimiento por un grupo o un organismo independiente”.

 

Dinámicas de gestión excelente integral

Para la semFYC, además de estas medidas de gestión económica y de la revisión de la política de recursos humanos, son necesarios otras ajustes de gestión para hacer sostenible el modelo de un SNS que es una referencia mundial.

La semFYC ha señalado siete ejes teóricos principales hacia los que debe avanzar esta reforma:

1. Mantener la accesibilidad del sistema sanitario.

2. La atención centrada en el paciente.

3. Impulsar la longidudinalidad asistencial en base a la presencia a lo largo del tiempo de una o un especialista en Medicina Familiar y Comunitaria dado que existe una correspondencia entre esperanza de vida más alta y una atención sanitaria proporcionada por médicas y médicos de familia en longitudinalidad.

4. La coordinación entre los diversos niveles y servicios asistenciales desde el primer nivel asistencial, entendiendo que es este nivel el que atinede con mayor accesibilidad y longitudinalidad.

5. El impulso de medidas de gestión para que las y los profesional de la medicina puedan trabajar en el entorno comunitario con la promoción de los estilos de vida saludables

6. El aumento de la capacidad de resolución de los especialistas en medicina de familia para alcanzar el techo del desempeño profesional

7. La reducción de las actividades de escaso o nulo valor para frenar prácticas como la iatrogenia, la sobre medicalización o el diagnóstico erróneo de las llamadas pre enfermedades crónicas.

A modo de conclusión, el presidente de la semFYC, Salvador Tranche apunta que “es imprescindible de buscar la eficiencia y la sostenibilidad económica del sistema sanitario, así como asegurar la equidad poblacional y una cartera de servicios óptima para los ciudadanos, obligan a cambiar la tendencia presupuestaria de los últimos años y apostar decididamente por la Atención Primaria teniendo en cuenta las evidencias actuales de mejora de expectativa de vida y la reducción de mortalidad por causas cardiovasculares, respiratorias y oncológicas”.