“Las medidas de actuación sobre la comunidad que se están tomando tienen un fuerte impacto socioeconómico, pero son necesarias”

Hacemos una segunda entrevista de seguimiento a José María Molero, uno de los medicos de familia de referencia en el país acerca de Enfermedades Infecciosas. Esta entrevista es una actualización de las entrevistas anteriores hechas a el propio Molero [+] y a Javier Arranz [+].

Buenos días José María, y muchas gracias por concedernos esta nueva entrevista de seguimiento de la infección por coronavirus. Al ver lo que está ocurriendo estos días, en la Comunidad de Madrid, País Vasco y La Rioja y que se han tomado decisiones consistentes a cerrar los centros escolares como institutos y universidades, ¿consideras que esta medida puede contribuir a controlar de forma expeditiva la transmisión de la infección en la comunidad?

Buenos días, lo que ha sucedido en China muestra que la cuarentena, las medidas de distanciamiento social y el aislamiento de las poblaciones infectadas pueden contener la epidemia del coronavirus. No obstante, existen muchas dudas si otros países podrán implementar las estrictas medidas que por otra parte están contempladas como medidas de actuación sobre la comunidad incluso ya desde el escenario inicial de contención de las epidemias. En la actualidad la mayoría de las CCAA están en la fase de contención, excepto Madrid, País Vasco y la Rioja que están en una fase más avanzada. A la hora de adoptar esta clase de decisiones se tiene que valorar, por una parte, el beneficio esperado que supone para control de la infección y por otra parte, la distorsión social o el posible perjuicio económico que puedan generar. La experiencia reciente de China, así como las de Singapur y Hong Kong, en 2002-3, con la epidemia de síndrome respiratorio agudo severo (SARS), apoyan la aplicación de estas medidas restrictivas en una fase de extensión de la infección como la actual, a pesar del coste social que pueda suponer.

 

¿Qué aporta a esta estrategia de contención de la transmisibilidad el cierre de Residencias y Centros de Día?

Lo que conocemos hasta ahora es que la población anciana se infecta con más frecuencia por el coronavirus, presentan habitualmente comorbilidades que facilitan la infección y además por la edad y las comorbilidades aumentan el riesgo de enfermedad grave y letal. Por lo tanto, esta medida de cerrar los centros comunitarios de ocio, en los que se reúnen estos grupos de población, evitará la circulación del virus entre ellos y el riesgo de contagio. Se trata por lo tanto de una medida adecuada. La extensión de esta medida a centros asistenciales, centros de día o residencias, generaría problemas asistenciales a nivel  individual de los ancianos afectados y no sería recomendable. 

 

¿Y la decisión de cerrar los centros educativos, escolares, institutos y universidades?

Quizás esta decisión es la que puede genera más polémica, la del cierre de los centros escolares.  Lo que conocemos por ahora es que los casos diagnosticados en menores de 20 años son muy poco frecuentes (menos del 2% del total de los casos). También sabemos que los casos de infección por coronavirus en este grupo no suelen ser casos graves ni letales (tasa de letalidad inferior el 0,2%). Se estima que gran parte de los cambios en la transmisión pandémica por la gripe A en 2009 en Europa se debieron al cierre de escuelas, pero, aparentemente por la baja tasa de infección en niños, se piensa es poco probable que este grupo esté impulsando la transmisión de COVID-19. Además, esta medida supone un riesgo para la población anciana o con enfermedades crónicas con la que los niños pueden coincidir en el entorno doméstico y a quienes van a poder transmitir virus como la gripe que todavía circula. Además, no estamos seguros si, como ocurre con la gripe, los casos asintomáticos pueden transmitir la infección por coronavirus.  A pesar de estas observaciones, todos los países que han adoptado medidas comunitarias de distanciamiento social frente a cualquier epidemia, incluyen también el cierre de centro escolares, al considerarle un grupo de alto riesgo para transmitir este tipo de infecciones respiratorias

El cierre de institutos y universidades es más justificado atendiendo al criterio de mayor prevalencia de la infección en este grupo de edad. No obstante, los casos graves también son excepcionales y además una parte importante de la población universitaria suele residir fuera de la Comunidad Autónoma donde estudia y obligaría al regreso a la Comunidad de origen, lo que aumenta el riesgo de transmisión en este entorno.

 

¿Consideras que es adecuado el limitar la asistencia a grandes eventos cómo partidos de fútbol, conciertos, u otros eventos  que impliquen una afluencia importante de población?

Estas medidas de distanciamiento social a nivel comunitario han demostrado que contribuyen al control de la transmisión de la infección, especialmente en situaciones de una alta transmisión comunitaria en una determinada zona. La experiencia de China ha sido favorable y estas medidas han contribuido o a disminuir y controlar la extensión de la infección en la ciudad de Wuhan y en la provincia de Hubei y evitado la extensión al resto de provincias de China. Otros países europeos, con una situación epidemiológica similar e incluso mejor que España las han adoptado. En este momento, la situación epidemiológica ha implicado que las Comunidades de Autónomas de Madrid, País Vasco y la Rioja la apliquen, Es previsible que se siga extendiendo a otras Comunidades en la mayor parte de España.

 

 

¿Y el aislamiento o cuarentena masiva de un territorio, impidiendo los movimientos de la población?

Esta media es más polémica por la distorsión social, del funcionamiento habitual de los servicios público y el impacto económico que supone: Centros Sanitarios saturados, escasez de suministros básicos y actividad economía paralizada. China ha establecido esta medida en 17 provincias y ha aislado a 50 millones de personas. Los críticos indican que esta medida se adopta para calmar el miedo de la población, pero que es excesivamente contundente en base a la potencial eficacia y no puede considerarse una práctica basada en la evidencia. Estas medidas no han funcionado en brotes anteriores, como el de la influenza A (H1N1) de 2009 o el del Ébola (2014). En mi opinión debería reservarse para un escenario de mitigación, ante una respuesta inadecuada de salud pública o cuando las otras medidas de distanciamiento social no están siendo efectivas para controlar la infección. Sería más prudente esperar la evolución sobre el brote de estas medidas iniciadas recientemente en algunas Comunidades Autónomas 

 

¿Qué opinas sobre medidas de cancelación de vuelos de otros países a España?

De nuevo, como todas las medidas que afectan a la comunidad hay que valorar el riesgo-beneficio. Lo que sabemos es que la prohibición de vuelos de un país, disminuye la rapidez evolución del brote epidémico en el país de destino, en ese caso España, pero no elimina el riesgo de desarrollar la epidemiaEs una medida básicamente para ganar tiempo ante el aumento de las tasas de transmisión dentro del país y facilitar la adopción de otras medidas que faciliten la respuesta de los servicios sanitarios a la epidemia y evitar su saturación

Por último, me gustaría recordar la dificultad que se tiene a la hora de poder justificar estas medidas en base a la evidencia científica, debido a la escasez de estudios. Tampoco tenemos suficiente experiencia ni conocimiento de la epidemia de coronavirus para estimar su evolución. Muchos datos se extrapolan de epidemias previas de coronavirus (MERS-CoV, SDRA-CoV) y de pandemias de gripe.  Además del criterio científico, existen otras variables que los responsables de tomar las decisiones valoran.

 

Muchas gracias José María, estaremos en contacto.

Desde luego, un abrazo y tened en cuenta los consejos del Grupo de Trabajo en Enfermedades Infecciosas de la semFYC [+].