#HemosLeído – Comisión Mujer y Enfermedad Cardiovascular de The Lancet: Reduciendo la carga Global para 2030

La Comisión Mujer y Enfermedad Cardiovascular de The Lancet publicó en mayo de 2021 un artículo que, aún con alguna limitación (datos con predominio de mujeres blancas y de países de altos ingresos), resume la evidencia existente sobre enfermedad cardiovascular en las mujeres* e identifica las brechas de conocimiento existentes en investigación, prevención, tratamiento y acceso a los cuidados. La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte de las mujeres a nivel mundial, pese a lo que continúa poco estudiada, poco reconocida, infradiagnosticada e infratratada. Esta Comisión formada por un equipo internacional de expertas y líderes en el campo, ha elaborado una serie de recomendaciones con el objetivo claro de reducir la carga global de enfermedad cardiovascular en las mujeres para 2030.

Las enfermedades cardiovasculares representaron el 35% del total de muertes en mujeres en 2019. Décadas de campañas sanitarias han ayudado a crear conciencia y desde 1990 la mayoría de regiones del mundo han presentado una disminución en la prevalencia de las mismas y en su mortalidad (especialmente en países de altos ingresos). Pero a pesar de los esfuerzos realizados, en la última década ha habido un estancamiento en la reducción total de carga de enfermedad. Son necesarias acciones inmediatas para comprender y abordar las razones de este estancamiento.

 

La detección y manejo temprano de los factores de riesgo cardiovascular (FRCV) bien establecidos resulta primordial para mejorar la salud cardiovascular de las mujeres y reducir la mortalidad temprana. De hecho, el manejo de la hipertensión arterial resulta prioritario a fin de reducir la carga de enfermedad cardiovascular y es una de las prioridades más cruciales de esta Comisión. Sin embargo, existen otro tipo de factores de riesgo, los denominados sexo-específicos (menopausia prematura, diabetes gestacional, trastornos hipertensivos durante el embarazo, parto pretérmino, síndrome de ovario poliquístico, enfermedades autoinmunes e inflamación sistémica) y otros importantes factores infrarreconocidos (psicológicos, sociales, económicos y culturales) que parecen contribuir. Se trata de factores que afectan desproporcionalmente a las mujeres y cuyos efectos deben ser estudiados a fin de avanzar en el conocimiento de estas enfermedades en la mujer.

Además, se desconoce cómo incluir los factores sexo-específicos e infrarreconocidos en el cálculo del riesgo cardiovascular. Por lo que es necesario diseñar una herramienta válida para determinar el mismo, a fin de realizar un buen trabajo de estratificación. 

El artículo hace una revisión de cómo afectan en las mujeres las enfermedades cardiovasculares más importantes, cómo es su presentación clínica, sus factores de riesgo y las brechas de conocimiento en cada caso. 

El sexo y el género son cruciales para la interpretación, validación y generalización de los resultados de la investigación y los análisis desagregados por sexo en la investigación y en el diseño de ensayos clínicos deben ser obligatorios. Incluir a las mujeres en ensayos clínicos es un factor clave para mejorar sus resultados cardiovasculares.

Otro apartado del artículo está dedicado a la descripción de las diferencias en la carga de enfermedades cardiovasculares por regiones de todo el mundo. Proporciona una descripción general de las condiciones específicas de cada región, que deben tenerse en cuenta al identificar e implementar recomendaciones para prevenir y controlar las enfermedades cardiovasculares en la mujer.

Este artículo representa el primer esfuerzo en recopilar la evidencia existente sobre las desigualdades relacionadas con el sexo y el género en las enfermedades cardiovasculares, con el fin de poner en contacto a las partes interesadas, encender la conciencia global y proveer un trampolín para futuras investigaciones. La próxima década será esencial para la ciencia clínica y la salud pública. El impulso que ha tomado el feminismo y las luchas por la equidad en los últimos años se traducen en un extraordinario momento para invertir nuestra energía en mejorar la salud de las mujeres.

Siendo la enfermedad cardiovascular la principal causa de muerte en el mundo y sabiendo que con intervención gran parte del riesgo puede ser mitigado, este campo debe adquirir prioridad en nuestra atención y acción. Es por lo que esta Comisión ha generado una serie de recomendaciones, a fin de reducir la carga global de enfermedad cardiovascular en las mujeres para el año 2030 y continuará observando tendencias, evaluando el efecto de las recomendaciones actuales y sugiriendo iniciativas clave y viables durante la próxima década.

 

 

Respecto a lo que nos concierne desde la Atención Primaria (AP), persiste en nuestra conciencia colectiva un infrarreconocimiento del impacto de las enfermedades cardiovasculares en la mujer, partiendo de la prevención hasta el abordaje y manejo de las mismas. Es precisa una actualización en este campo que llegue a todxs lxs profesionales de la AP y un trabajo de prevención y práctica clínica que llegue a todas las mujeres del mundo allá donde estén. Una manera de revertir esta asignatura pendiente podría ser la investigación. La AP podría representar un papel clave en la investigación de esos FRCV infrarreconocidos como son los factores psicosociales, la violencia machista, el bajo nivel socioeconómico y cultural o los factores ambientales. Como dice la Comisión, ahora es el momento. Tenemos un compromiso histórico pendiente.

 

* Respecto al término “mujer”, cabe destacar que el artículo no realiza una adecuada diferenciación de los términos sexo y género, debido al uso intercambiable de ambos en la literatura. 

 

Bibliografía:

Vogel B, Acevedo M, Appelman Y, Bairey Merz CN, Chieffo A, Figtree GA, Guerrero M, Kunadian V, Lam CSP, Maas AHEM, Mihailidou AS, Olszanecka A, Poole JE, Saldarriaga C, Saw J, Zühlke L, Mehran R. The Lancet women and cardiovascular disease Commission: reducing the global burden by 2030. Lancet. 2021 Jun 19;397(10292):2385-2438. doi: 10.1016/S0140-6736(21)00684-X.

 

 

Garazi Hidalgo Bilbao

Grupo de Inequidades en Salud de OSATZEN