Notas de prensa

La enfermedad renal crónica (ERC) alcanza ya a 7 millones de españoles pero podría prevenirse actuando contra sus factores riesgo como la diabetes, la hipertensión, la obesidad o el tabaquismo

La Ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha presidido hoy la jornada institucional con motivo de la celebración del Día Mundial del Riñón, en el que se han puesto de manifiesto el crecimiento que viene experimentando esta enfermedad en los últimos años y la estrategia que nefrólogos y pacientes demandan para mejorar su prevención y diagnóstico precoz.

La prevalencia de la Enfermedad Renal Crónica (ERC) ha crecido casi un 30% en los últimos diez años, hasta situarse en 1.284 pacientes por millón de población (pmp), en 2017 (frente a los 994 pmp de 2008). Asimismo, la incidencia (nuevos casos) ha crecido en los últimos diez años un 10% (de 128 pmp a 141 pmp).

Se trata de una enfermedad cuya mortalidad, además, ha crecido casi un 30% en la última década en España (2006-2016), y de seguir su ritmo actual de crecimiento, se convertirá en la segunda causa de muerte en pocos años. A nivel global, afecta a unos 850 millones de personas y que causa al menos 2,4 millones de muertes al año.

En España más de 60.000 personas con ERC que están en Tratamiento Renal Sustitutivo (TRS), es decir, requieren de hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante para sustituir la función de sus riñones.

El control de los factores de riesgo cardiovascular y los hábitos de vida sana son esenciales para mejorar la calidad de vida de los pacientes renales, también y de manera especial en el postrasplante. En la actualidad existen en España 32.181 personas con trasplante renal funcionante (54% de los pacientes con ERC).

“Debemos seguir avanzando en la promoción de la salud renal y los hábitos de vida saludable que nos permiten mejorar el cuidado de nuestros riñones. Y hacerlo desde la Atención Primaria, que puede contribuir a mejorar su prevención y diagnóstico precoz”, señala la presidenta de la S.E.N., María Dolores del Pino.

 

Madrid, 14 de marzo de 2019.- La Enfermedad Renal Crónica (ERC) sigue avanzando en nuestro país en los últimos años hasta alcanzar ya a unos 7 millones de personas, de las que más de 60.000 están en Tratamiento Renal Sustitutivo (TRS), es decir, requieren de tratamiento de hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante para poder realizar la función que hacen sus riñones. Se trata de una enfermedad cuya mortalidad, además, ha crecido casi un 30% en la última década en España (2006-2016), y de seguir su ritmo actual de crecimiento, se convertirá en la segunda causa de muerte en pocos años, según el estudio Global Burden of Disease y un análisis recientemente publicado por la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.), quien con junto a otras sociedades y entidades científicas y asociaciones de pacientes ha alertado hoy del incremento y repercusión de esta patología durante una jornada institucional con motivo del Día Mundial del Riñón, celebrada en el Caixaforum de Madrid, y que ha estado presidida por la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo.

Durante la jornada se han presentado los últimos datos sobre la Enfermedad Renal Crónica (ERC) en España, cuya prevalencia ha crecido igualmente casi un 30% en los últimos diez años hasta situarse en 1.284 pacientes por millón de población (pmp), en 2017 (frente a los 994 pmp de 2008) según el último Registro actualizado de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) y la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Los segmentos de población con mayor prevalencia son el de la población entre 65-74 años (3300 pmp); los mayores de 75 años (2915 pmp); y la población entre 45-64 años (1780 pmp).

Por su parte, la incidencia (nuevos casos) de la ERC también viene experimentando un notable aumento en la última década, hasta situarse en 141 pmp en 2017 (un 10% más que en 2008, con 128 pmp). De estos nuevos pacientes, el 78% inicia Tratamiento Renal Sustitutivo con hemodiálisis, un 17% con diálisis peritoneal y solo un 5% con un trasplante anticipado que en su mayoría es un trasplante renal con donante vivo. A este aumento hay que añadirle que es una enfermedad que cuenta con un infradiagnóstico del 40% y que en muchos casos se detecta en sus fases más avanzadas -el 25% de los afectados no conoce su situación en las fases iniciales, lo que complica más su tratamiento en los estadios más avanzados-. En España, la mortalidad de la Enfermedad Renal Crónica se ha venido situando por encima del 8% en la última década, hasta alcanzar casi el 9% en el último año.

A nivel global, se estima que unos 850 millones de personas en todo el mundo tienen enfermedad renal y que causa al menos 2,4 millones de muertes al año, constituyendo una de las causas de mortalidad de más rápido crecimiento en la actualidad. De ahí que los nefrólogos le hayan denominado como la epidemia silenciosa del siglo XXI.

En su intervención, la presidenta de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N), María Dolores del Pino, ha hecho hincapié en la necesidad de seguir dando a conocer estos datos para “sensibilizar a la sociedad de la importancia de esta enfermedad y el fuerte impacto que tiene en la calidad de vida de las personas que la padecen y sus familiares”, y al mismo tiempo para reclamar la puesta en marcha de iniciativas que contribuyan a fomentar la prevención y el diagnóstico precoz de esta patología, ya que el aumento de su incidencia está relacionado con causas y factores de riesgo que son prevenibles o evitables, sobre los que se pueden actuar, como la diabetes –responsable de más del 24% de los nuevos casos de ERC-, las enfermedades cardiovasculares, la obesidad, la hipertensión arterial o el tabaquismo.

“Nuestro sistema sanitario ya es excelente en el tratamiento de esta patología en sus fases avanzadas, donde el Tratamiento Renal Sustitutivo representa el 3% del gasto anual, pero debemos seguir avanzando en prevención y diagnóstico precoz, enfatizando en aspectos como la promoción de la salud renal y hábitos de vida saludable que nos permiten mejorar el cuidado de nuestros riñones y nuestra salud en general. Y hacerlo desde la Atención Primaria, que es la más cercana al ciudadano, lo que permitiría detectarla antes, en sus primeras fases, reduciendo el daño renal y aumentando así las posibilidades de tratamiento y supervivencia. Si lo hacemos estaremos evitando en buena medida las posibilidades de tener enfermedad renal”. En este sentido la S.E.N. ha impulsado la iniciativa Código Riñón, un programa puesto en marcha para la prevención y la detección temprana de la Enfermedad Renal Crónica, cuyas principales líneas se han dado a conocer en la jornada y que incluye acciones como campañas de educación sobre salud renal dirigidas a escolares y familias; acciones interdisciplinares con profesionales de la Atención Primaria; y jornadas de sensibilización con representantes políticos.

Por su parte, la doctora María Valentín, nefróloga de la ONT, coincidió en señalar que la actuación sobre la obesidad, el tabaquismo, la hipertensión, y o la diabetes, no solo ayudará a enlentecer la progresión de la enfermedad, sino que también permitirá preparar al paciente con tiempo para el inicio del Tratamiento Renal Sustitutivo que elija, lo que cobra especial interés en la opción de trasplante con donante vivo. “Tras el inicio del TRS, el control de los factores de riesgo cardiovascular y los hábitos de vida saludables son esenciales para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes, también y de manera especial en el postrasplante. En la actualidad existen en España 32.181 pacientes con un trasplante renal funcionante (54% de todos los pacientes con ERC) y no podemos olvidar que la patología cardiovascular está entre las causas más frecuentes que condicionan tanto su supervivencia como la del riñón trasplantado.

El presidente de la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN), Juan Francisco Pulido Pulido, destacó el importante papel que cumple la enfermería en el cuidado del paciente renal, “que cuenta con profesionales con un perfil muy especializado, más que en otras áreas médicas, y la relación humana que en muchos casos se establece con los propios pacientes, ayudándoles también en su formación cuando se someten a diálisis peritoneal en sus domicilios”.

En la jornada también han participado los responsables de las sociedades profesionales de Atención Primaria, José Luis Llisterri, presidente de SEMERGEN, Salvador Tranche, presidente de semFYC, y Antonio Fernández-Pro Ledesma, presidente de la SEMG; quienes mostraron su apoyo a la iniciativa “Código Riñón” y señalaron el papel clave que juega la Atención Primaria no sólo en la prevención y diagnóstico temprano de la Enfermedad Renal Cónica sino también en su progresión y en la coordinación con los nefrólogos y expertos en su tratamiento y atención.

La jornada ha sido clausurada por la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, quien ha señalado que “Prevenir las enfermedades renales exige prevenir la vulnerabilidad económica y la pobreza” El acto se ha cerrado con la presentación de la campaña del Día Mundial del Riñón que se desarrollará este año en España bajo el lema “Salud renal para cualquier persona en cualquier sitio”, y que incluye, entre otras acciones, mesas informativas en 14 aeropuertos del territorio nacional (Madrid, Barcelona, Málaga, Bilbao, A Coruña, Asturias, Gran Canarias, Jerez, Pamplona, Santander, Santiago de Compostela, Vigo Menorca, y Melilla), y la proyección de spots con consejos sobre prevención y salud renal en las principales estaciones de trenes ADIF del país (Madrid, Barcelona y Sevilla), gracias a la colaboración de AENA y Exterior Plus. Asimismo, se contemplan otros vídeos de casos de pacientes con Enfermedad Renal Crónica que cuentan su experiencia personal y trasladan un mensaje de optimismo y esperanza sobre la enfermedad renal.

 

Para más información:
Gabinete de comunicación de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.)
Manuela Hernández / Jesús Herrera (95 462 27 27 / 651 86 72 78 / 625 87 27 80)

Descargar