Notas de prensa

La reforma de la Atención Primaria, el desarrollo tecnológico y modelos innovadores de educación en salud, claves para mejorar la asistencia a los pacientes crónicos

Los doctores Carles Blay y Domingo Orozco, especialistas en Medicina de Familia y en el abordaje de las enfermedades crónicas, apuestan por nuevas estrategias de comunicación que mejoren la coordinación asistencial y fomenten el autocuidado desde un enfoque no paternalista

La plataforma CH2025 retoma su serie de diálogos con personalidades de referencia en el ámbito de la salud para impulsar el avance hacia una transformación estratégica en la gestión de la cronicidad en España 

 

20 de diciembre de 2021.- La Plataforma Cronicidad: Horizonte 2025 (CH2025), la principal entidad multidisciplinar de sensibilización sobre la problemática de la cronicidad en España, ha organizado una nueva sesión de sus Diálogos CH2025, en este caso reflexionando sobre el decálogo Desafíos Post Covid en la atención al paciente crónico. Se trata de un documento presentado recientemente por CH2025 con el propósito de definir las medidas que se deben adoptar para recuperar la normalidad asistencial tras la crisis causada por la COVID-19 e impulsar una transformación estratégica que mejore la gestión y el abordaje de la cronicidad.

En el diálogo virtual, moderado por la Dra. Ana Arroyo, vicepresidenta tercera de semFYC y miembro de la plataforma CH2025, han intervenido los doctores Carles Blay, director de la Escuela de Salud de Pacientes y Cuidadores del Hospital Sant Joan de Déu, especialista en medicina de familia, cronicidad, integración asistencial y educación médica; y Domingo Orozco, médico de familia, vicerrector de la Universidad Miguel Hernández de Elche y coordinador del Comité Científico de la Estrategia de Cronicidad. Los tres han coincidido al considerar que la reforma de la Atención Primaria, el desarrollo tecnológico y la puesta en marcha de modelos innovadores de educación en salud que promuevan de forma efectiva la prevención y el autocuidado son elementos cruciales para mejorar la asistencia a los pacientes crónicos.

Progreso tecnológico para mejorar los resultados

El Dr. Carles Blay ha incidido en que “velar por que la información entre los profesionales y entre estos y los pacientes fluya de manera adecuada”, un objetivo en el que el desarrollo de la tecnología juega un papel indispensable. “No podemos pensar en un nuevo modelo de atención a la cronicidad proyectado hacia el futuro sin tener en cuenta los elementos tecnológicos. El avance tecnológico está en el Top 3 de las palancas de progreso en la asistencia a los pacientes crónicos”, ha subrayado.

El director de la Escuela de Salud de Pacientes y Cuidadores del Hospital Sant Joan de Déu ha aportado algunos datos que ponen de manifiesto hasta qué punto es clave la implantación de estrategias tecnológicas innovadoras que faciliten y optimicen el intercambio de información y de datos esenciales: “Cada paciente crónico pasa cada año por una media de entre 7 y 14 profesionales distintos que toman decisiones importantes sobre su salud, y el 60% de las situaciones críticas que viven estos enfermos las resuelven profesionales que no son su figura de referencia, porque muchas de ellas suceden fuera de sus horas de actividad”. 

En su opinión, es preciso “repensar los sistemas de información y comunicación”, una tarea que debe acometerse “contando con la complicidad de los pacientes y buscando una posición más comprometida y proactiva” y que, además, mejoraría “la capacidad de generar indicadores fiables y comparables que permitan garantizar la equidad” en el conjunto del territorio, no solo en el acceso a la asistencia, sino, sobre todo, en los resultados. 

Las innovaciones tecnológicas promueven la salud de las personas, mejoran la calidad de la atención y los resultados en salud”, ha recalcado el Dr. Blay, una consideración con la que se ha mostrado de acuerdo el coordinador del Comité Científico de la Estrategia de Cronicidad, para quien no cabe duda de que la inversión tecnológica “es totalmente eficiente”. 

Atención integral y multidisciplinar

Los tres participantes en esta nueva edición de los Diálogos CH2025 también han coincidido en el avance que supondría potenciar las competencias de los profesionales, definir bien los roles e “incorporar a otros actores” para lograr una verdadera atención integral y multidisciplinar de las enfermedades crónicas, un barco en el que estamos “médicos, personal de enfermería, trabajadores sociales, farmacéuticos…”, tal y como ha comentado la Dra. Ana Arroyo.

En este sentido, durante el encuentro virtual han insistido en la relevancia de incorporar la atención social al catálogo de prestaciones del SNS como parte del cuidado y tratamiento de las enfermedades crónicas, teniendo en cuenta que, como ha recordado el Dr. Domingo Orozco, “muchas veces las necesidades sociales condicionan los resultados sanitarios”, al influir en cuestiones como la adherencia a los tratamientos, especialmente en el caso de los pacientes polimedicados.

La plataforma ha puesto de manifiesto durante todo este año la necesidad de impulsar medidas que favorezcan la vuelta a la normalidad asistencial lo antes posible, de modo que se garantice una atención integral a las personas con enfermedades crónicas. Estos pacientes deben retomar el contacto con sus profesionales sanitarios de referencia, así como recuperar el control de su salud y tener un papel activo en el manejo de su enfermedad lo que implica una atención más holística de cada caso.  

Impulso de la prevención y el autocuidado

El protagonismo de las personas con patologías crónicas en el cuidado de su propia salud es otro de los ejes que los expertos han considerado determinantes. A este respecto, Carles Blay ha recordado que desde la OMS ya se ha puesto de manifiesto “que ningún sistema sanitario podrá ser sostenible si no consigue que los pacientes sean capaces de cuidarse a sí mismos”. 

El experto ha añadido: “En los últimos años no se han incorporado grandes modelos de innovación para mejorar la efectividad de la educación sanitaria. Tampoco se han producido grandes cambios en los modelos de toma de decisiones, la mayoría de los cuales siguen basándose en enfoques paternalistas. En esto queda mucho margen de mejora y alguien tiene que liderar la puesta al día de la educación para la salud en pro del empoderamiento de los pacientes”, una tarea en la que, de nuevo, es preciso “co-crear con los pacientes para no seguir centrándonos en las cosas que menos les interesan y de la manera que menos entienden“.

Reinvención de la Atención Primaria

Para la Dra. Arroyo, la Atención Primaria “debe reinventarse”, y también contar “con más recursos humanos y materiales”. Del mismo modo, ha recalcado que el abordaje de la cronicidad requiere “un presupuesto propio que no puede desligarse de la Atención Primaria”, un nuevo sistema de financiación que no esté basado en la actividad o el gasto histórico de los centros, sino que priorice “las necesidades reales de las personas y las cargas derivadas de la enfermedad”.

En esta línea, el Dr. Orozco ha destacado que la Atención Primaria en España se asienta “en un modelo estructural robusto, probablemente uno de los mejores del mundo, y cuenta con profesionales capacitados y bien formados, pero la gestión y los recursos actuales no son acordes a las necesidades que existen hoy en día”. Por ello, cree que este nivel asistencial es el que precisa “una reforma, que debe ser consensuada y profunda, principalmente en relación con los procesos de gestión”, aunque también ha considerado fundamental que disponga de una mayor inversión.

En línea con los retos recogidos en el decálogo de la plataforma, ha explicado que otro de los desafíos que se plantean a la hora de garantizar una correcta asistencia a las personas con enfermedades crónicas es mejorar la relación entre la Atención Primaria y la Hospitalaria. “Estos pacientes no son de un solo médico, necesitan de un trabajo en equipo, y eso exige una buena coordinación y comunicación”, ha dicho.

 

La cronicidad en España

Las enfermedades crónicas son patologías de larga duración y, generalmente, de progresión lenta que conllevan una limitación de la calidad de vida de las personas afectadas y su entorno. Pueden llegar a ser causa de mortalidad prematura, y también tienen un impacto económico importante, tanto a nivel familiar como asistencial.

Estas enfermedades afectan a más de 19 millones de personas en España, de las cuales casi 11 millones son mujeres, según datos del Informe Cronos, elaborado por la Asociación Española de Enfermería Comunitaria. Su prevalencia se concentra especialmente en los mayores de 55 años y aumenta con la edad. Son responsables de más de 300.000 muertes al año (74,45% del total) y las que mayor impacto tienen sobre la esperanza y la calidad de vida de los ciudadanos.

Además, estas patologías se encuentran muy ligadas al envejecimiento, ya que los mayores de 65 años conviven con una media de dos o más enfermedades crónicas. Las previsiones demográficas indican que, en tres décadas, el 30% de la población española será mayor de 65 años, lo que implicará un importante aumento del número de enfermos crónicos en el Sistema Nacional de Salud.

Plataforma Cronicidad: Horizonte 2025 

Cronicidad: Horizonte CH2025 (CH2025) es la principal plataforma de sensibilización a la opinión pública acerca de la problemática de la cronicidad en España desde una perspectiva multidisciplinar. En ella participan organizaciones, asociaciones de pacientes y consejos generales involucrados en el abordaje de la cronicidad: Atención Primaria y Hospitalaria, Enfermería, Trabajo Social, Farmacia, Pacientes, Think-tanks y Compañías Asociadas.

CH2025 está formada por el Foro Español de Pacientes (FEP), la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC),  el Consejo General de Enfermería (CGE), la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI),  la Alianza General de Pacientes (AGP), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), el Consejo General de Colegios Farmacéuticos (CGCOF), la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), del Consejo General de Trabajo Social, la Organización Médica Colegial de España (OMC), la Fundación Humans, Real Life Data y Boehringer Ingelheim España.   

 

Descargar