“En Salud Planetaria, los médicos de familia actuamos por partida doble, como ciudadanos y como modelos a seguir”

Desde #noticiassemFYC, entrevistamos a Jason Bonnici, Secretario del Colegio de Médicos de Familia de Malta y a Karl Cutajar, Delegado Nacional de Malta en el Movimiento Vasco da Gama acerca de las cuestiones relacionadas con la Salud Planetaria y las acciones que desde el Grupo de Trabajo en Medio Ambiente de WONCA Mundial, del cual la semFYC forma parte, se están llevando a cabo. La gestión del patrimonio natural, su relación con la población que vive en megaciudades y los problemas de contaminación como los llamados microplásticos centran nuestra conversación.

 


 

¿Qué os está pareciendo ese congreso de WONCA Europa en Bratislava?

Jason: Siempre es sorprendente participar en los congresos de WONCA. Esta es mi cuarta conferencia, y estoy muy feliz de estar aquí en Bratislava, disfrutando de la experiencia intercultural, las diferentes ideas y puntos de vista de nuestros colegas.

Karl: En cuanto a mí, esta es mi primer congreso internacional, también estoy muy feliz de estar aquí entre otros médicos jóvenes.

 

¿Cuál es el papel que WONCA y las organizaciones científicas que la integran, deben jugar con respecto a la Salud Planetaria?

Jason: Solo puedo hablar desde mi punto de vista, pero en mi opinión, los médicos de familia tienen una doble responsabilidad porque pueden actuar dos veces. ¿Por qué dos veces? En primer lugar porque, como otros millones de personas, también somos ciudadanos de este planeta y es nuestro deber dejar un planeta mejor a nuestros hijos, con más recursos y más equilibrio, para que las generaciones que vienen tras nosotros puedan tener sus proyectos de la misma manera. También tenemos, como médicos, una segunda responsabilidad, que es la de servir a nuestros pacientes como modelos a seguir. Los médicos de familia deben mostrar liderazgo dentro de sus comunidades. Si un médico de familia se comporta de forma que promueve la sostenibilidad de los recursos, entonces se comporta de manera que demuestra que se preocupa por el medio ambiente y la salud, y entonces los pacientes utilizarán este comportamiento como un modelo a seguir. WONCA puede trabajar en esto y hacer presión para que los gobiernos y administraciones actúen.

 

¿Qué hay de Vasco da Gama? 

Karl: No puedo hablar por todo el Movimiento Vasco da Gama, pero puedo decir lo que creo que pueden hacer los médicos de familia jóvenes. Tenemos un papel que desempeñar en la promoción de una vida saludable de cara al medio ambiente. Por ejemplo, en este momento hay una reducción de nuestros espacios verdes, nos falta naturaleza y se ha demostrado que esto tiene un efecto directo en nuestra salud física y mental. El aumento del índice de plásticos en nuestros océanos es otro de los grandes desafíos que, en Malta, nos afecta de forma particularmente intensa.

 

¿Qué está haciendo el Colegio de Médicos de Familia de Malta con respecto a la Salud Planetaria?

Jason: Nuestra organización es principalmente académica. Estamos involucrados en establecer el plan de estudios de la capacitación para especialistas y médicos de familia y la capacitación de los especialistas de pregrado en medicina familiar. Desde el inicio de la capacitación para especialistas en medicina familiar, eso es lo que está haciendo Karl, en el plan de estudios maltés tenemos puntos relacionados con la Salud Planetaria. La Salud Planetaria ha estado allí desde el principio, desde 2007.

 

Entonces, ¿quieres decir que desde 2007 la salud planetaria es obligatoria?   

Karl: Exactamente. El programa de capacitación tiene una serie de conferencias impartidas por especialistas en medicina familiar que abordan diferentes temas y van mucho más allá de los temas estrictamente clínicos. En estas sesiones no se trata de diabetes o hipertensión. Se trata de un tipo de formación que no puedes obtener en la capacitación médica de las universidades, temas como la violencia de género, medio ambiente o pobreza. Como resultado, en los últimos 10 años, hemos estado tomando conciencia de ello.

 

¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta Malta en la actualidad?   

Jason: Malta, como muchos otros países, ha progresado mucho, hemos aumentado la mejora en la calidad del agua del mar siguiendo las pautas que emanan de la convención de Barcelona. El 98% de nuestras playas ahora son buenas para bañarse y para los ecosistemas. También hay otras problemáticas medioambientales. Por ejemplo, la calidad del aire, tal y como ocurre en muchos otros países desarrollados, es también un problema en Malta. Como dijo la OMS, la contaminación del aire es como fumar cigarrillos. En los últimos seis años, hemos logrado cambiar la forma en la que generamos electricidad, dejando de utilizar petróleos más contaminantes, y así hemos mejorado drásticamente la calidad del aire. Sin embargo, el aumento en el uso de automóviles privados cada vez es mayor y creo que la situación actual de mejora, dentro de los próximos 5 años, pronto se perderá. En ese sentido, estamos un poco por debajo del promedio de la Unión Europea.

 

¿Cuál es la segunda preocupación a la que te referías?  

Jason: La otra preocupación es el uso de la tierra. Malta es una isla pequeña, de unos 246 km cuadrados y tenemos el mayor porcentaje de tierra construida entre los países europeos. Eso significa que aproximadamente el 33% de nuestra isla está edificada o urbanizada. La mayoría de los países europeos no alcanzan el 10%. Dicho esto, otro 23% de la tierra maltesa se utiliza para la agricultura. Todo ello hace que el área de la naturaleza salvaje de la que disponemos sea menos de una cuarta parte del país.

 

¿Cómo afecta eso a la salud de los malteses?

Jason: Una de las tendencias actuales en Salud Planetaria es que las personas, debido a que las megaciudades están creciendo y llegarán al 50% de las poblaciones humanas en los próximos años, deben estar más cerca de la naturaleza, tienen que tener acceso a oler aire limpio y beber agua limpia. Los niños en estas megaciudades no siempre están en contacto con la vida salvaje. Imagínate a niños y niñas que crecen sin haber visto nunca a un conejo o a un ciervo salvajes. Esto está ocurriendo. En Malta no tenemos megaciudades, pero nos enfrentamos a este gran problema para garantizar que la naturaleza salvaje esté disponible y sea accesible a los humanos, porque estar expuestos al verde y a la naturaleza mejoran el bienestar y la salud.

 

Las noticias recientes han revelado que el mar Mediterráneo es el océano más contaminado con plásticos del planeta. ¿Cómo afecta esta situación a una isla como Malta?   

Jason: Eso es esperable. El Mediterráneo es un mar cerrado y sus aguas tardan 80 años en cambiar. Las aguas solo pueden entrar y salir por Gibraltar y por el Mar Rojo. La contaminación tiende a acumularse allí. El Mediterráneo transporta casi el 50% del tráfico marítimo en todo el mundo. Eso significa contaminación por chimeneas, barcos, limpieza de tanques… El plástico también es uno de los principales problemas en todo el mundo. Todos hemos visto estas islas de plástico en el Océano Atlántico. Pero probablemente un problema mucho peor es el de los llamados “microplásticos”, esos plásticos que no podemos ver y que son consumidos por pequeños peces que luego son comidos por peces más grandes… y al final… ¿quién se come al pez grande?.

 

Nosotros.

Jason: Y no todos los plásticos son seguros. Precisamente este año, la Comisión Europea aprobó una directiva de plástico de un solo uso. El objetivo es disminuir el plástico de un solo uso en el medio ambiente en aproximadamente 1 tercio.

 

¿Qué es el plástico de un solo uso?

Jason: Es este plástico que  usarás solo una vez y que luego tirarás. Malta también ha sido el primer país europeo en emitir una ley para reducir el plástico de un solo uso y promover que la industria y el consumidor busquen otros materiales, por ejemplo, papel o vidrio.

 

¿Qué pasa en los Centros de Salud?

Karl: También estamos trabajando en eso. Por ejemplo, debería haber más contenedores reutilizables. En Malta, cada vez proveemos a los médicos con más herramientas hechas de materiales no desechables, como acero o papel. Creo que las nuevas generaciones son quizás más conscientes de los riesgos de la salud planetaria.

 

¿Cuál es tu consejo, Jason, para las nuevas generaciones de médicos?  

Jason: Creo que deberíamos promover que los médicos jóvenes se involucren en organizaciones juveniles como Vasco da Gama. Los jóvenes hablan con los jóvenes, escuchan a los jóvenes y trabajan con ellos, así que mi consejo sería el mismo que me dieron hace 20 años. Ten experiencias, aprende de los demás, y cuando vuelvas a casa, empieza tus proyectos.

 

¿Y tú, Karl, cómo ves a los médicos jóvenes?  

Karl: Bueno, como médicos jóvenes, debemos ser conscientes de que nuestras opiniones son tan importantes como las de los médicos séniors. Los colegas mayores pueden aprender de nosotros y, después de todo, nosotros somos los que tendremos que enfrentarnos a los problemas del futuro. A medida que envejecemos, los problemas de las personas mayores se convertirán en nuestros problemas. Es importante que trabajemos junto con otros médicos para promover un mejor marco ambiental.

 

¿Qué consejo le darías a España? 

Jason: España tiene una tradición muy fuerte en salud planetaria. He trabajado con varias organizaciones en Cataluña y en Galicia y España es reconocida por la convención de Barcelona. Continuad trabajando bien, escuchad a los jóvenes e internacionalizad vuestra investigación.

 

¡Muchas gracias!