“La semFYC está cada día más cerca de la toma de decisiones de la Organización Mundial de la Salud”

Conversamos con José Miguel Bueno, responsable de la sección internacional de la semFYC y miembro de la Junta de la semFYC, que acaba de ser reconocido con el premio del 25 aniversario de WONCA Europe. Con él hablamos acerca de nuestro papel en el mundo, del futuro tras la pandemia y sobre su relación con los pacientes.

¿Por qué te han reconocido?

Creo que es un reconocimiento a la labor de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria que he tenido la suerte de representar a nivel internacional desde hace varios años. El conjunto del trabajo de España en el extranjero ha sido destacado, porque hemos estado representados en todos los Grupos de Trabajo y Networks a nivel de WONCA World y WONCA Europe.

 

¿Cómo ha sido la evolución de la MFyC a nivel internacional?

Si nos comparamos con otros países y sistemas, el sistema nacional de salud que tenemos es de los más fuertes y bien organizados que hay en el continente, y así lo destacan en las publicaciones e informes de referencia. A pesar del impedimento que ha supuesto durante mucho tiempo el uso del inglés, cada vez hay más investigadores y más socios y socias de la semFYC que son reconocidos a nivel internacional. Cada vez este reconocimiento es mayor.

 

¿Cuál es el papel de la semFYC?

La semFYC tiene un papel importante en el ámbito global. Participamos en los órganos de gobierno de WONCA Europe y de WONCA World. Tenemos 3 votos a nivel mundial, los mismos que tiene Australia y un poquito por debajo de Estados Unidos. Lideramos también grupos y networks internacionales como el Grupo de Trabajo en Calidad y Seguridad Asistencial de WONCA World. También a nivel europeo, a nivel de la red EQuiP, podríamos decir que la lideramos.

 

¿Qué diferencias hay entre Congresos semFYC e internacionales?

Los congresos de la semFYC tienen un elevadísimo nivel y nuestra Atención Primaria está desarrollada y es fuerte. Tenemos un programa científico de alta calidad. Además, esto ya ha sido reconocido, por ejemplo con el reconocimiento de Verónica Casado como la mejor médica de familia del mundo. La evolución de Europa como continente y unión política ha sido determinante. Con la caída del muro, toda la Europa del este entró a formar parte de un bloque nuevo, y existían muchas diferencias económicas, políticas y sociales que se han ido reduciendo con los años. Hay países que, además, tienen sistemas e intereses muy diferentes. Por ejemplo, en Bélgica, el médico de familia trabaja solo en una consulta que la mayoría de las veces es privada y autogestionada. Mientras que en sitios como Rumanía u otros países del Este tienen grandes dificultades económicas, debido, en parte, a su pasado soviético. Desde WONCA Europa se les ayuda económicamente y políticamente en la medida de lo posible para que puedan asistir a los congresos y participar de nuestras actividades. Te pongo otro ejemplo, en un Congreso Mundial de Medicina de Familia recuerdo que nos llegaban comunicaciones escritas con máquina de escribir y nosotros ayudábamos a sus autores a completarlas y digitalizarlas porque valorábamos el esfuerzo, por poner ejemplo, de un médico de familia que trabaja en el ámbito rural de Ucrania donde hay menos posibilidades y recursos. Hay que reducir la desigualdad para que la Atención Primaria pueda aplicarse en todos los países Europa.

 

Conversando con Sonia Tsukagoshi, la Liaison de Vasco da Gama en WONCA Europe (entrevista aquí +), nos comentaba que una petición de las nuevas generaciones de médicos y médicas de familia a nivel internacional es que haya más coordinación y unidad de acción. ¿Qué puede hacerse en ese sentido desde las organizaciones nacionales?

Desde mi punto de vista, el programa más interesante después de la Segunda Guerra Mundial para construir un mundo más unido es el que incluye propuestas como la del programa Erasmus. Que puedas irte a cualquier país europeo a estudiar y conozcas su realidad y hagas amistades con tus colegas de ahí, es un gran avance y una garantía de que ciertos errores no van a repetirse. Cuando estás haciendo tu especialidad, ir a otro país a completar tu formación es una ventaja y así es percibido hoy en día.

 

¿Cuáles son los desafíos de la Medicina Familiar a nivel Europeo?

Con la salida del Reino Unido, la prevalencia de la lengua inglesa igual ya no tiene tanto sentido y es posible que asistamos a ese debate en los próximos años y que se invierta más en traducciones en otros idiomas con más representación a nivel europeo. Un problema histórico que hemos tenido y que es común en otros países es el de solventar la dificultad de explicar lo que haces en una lengua con la que no estás familiarizado. Por suerte esto está cambiando. La dificultad para hablar nos ha limitado históricamente desde España.

 

¿Cómo ayudará el cambio de sede de WONCA World de Bangkok a Bruselas?

Bien, Bangkok es un sitio muy interesante, pero nos caía muy lejos. Bruselas está más cerca y también nosotros estaremos así más cerca de la toma de decisiones y de la Organización Mundial de la Salud. La semFYC está cada día más cerca de la toma de decisiones de la Organización Mundial de la Salud. Acabamos de llegar y estamos construyendo el nuevo ejecutivo mundial, con el nuevo CEO Harris Lygidakis y la futura Presidenta Anna Stavdal. Pensamos que hay que darles tiempo, pero estar más cerca de la OMS nos beneficiará.

 

¿Qué papel debe jugar la semFYC en relación a Iberoamérica y CIMF?

La semFYC participa desde hace décadas de la medicina de familia de Iberoamérica, así como de sus Grupos de Trabajo y órganos de gobierno. Facilitamos en la medida de lo posible la difusión del conocimiento y la estructuración de un sistema sanitario basado en la primaria y en la Medicina de Familia. También intentamos colaborar a nivel presencial en la medida de lo posible, con intercambios y asistencia a los congresos respectivos. Creo que a nivel político Iberoamérica puede aprender de la estrategia española para aplicar la Atención Primaria con una mínima oposición. A menudo hay que realizar una negociación, y tener la razón no es siempre suficiente. Creo que en España se hizo bien, con cierres y con reivindicaciones, pero después intentamos incluir a grupos con intereses muy diferentes.

 

¿Desde el punto de vista de la investigación, cómo ayuda la sección internacional de la semFYC a los investigadores españoles?

Desde luego. Hay una red europea llamada EGPRN adscrita a WONCA Europe de la que formamos porte y en la que es posible presentar proyectos e iniciativas a través nuestro.

 

Eras una persona activa en redes sociales, y te gusta hablar acerca de muchos temas distintos: política, cultura, anécdotas de pacientes. ¿Cómo ves tu comunidad en los últimos años?

Yo siempre he estado muy involucrado con los movimientos vecinales y a nivel social intento ver la realidad desde el punto de vista del ciudadano. Creo que es difícil valorar el último año por la crisis total que ha supuesto la COVID-19; mis pacientes se han tenido que quedar en casa y hemos hecho teleasistencia como nunca. Esto está marcando el revenir los hechos. Quizás se han racionalizado las consultas, y el sistema ha funcionado incluso mejor en algunos aspectos. Pero, en general, creo que debemos volver a la presencialidad, a tocar a los pacientes y a vernos cara-cara. El paciente necesita un referente que le guíe en el sistema sanitario, y esos somos nosotros, los médicos de familia. Como dice el expresidente de WONCA World Richard Roberts, lo más importante es la confianza.

 

¿Crees que esta confianza va en aumento?

Cada caso es distinto. Yo llevo más de 20 años en el mismo sitio y he visto la transformación informática y digital. Creo que la confianza se gana. Podemos ser una referencia para nuestros pacientes, ante la cantidad de información y ruido que hay, los pacientes quieren a alguien que les escuche, que los toque y que ayude a tomar la mejor decisión. La vida pasa por múltiples etapas y si no puedes hacer lo que te gusta y no encuentras el sentido, entonces es normal tener dolencias y problemas de salud. Pero cuando ayudas a alguien a que encuentre este camino, entonces la vida empieza a cobrar sentido. También hay que saber explicar los datos y traducir conceptos como riesgo atribuible o riesgo relativo, poner en gráficos o incluso imágenes estos conceptos que para mucha gente son complicados.

 

Josep Maria Vilaseca, Tesorero de WONCA Europe, nos explicaba que pasar por la COVID-19 como paciente ha sido la experiencia personal y profesional más transformadora de su vida. Tú, a menudo has defendido que la epidemia de COVID será un catalizador de cambios que ya se veían gestando desde hace años. ¿Cómo será la relación de los pacientes con su salud a partir de ahora?

Todo es muy complejo y los cambios y amenazas, según pensadores actuales como Harari, necesitan soluciones globales. Pensemos en la guerra nuclear o en la disrupción informática. Todo ello ha cambiado en muy poco tiempo. De un día para otro no hace falta pagar con tarjeta de crédito, no hacen falta visados, y podemos hacer todo telemático. Según filósofos y pensadores actuales, la revolución digital hará que donde había 5 trabajos ahora habrá 2. Pensemos en la Inteligencia Artificial, en sus usos para la ciencia o la investigación. Ahora es mucho más fiable la interpretación de una imagen del microscopio hecha mediante rayos e interpretada por parte de una máquina que la hecha por un científico con una alta preparación y formación. De hecho, este científico se fía más de la interpretación de la máquina que de la suya propia. No sé qué pasará con los médicos de familia. Pero lo cierto es que los cambios vienen para quedarse, va a quedarse mucha gente atrás y solo sobrevivirá quien mejor se adapte al cambio.

 

En relación a estos cambios, en 2018, tu defendiste el Proyecto KRISTINA en el Congreso Mundial de Corea en el que la semFYC participó y que, valiéndose de las herramientas de la Inteligencia Artificial, creó un avatar para dar respuesta a situaciones sanitarias determinadas e interactuar con humanos. La IA es un campo que te interesa. ¿Cómo afectará la pandemia en ese campo?

La pandemia es un gran acelerador. Ahora bien, la Inteligencia Artificial y el aprendizaje automático pueden utilizarse bien o mal. De hecho, hoy en día ya hay máquinas invencible de agredes que vencen a otras máquinas aprendiendo. La línea de pensamiento actual insiste en que la información sobre nosotros mismos que recogen las máquinas y los programarios les permitirá en un futuro conocernos mejor que nosotros a nosotros mismos y que nos ofrecerán lo que necesitamos. Esto es peligroso.

Respecto a los pacientes, también hay que decir una cosa, no le podemos pedir a alguien que tenía un bar de toda la vida que en un pocas semanas empiece a dominar el mundo de las APPs. Mozart era un genio desde niño, pero la mayoría de la huamnidad tardamos en adaptarnos, y este año ha sido terrible para muchas personas.

 

La semFYC ahora está liderando la comunicación y diseminación del HAPPY PATIENT, un proyecto europeo ambicioso con el objetivo de disminuir la prescripción arbitraria de antibióticos. Como médico de familia, cuando decides prescribir o no un antibiótico, ¿cómo es tu relación con esa toma de decisiones?

Nosotros recibimos información de los antibióticos cada mes, los que prescribimos, los que existen, etc. Hay que ver caso por caso, ver al paciente, su expectativa clínica, e incluso, si cabe, el cómo deconstruimos su idea de que va al médico a que le prescriban un antibiótico. Tenemos que ver cómo hacemos esa reconversión de ideas. Y, lamento decirlo, pero también deberíamos monitorizar a los propios médicos, a ver qué hacemos cuando nos encontramos en una situación determinada, la guía nos dice que no tomemos antibióticos y, a pesar de ello, acabamos tomándolos. Siempre miramos al paciente, pero ¿qué hacemos nosotros, honestamente, por ejemplo, ante una faringitis? Antes de dar lecciones a los pacientes, monitorízate a ti mismo.

 

Un momento profesional importante para ti sería…

Para mí lo más importante es el día a día y el pasar consulta. Creo que haber acompañado a pacientes con los que he estado durante muchos años en su proceso de morir, yendo a sus casas, hablando con sus familias, sin duda, eso es lo más importante que hay.

 

¿Eres miembro de la Junta de la semFYC, estás en comités de WONCA, participas de tu comunidad, incluso estás en un Club de Lectura… ¿De dónde sacas la energía para hacer tantas cosas y tener tantas funciones?

Bien, en muchos sitios estoy como observador. Intento ayudar en lo que pueda. También es cierto que si tuviera niños pequeños corriendo por casa no podría hacer tantas cosas. Tengo, además, la desgracia que de levantarme muy temprano.

 

¿Qué haces en la red europea EQuiP?

Nuestro objetivo principal es intentar homogeneizar las estrategias y políticas en Seguridad del Paciente a nivel europeo, intentamos que todo el mundo ceda un poco y que no quede nadie atrás.

 

¿Cómo has visto a la Junta de la semFYC durante la crisis de COVID?

Mis compañeros han tenido que lidiar con una situación muy exigente, pasando consulta y realizando tareas de representación institucional de la semFYC. Es mucho trabajo y está siendo una época dura por todos.

 

¿Hay razones para ser optimistas?

Sí, pero primero ser realistas. Nuestro sistema, comparado con otros países está bastante bien. Lo “bueno” que ha traído la epidemia es esa racionalización de la consulta. Hay que trabajar con calma y evitar la consulta basura. Las personas se merecen un trato distinto, y no podemos perder el control de la consulta a las 10 de la mañana. Gran parte de la crisis del coronavirus la ha llevado la Medicina de Familia y muchos compañeros se han quemado.

 

Finalmente, tienes un paciente que es un gran músico. ¿Qué canción de su repertorio te gusta más?

Sí, John Howard ha sido un gran músico en el Reino Unido. Tuvo mala suerte por razones políticas y demás, pero sus canciones están al mismo nivel que Pink Floyd, incluso algunas de ellas fueron censuradas por la BBC en su momento. Tiene un tema que se llama Goodbye Suzie (escúchala aquí +) que es muy inspirador.

¡Muchas gracias!

 

José Miguel Bueno

Responsable de la Sección Internacional de la semFYC