“Sólo con una buena comunicación puede hacerse una práctica médica de calidad”, entrevista a Julia Bóveda y Jesús Novo, la presidenta del Comité Científico y el presidente del Comité Organizador del XXIX Congreso de CyS

Desde #noticiassemFYC hemos entrevistado a la presidenta del Comité Científico, Julia Bóveda, y al presidente del Comité Organizador, Jesús Novo, acerca de cómo afrontan su XXIX Congreso de Comunicación y Salud que tendrá lugar en Santiago de Compostela los próximos días del 10 al 13 de octubre. El lema que han elegido para esta edición es “El camino es comunicarte”, y hace referencia a las diversas rutas a tomar en una buena comunicación y al arte que supone tener buenas competencias en este ámbito. Al mismo tiempo, es un homenaje al camino de Santiago que finaliza en la localidad que va a acoger el Congreso, un punto de encuentro de gente diversa con un mismo objetivo: Comunicarse y compartir.

Buenos días, en primer lugar, muchas felicidades por seguir con vuestra implicación con la Comunicación y la Salud y por haber llegado hasta las XXIX ediciones de Congreso. ¿Cómo lleváis el trabajo en el Grupo-Programa Comunicación y Salud de la semFYC?

Buenos días y gracias por vuestro interés en nuestro congreso y en nuestro grupo. El haber llegado al XXIX Congreso se debe al esfuerzo y a la ilusión con la que se organizan y se participa en estos encuentros. El trabajo organizativo lo lleva la junta directiva que, actualmente, preside Nieves Barragán.

 

En vuestro programa científico clasificáis de forma muy exhaustiva los diversos campos con los que habéis dividido los itinerarios del Congreso. ¿Podrías explicarnos un poco en qué consistirá vuestra oferta formativa?

Los itinerarios buscan promover el abordaje de temas de gran interés actual como las decisiones compartidas, las conversaciones difíciles o la entrevista motivacional o por el contrario, aspectos que se abordan con menos frecuencia como la comunicación con pacientes con necesidades específicas. También permiten organizar las actividades de investigación y docencia de forma que los asistentes interesados puedan centrarse en ellas para adquirir o ampliar su formación.

 

¿Creéis que puede ayudar a crear una atmósfera especial para compartir y comunicar el hecho de que el Congreso tenga lugar en un sitio como el Monasterio San Martín Pinario de Santiago de Compostela?

Cuando elegimos la sede éramos muy conscientes de que este lugar podía favorecer un ambiente especial: una hospedería del camino, en el centro de una ciudad que es lugar de encuentro y resultado de las aportaciones de múltiples culturas a lo largo de los siglos y con aulas que tienen “faladoiros”, asientos a ambos lados de las ventanas propicios para la conversación y que hemos elegido como símbolo de nuestro congreso.

 

Parece interesante la relación Medicina-Comunicación en una localización tan Espiritual… ¿Podríamos decir que la Comunicación es el alma de la práctica Médica?

El espíritu sería la bioética que utiliza la comunicación como principal herramienta. Sólo con una buena comunicación puede hacerse una práctica de calidad. La comunicación es parte del espíritu y al mismo tiempo la piel, sin olvidarnos de los aspectos técnicos de la comunicación que no se pueden dejar al margen, el componente técnico y el humano de nuestra profesión.

 

Vuestros congresos interesan mucho, como es lógico, a los médicos de familia, pero también hay profesionales de Enfermería y de todo el espectro de la Atención Primaria. ¿Creéis que la razón por la cual eso pasa es por el contacto constante con el paciente?

La Enfermería, por su contacto estrecho con las personas, desde siempre ha valorado las habilidades de comunicación como herramientas fundamentales. Pero el interés transciende incluso la Atención Primaria e involucra a otros profesionales. Un ejemplo en nuestro congreso es una mesa sobre conversaciones con donantes que realizarán compañeros de la ONT o un taller conducido por un fisioterapeuta.

 

Consulta la web del Congreso de CyS

¿En vuestros Congresos de Comunicación y Salud también contáis con la asistencia de pacientes?

Sí, en algunas mesas buscamos que los pacientes aporten su punto de vista. En nuestro congreso hay tres mesas abiertas a pacientes: Comunicación sin barreras, derecho y necesidad, Consulta 32, un Videofórum sobre la fibromialgia y El arte de escuchar presentando un documental en el que los pacientes hablan sobre sus necesidades de comunicación.

 

¿Cómo suelen ser los debates médico-paciente fuera del ámbito de la asistencia sanitaria?

En un ambiente de colaboración, interés y respeto genuino, son experiencias muy enriquecedoras porque los pacientes son los expertos en sus valores y necesidades.

 

En comparación con el año anterior, en el Congreso que celebrasteis en Córdoba, vemos que la oferta formativa en el programa científico de este año es tal vez más específica y fragmentada. ¿Podríais explicarnos a grandes rasgos cuáles son las diferencias con respecto al año anterior a nivel de temario?

En general, todos los congresos son muy variados en las temáticas y bastante similares en el ambiente amistoso, entretenido, incluso en muchas ocasiones divertido. En el nuestro cambian algunas de las líneas buscando abordar nuevos retos, temas de siempre y temas nuevos. Tenemos un interés especial en hacerlo atractivo e interesante para los profesionales jóvenes, los residentes, que en los últimos años se van incorporando paulatinamente y que aportan riqueza y frescura a nuestro grupo y a nuestros congresos.

 

¿Qué le dirías a alguien que ya hubiese estado en Córdoba para que repitiese este 2018?

Al que participa en uno de nuestros Congresos no hay que darle motivos para que repita, la experiencia en sí suele ser muy motivadora e invita a repetirla.

 

¿Cómo podemos aprovechar los conocimientos en comunicación y salud como “palabras que sanan”, entrevista clínica motivacional o coaching en equipos de Atención Primaria en nuestra vida fuera de la consulta?

Una buena comunicación mejora cualquier relación humana y facilita mucho la convivencia. La motivación o el trabajo en equipo son necesidades también presentes fuera de la consulta, en nuestro ámbito laboral, social y en general en nuestras relaciones interpersonales.

 

¿Qué tipos de actividades se engloban en el itinerario “Miscelánea”?

Las líneas temáticas son sugerencias. Muchas propuestas interesantes, algunas muy innovadoras, no encajan en ninguna de las elegidas y se engloban en este grupo.

 

¿Podéis asegurarnos que si asistimos a vuestro Congreso sabremos cómo manejar la agresividad?

Os aseguramos que ya sabéis como manejarla, de hecho lo habéis venido haciendo a lo largo de vuestra vida. Lo que podréis aprender es a identificar la agresividad latente, y qué estrategias son más útiles para poder utilizarlas de manera más consciente y con menor coste emocional.

 

Entre los colectivos médicos más vulnerables se encuentran los Residentes. ¿Por qué es importante que las nuevas generaciones de Medicina de Familia y Comunitaria manejen de forma adecuada la comunicación en la consulta?

Porque van a ser nuestros médicos y necesitamos que se puedan comunicar bien con nosotros. La comunicación es la herramienta que usamos en todas y cada una de nuestras actividades profesionales y manejarla con soltura mejora la calidad de la atención, la capacidad diagnóstica, la eficacia terapéutica y reduce la sobrecarga emocional y el riesgo de burnout.

 

¿Tenéis algún mensaje específico dirigido a sus competencias para animar a los Residentes a que se inscriban?

Este es un congreso que cuida y valora mucho a los residentes, en el que no hay distancias entre docentes y asistentes, entre expertos y noveles. Un foro en el que van a poder expresarse con libertad, sentir y compartir experiencias, dudas y miedos, desarrollando sus capacidades con la ayuda de grandes expertos y utilizando metodologías docentes innovadoras en muchos casos. Un espacio en el que tratamos de hacer comprender, experimentándolo, que la comunicación es una herramienta básica en las relaciones humanas, imprescindible y de gran ayuda en su práctica diaria.

 

¿Cómo veis la formación actual en Comunicación y Salud en relación a la que se daba hace unos años?

Mucho más extendida, profunda y variada, con mejores herramientas metodológicas y en, muchos casos, con evaluación de su eficacia. Sin embargo, sigue habiendo una gran diferencia entre la formación pregrado y la de postgrado. En la Universidad nos encontramos con una gran heterogeneidad, pues todavía hay centros en donde está prácticamente ausente. En el postgrado, el Grupo Comunicación y Salud ha dado un gran impulso a esta formación, y a día de hoy todas las Unidades Docentes tienen instaurado un plan formativo en comunicación para los MIR de Medicina Familiar y Comunitaria. No ocurre lo mismo, por el contrario, en otras especialidades médicas.

 

Recientemente, el médico español Francesc Borrell (miembro destacado de vuestro Grupo) acaba de ganar el prestigioso Premio internacional EACH de comunicación y salud. ¿Cómo veis la situación de España en general en el campo de la CyS en relación a la de los países de nuestro entorno?

A nivel de calidad, similar a los países punteros, en gran parte gracias a la labor de Francesc Borrell. Sin embargo, falta el marco normativo que la haga imprescindible en la formación de los futuros profesionales sanitarios, lo que se refleja en que en nuestro país mayormente es una formación postgraduada con docentes médicos de familia y en los países que la tienen más implantada es una formación de pregrado impartida por profesores universitarios.

 

 

A nivel personal vuestro, ¿podríais explicarnos brevemente cómo es hacerse cargo de la organización de un Congreso de estas dimensiones y con este grado de complejidad?

Un poco abrumador porque un congreso con 74 actividades docentes diferentes, mayormente en formato taller, supone mucho trabajo organizativo, y hacerlo con cuotas reducidas que faciliten la asistencia de gran variedad de profesionales, es un reto muy difícil. Supone una gran responsabilidad. Para una buena marcha es fundamental que haya una adecuada coordinación y sintonía entre los miembros del comité organizador y asimismo con la junta directiva.

 

¿Qué le diríais a alguien que estuviese dudando sobre si asistir o no?

Que mire el programa y que se plantee si en algún otro congreso puede recibir una formación tan variada y necesaria, a un coste muy asequible. Y además, en un entorno divertido, porque como dice uno de los docentes: si no es divertido, no es sostenible. Le diría que lo pruebe, el que viene una vez, repite.

 

Para todos aquellos compañeros y compañeras que no van a poder venir, ¿podríais indicarnos dónde podremos seguir toda la actualidad del Congreso?

En la web del grupo Comunicación y Salud (www.comunicacionysalud.es) podrán disponer de gran parte de los contenidos del congreso.

 

¿Deseáis añadir algo más?

Que los periodistas también podéis estar interesados en los contenidos y participar en un congreso centrado en el objetivo de vuestra profesión, la Comunicación.

 

Cierto. ¡Gracias por la invitación, será un placer venir a Santiago de Compostela!