Tabaco y otros estilos de vida. De círculos viciosos y virtuosos.

Los estilos de vida interactúan entre ellos, y todos sabemos que en ocasiones se pueden reforzar entre sí, por ejemplo dejo de fumar y hago más actividad física, me alimento mejor y además mejoro mi estado de ánimo (circulo virtuoso), o podemos caer en la situación contraria (circulo vicioso).

La relación entre el consumo de tabaco y la alimentación, el consumo de alcohol y la actividad física, ha sido motivo de debate en la excelente mesa “Tabaco y otros estilos de vida”, del pasado congreso del ENSP-CNPT de Madrid 14 de junio de 2018.

En primer lugar habló Julio Basulto sobre Tabaco y Alimentación (ver grabación en video de las ponencias). Nos comentó de que las personas que fuman comen peor, que el tabaco altera la percepción del sabor y por eso los fumadores podrían consumir más carne, alcohol, bebidas azucaradas y café (búsqueda de sabores potentes), y al contrario ya que al consumir estos productos apetece fumar. Nos habló sobre el efecto talismán o halo protector de consumir productos sanos o suplementos alimenticios pensando los fumadores que les protegen de los efectos nocivos del tabaco, y de la “trola” que suponen las dietas, hierbas y suplementos para dejar de fumar. “Fumar engorda” según su metáfora del tirachinas (más tiempo fumando más peso coges al dejarlo), aunque todos sabemos que se aumentan 5 kg de media al dejar el tabaco, recordando que hay un porcentaje de hasta el 20% que no aumentan de peso. Acabó dándonos consejos para abordar este aumento de peso: “Más vegetales, menos animales”; “No comas mejor, deja de comer peor”, “No lo compres que te lo comes”; reduce el tamaño de la ración, anota lo que comes, y acabó con el consejo de Gloria Fuertes “El mejor alimento es que siempre estés contento”.

Rodrigo Córdoba nos habló sobre el Consumo de Tabaco y Alcohol. Nos dijo que el consumo de tabaco se asocia al consumo de alcohol en todos los grupos de edad. Y se centró en los riesgos de cáncer por el uso combinado (aumento exponencial de riesgo de cáncer con tabaco y alcohol), los riesgos de patología psiquiátrica y daño cerebral (fumar aumenta el daño cerebral producido por el alcohol), los riesgos de accidentes de tráfico (fumar, al igual que el consumo de alcohol, aumenta el riesgo de accidentes de tráfico), y la estrategia abordaje del consumo dual (empezar por consumo de riesgo/perjudicial/adicción al alcohol, ya que el alcohol mata más precozmente que el tabaco, es complicado pero no imposible abordarlas simultáneamente). Ver presentación

Por último Emilio Salguero nos habló sobre Tabaco y Actividad Física AF. El tabaquismo y a la inactividad física comparten falta de atención, y escasos recursos invertidos en su abordaje, poca implicación de profesionales, y exclusión en planes formativos y en pruebas selectivas. Del papel de la AF en la deshabituación tabáquica (la AF como elemento iniciador de un estilo de vida saludable, que incluye dejar de fumar; la AF como recurso terapéutico para ayudar al fumador). ¿Cuál es la AF más útil para ayudar a dejar de fumar y para mantener la abstinencia? Por qué y cómo intervenir sobre la AF del que acude a pedir ayuda para dejar de fumar (aprovechar la motivación del que desea iniciar una nueva etapa en su vida, más saludable; las ventajas de intervenir globalmente sobre el estilo de vida del sujeto). Ver presentación.

Una mesa y unos ponentes GENIALES

 

 

 

 

Paco Camarelles

Artículo publicado en el Blog del Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud del PAPPS