¡Un mundo libre de polio es posible!

Inmersos en el desafío de la pandemia por COVID-19, surge una gran noticia en el mundo de las enfermedades infecciosas: la erradicación de la polio en África

El 25 de agosto de 2020, la OMS anunció oficialmente la eliminación de la poliomielitis en África, todo un éxito para el campo de la salud pública. En este logro, mucho han tenido que ver la vigilancia epidemiológica y la vacunación.

En 1900, la poliomielitis era una de las enfermedades infantiles más temidas por la parálisis flácida que provocaba. En 1916 un brote de poliomielitis en EEUU paraliza a 27.000 personas y mata a 6.000; activando una gran oleada de investigaciones, aunque no será hasta 1929 cuando se descubre el “pulmón de hierro”, que permite respirar a los pacientes paralizados, siendo ampliamente utilizado en EEUU y Europa. Tras sufrir epidemias por todo el mundo, en 1954 el Dr. Jonas Salk desarrolla y distribuye la primera vacuna contra la polio de virus inactivados e inyectable y solo dos años después; el Dr. Albert Sabin desarrolla la vacuna oral atenuada la cual, desde 1962 se convierte en la vacuna de elección, más fácil y menos costosa de administrar que la vacuna inyectable y elimina también la posibilidad de excretar virus salvaje a través de las heces. 

En 1988 la Asamblea Mundial de la Salud impulsa grandes acciones para lograr la erradicación mundial de la poliomielitis. En 1994, la Región de las Américas de la OMS fue certificada libre de polio, seguida por la Región del Pacífico Occidental en el 2000, y la Región de Europa en 2002. Lográndolo Asia Sudoriental en 2014. 

En 1996 cuando 75.000 niños fueron paralizados por la polio en África, los jefes de los Estados africanos adquirieron el compromiso de eliminar la polio del continente. La campaña “Kick Polio Out of Africa” ha administrado más de 9.000 millones de dosis de la vacuna oral contra la polio con la colaboración de millones de voluntarios.

Para mantener en vigor esta eliminación resulta fundamental la vigilancia epidemiológica estrecha y el mantenimiento de la inmunización rutinaria en la infancia. Actualmente, después del gran logro de la eliminación del poliovirus salvaje en África, éste solo circula en dos países, Afganistán y Pakistán.

El objetivo final ya está cerca, y es la vacunación global frente a la polio como instrumento para conseguir su total erradicación. No obstante, la OMS indica que estaremos libres de polio, cuando las personas que han sido afectadas estén libres de sus consecuencias. Con el paso de los años, las personas que han sufrido poliomielitis pueden desarrollar el “síndrome postpolio” (o efectos tardíos de la polio), dando lugar a complicaciones derivadas de la afectación neurológica del virus, como son atrofia muscular y neuromuscular que producen sobre todo debilidad muscular. 

 

              Imagen: Rotary Internacional. El día mundial contra la Polio es el 24 de octubre [citado 20/09/2020]

Disponible en: https://www.endpolio.org/es.

 

Susana Martín

Grupo de Prevención en Enfermedades Infecciosas del PAPPS