Ya está disponible la vacuna contra el consumo de tabaco

“Las vacunas desempeñan un papel fundamental en la prevención y el control de las enfermedades transmisibles. Las vacunas han evitado innumerables casos, y salvado millones de vidas en todo el mundo de enfermedades como la poliomielitis, la viruela, el sarampión, la difteria, la gripe y muchas otras. Dada la importancia crítica y el impacto de las intervenciones de prevención, basadas en la población, para combatir la epidemia de tabaquismo, describimos un modelo para reducir el consumo de tabaco y la exposición al humo de segunda mano utilizando los principios de la vacunación en Salud Pública”.

Es así como comienza el artículo publicado recientemente en la revista The Tobacco Control Vaccine: a population-based framework for preventing tobacco-related disease and death. El artículo nos dice que la vacuna ya ha sido probada y testada, y está compuesta por medidas preventivas de eficacias comprobadas, basadas en la población, para reducir el consumo de tabaco y la morbilidad y mortalidad relacionadas con el mismo. Se fundamenta en marcos existentes, basados ​​en la evidencia, como el WHO REPORT ON THE GLOBAL TOBACCO EPIDEMIC, 2017 Monitoring tobacco use and prevention policies.

Los Contenidos de la vacuna contra el consumo de tabaco incluyen el aumento del precio del mismo (un aumento considerable del precio de los productos de tabaco es la intervención más efectiva para reducir el consumo, especialmente entre poblaciones sensibles a los precios, como los jóvenes), las políticas para garantizar los espacios libres del humo del tabaco, las campañas en los medios de comunicación, y el acceso de los fumadores a recursos y tratamientos para dejar de fumar.

Para que la Cobertura de la vacuna sea un éxito, es importante asegurar la presencia de cada uno de los cuatro Contenidos. Cuanto mayor número de contenidos e inversión realizada, mayores disminuciones en el consumo de tabaco y más rápido el impacto, teniendo en cuenta que vamos a necesitar varias dosis. La implementación completa de las intervenciones de la vacuna es fundamental para lograr con éxito su máximo potencial, siendo muy importante que la vacuna llegue a todos los grupos de población, particularmente a aquellos con la mayor carga de consumo de tabaco y exposición al humo de segunda mano. Reducir las desigualdades sociales y de salud en el acceso a la vacuna es un tema crítico.

El respaldo de la vacuna entre la Comunidad es muy importante. Si las partes interesadas participan activamente en la planificación, suministro y evaluación de las intervenciones, podemos generar una mayor cobertura de vacunación. y mayor equidad para las poblaciones desatendidas. Sin olvidar la satisfacción y entusiasmo entre los profesionales de la salud, las organizaciones sociales, sistemas y redes sociales cuyo compromiso y movilización es fundamental para garantizar la eficacia y la sostenibilidad de la vacuna.

Pero no seamos ilusos, la aplicación de la vacuna tiene poderosos enemigos temerosos de perder su inagotable negocio como la industria del tabaco (el mosquito o vector que transmite la enfermedad). Y políticos con falta de voluntad para mejorar la salud de todos, comprando la vacuna y aplicándola en la sociedad.

¿A que esperan nuestros diputados para comprar la vacuna?

Artículo publicado en el blog del Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud – PAPPS