“Con la vacuna de AstraZeneca los beneficios superan los riesgos de los efectos secundarios”, Susana Martín, coordinadora del Grupo PAPPS-semFYC de Enfermedades Infecciosas y Vacunas

La segunda webinar de semFYC DIRECTO a la COVID finalizó con la intervención de Susana Martín, coordinadora del Grupo PAPPS-semFYC de Enfermedades Infecciosas y Vacunas, quien se centró en la seguridad y eficacia de las vacunas que tenemos en la actualidad. Empezó señalando que es un tema “muy dinámico” que se actualiza continuamente, sobre todo lo que se refiere a la de AstraZeneca.

Pfizer fue la primera vacuna a la que se refirió, recordando que desde el principio “nos gustó mucho por demostrar una gran eficacia en el grupo que más nos preocupaba, la población mayor: aquellos que están por encima de 60 años. Los más vulnerables”.

Muchos de estos datos se han corroborado con la campaña de vacunación en Israel, donde se ha comprobado que a partir de la segunda dosis las respuestas son muy buenas en la población total. También en Reino Unido se ha ido viendo su gran efectividad con mayores de 80 años.

De la vacuna de Moderna, que comparte tecnología ARNm con la anterior, también se puede hablar de una eficacia en torno al 94%, que “baja un poquito en mayores de 65 años, aunque continúa siendo muy alta”. En Estados Unidos, un estudio de cohorte retrospectivo en pacientes asintomáticos sobre el impacto de estas vacunas indicó que “el riesgo de tener una PCR positiva bajaba en torno a un 80% tras la segunda dosis de cualquiera de las dos vacunas ARNm

AstraZeneca es la vacuna con mayor polémica,  por lo que está desde hace unas semanas en el ojo del huracán. Sin embargo, Martín afirmó que “los estudios aleatorios que se realizaron hablaban de una eficacia global a la segunda dosis de en torno al 80%, en caso de que el intervalo entre ambas dosis sea de entre 10 y 12 semanas, porque aumenta mucho la eficacia”.

Por otro lado, aseguró que “los efectos adversos son poco frecuentes y que los beneficios superan los riesgos de los efectos secundarios; además, que la vacuna no aumenta el riesgo de trombosis y que no hay evidencia de problemas con lotes determinados de esta vacuna ni defectos de fabricación”.

La miembro del PAPPS-semFYC se refirió finalmente a la vacuna de Jensen como muy eficaz en casos de hospitalización por covid-19, lo que supone una buena eficacia ya que, como aseguró, “lo que queremos con las vacunas, además de reducir la morbilidad, es reducir sustancialmente las complicaciones de los pacientes”.

Antes de terminar, hizo un repaso de la eficacia de las vacunas con que contamos frente a las nuevas cepas. Respecto a la sudafricana, comentó que “algunos estudios muestran una disminución de la capacidad de neutralización de sueros de pacientes convalecientes”, lo que preocupa por lo que pueda significar de reducción de la eficacia de las vacunas. En concreto, un ensayo clínico realizado con la de AstraZeneca se observó que no tenía eficacia”, razón por la cual se ha dejado de poner en Sudáfrica.

La cepa brasileña presenta 12 mutaciones en la proteína de la espícula, lo que podría significar “un escape a la neutralización por anticuerpos monoclonales”, admitió Martín Martín. Estas nuevas cepas podría obligar a “hacer variaciones en las vacunas para conseguir una mayor efectividad”.

 

Descarga aquí la presentación completa de la parte 2 del WEBINAR semFYC DIRECTO [+]

Vuelve a visualizar el WEBINAR en semFYC TV [+]