Comunicado: Posicionamiento en relación con el cierre de los Centros de Salud

La evolución de la pandemia SARS-CoV-2 obliga a gestores y a profesionales a tomar decisiones de forma inmediata para lograr mitigar el crecimiento de la infección y permitir la adaptación de los servicios sanitarios y así evitar su colapso.

 

Comunicado de la Junta Permanente de la semFYC

 

Desde la Junta Permanente de la semFYC, tras el análisis de los últimos protocolos de reorganización, consideramos que la respuesta organizativa que se ha realizado desde las diferentes administraciones sanitarias y los servicios de salud pública no ha tenido, lamentablemente, en cuenta la fortaleza de la Atención Primaria en nuestro país.

Estimamos que no se ha tenido presente la  reconocida estructura con que cuenta el SNS en España y que se ha optado por seguir el modelo de países como China, Corea del Sur o incluso Italia, que no cuentan con una Atención Primaria desarrollada. Para estos países la habilitación de este modelo de triaje en base a hospitales de campaña para pacientes no graves era la respuesta para hacer el seguimiento de los síntomas y la evolución de los mismos y en caso de empeoramiento, su derivación a hospitales.

Sabemos y reconocemos la dificultad de tomar decisiones que pueden tener un extraordinario impacto en la salud de los ciudadanos, y por eso mismo creemos que es de vital importancia no cerrarse a otras opciones y asumir miméticamente que este modelo sea la única respuesta posible a  la pandemia

Por todo ello, la Junta Permanente de la semFYC estima que:

 

  1. En el momento actual nos encontramos en fase de transmisión comunitaria de la infección (ya llevamos varias semanas) y, ante ello, lógicamente la respuesta se debe construir desde una perspectiva  comunitaria. Solicitamos que los pacientes sean evaluados por los profesionales de atención primaria los cuales ejerciendo su papel de gatekeeper (filtro) discriminen a los pacientes que pueden seguir recibiendo atención en el centro de salud y/o en el domicilio de aquellos que deban de ser derivados a los hospitales. No olviden que así se está haciendo ya desde el inicio de la crisis.
  2. Se hace necesario redibujar el modelo de consulta telefónica y de información que se han establecido en las diferentes comunidades autónomas. El 112 y los teléfonos de información que han habilitado las CCAA que durante la fase de contención tenían sentido, están ahora absolutamente sobrecargados y no pueden cumplir el papel para el que fueron diseñados. Proponemos que la atención y la información la reciban los ciudadanos desde su centro de salud, lo que facilitará ofrecer una respuesta ágil a sus preocupaciones y decidir si precisan o no atención presencial. 
  3. La situación actual hace necesaria la dotación de recursos que garanticen la seguridad asistencial y la capacidad de resolución. Es imperativo que todos los equipos de atención primaria indiquen y dispongan de pruebas de diagnóstico rápido. Asimismo se debe asegurar la  seguridad de los profesionales con la dotación del material de protección necesario y suficiente para la atención en centros de salud, puntos de atención continuada y domicilios.
  4. Comprendemos que durante esta pandemia se deben adecuar, por criterios de eficiencia, los distintos dispositivos en ambos ámbitos asistenciales, incluyendo la unificación de puntos de atención continuada e incluso evaluar respuestas singulares,, como la puesta en marcha de hospitales de campaña. Pero no entendemos que los pacientes con síntomas leves, sin factores de riesgo o con factores de riesgo, pero buen estado general, deban acudir o permanecer en estos hospitales o dispositivos. Creemos que, si las condiciones de habitabilidad de sus domicilios lo permiten, el mejor sitio para permanecer y recibir atención continua serán sus propios domicilios muy especialmente en lo relativo al confort y equilibrio emocional en esta situación de confinamiento. 
  5. Dicho esto, cabe añadir que la puesta en marcha de los llamados hospitales de campaña u otros dispositivos extraordinarios son recursos que, por supuesto, se deben considerar siempre y cuando exista el riesgo de colapso de la atención hospitalaria y los cuidados intensivos, así como ante situaciones en las que el confinamiento domiciliario de pacientes con síntomas  leves entrañe riesgos. En esa coyuntura, desde la semFYC animamos  a todos los médicos de familia a que -según su capacitación-  se pongan, voluntariamente, a disposición de la administración sanitaria, para evitar el colapso hospitalario.
  6. Y por todo lo anterior, la Junta Permanente de la semFYC estima que este no es el mejor momento ni se dan la condiciones,  a excepción, quizá- de alguna situación extrema- para proceder al cierre de centros de salud equipados y con personal cualificado asignado como medida de gestión ante esta crisis sanitaria.

A modo de reflexión, cabe señalar que la organización de nuestro sistema sanitario con una Atención Primaria poderosa es, probablemente, el mejor diseño para dar respuesta a esta pandemia. Los hospitales no solo precisan más recursos sino que alcanzan su máxima eficiencia cuando únicamente llegan aquellos pacientes que los necesitan. Por este motivo se hace imprescindible que previamente hayan sido evaluados por los profesionales de atención primaria y atención continuada. 

Se trata de dotar a la Atención Primaria y confiar en su capacidad de resolución para dar-no solo- atención a ese 80 % de pacientes cuyo cuadro será leve sino también para discriminar los cuadros leves de los graves y asegurar la continuidad de la atención a los pacientes que sean dados de alta del hospital. Todo ello sin olvidar, en ningún momento, la atención a aquellos pacientes que tienen otros problemas de salud y necesidades de asistencia diferentes a los derivados del COVID-19.

Reconocemos el esfuerzo y la dificultad en la toma de decisiones de los responsables políticos y gestores sanitarios en un entorno tan complejo, difícil y cambiante y por eso lejos de trasladar una crítica negativa nos creemos en la responsabilidad moral de hacer llegar nuestras valoraciones profesionales con el único objetivo de aportar elementos que ayuden a resolver de la manera más eficiente esta dramática alarma sanitaria

 

La Junta Permanente de la semFYC