“En 4-6 semanas veremos un incremento de casos hasta alcanzar un pico máximo, y a partir de ahí, un descanso progresivo”

Buenos días y muchas gracias por concedernos esta entrevista. ¿Podrías explicar el por qué la situación que nos presentaba tu compañero Javier Arranz en esta entrevista de hace unos días ha cambiado hasta llegar a la situación actual?

Buenos días, en primer lugar, comentar que la evolución que estamos viendo era previsible desde el principio, al constatar el alto grado de transmisibilidad de este nuevo coronavirus era fácil prever que en poco tiempo saliese de la provincia de Hubei y se expandiera por otros territorios. Además, en un mundo tan globalizado y con una infección que tiene periodos de incubación que van de 5 o 6 hasta los 14 días, parece casi inevitable que se escape de los controles incluso aunque fuesen tan estrictos y exhaustivos como los aplicados en China.

 

¿Eso significa que muchas personas han salido de Hubei sin ser testeadas?

Las medidas que se tomaron en China fueron extremas y aislaron a un área geográfica muy extensa. Parece ser que son pocas las personas que han salido de esta área, una vez que la situación epidémica obligó a adoptar medidas de aislamiento social y de restricciones de movimiento de personas, pero en las primera semanas estas medidas no se habían aplicado y tampoco tienen la capacidad de limitar la salida del país a personas de otras nacionalidades

 

¿En qué fase nos encontramos en España?

Actualmente en España está declarado el escenario número 1 de la fase epidémica. Eso significa que nos encontramos en una fase de contención, que implica una escasa transmisión comunitaria, muy limitada, y no existe una transmisión sostenida aparente. Además, aunque la mayoría de los casos son importados de países de zonas de alto riesgo y evidencia de transmisión comunitarios (China, Corea del sur, Italia, Irán, Singapur, Japón), no existe una entrada masiva de este tipo de casos. Los casos de transmisión comunitaria proceden de contactos con esos casos

 

 

¿En qué consiste la fase de contención y qué tiene que pasar para que pasemos a otra fase?

En esta etapa, el objetivo principal es contener el brote limitando las posibilidades de transmisión, para tratar de evitar o al menos retrasar la propagación de la infección y la carga asociada al sistema sanitario. Para lograrlo es fundamental la detección rápida de casos importados y transmitidos localmente, el aislamiento de estos casos y el seguimiento de los contactos locales, para evitar las cadenas de transmisión en el ámbito doméstico. Además, es el momento para prepararse y adecuar los recursos sanitarios con el fin de dar una respuesta al aumento de casos nuevos que se puedan producir o ante la diseminación de la infección de una forma más generalizada. En esta línea, tanto a nivel ministerial como en las diferentes CCAA, se han publicado diferentes protocolos y procedimientos de actuación ante la sospecha de un posible caso o para organizar la atención en Centros de Salud, en domicilio, en hospital u urgencias. Hay que hacer un especial esfuerzo para informar a la población sobre la enfermedad, la transmisibilidad, la gravedad y las medidas preventivas disponibles.

En este periodo se aconseja el autoaislamiento y la cuarentena de contactos cercanos, medidas de distanciamiento social (evitando estrechar las manos y besos, evitar transportes abarrotados y limitar las reuniones masivas innecesarias o en casos excepcionales) En determinadas ocasiones, ante brotes muy localizados podría implantarse medias adicionales de cierres de guarderías y escuelas o medidas en el entorno laboral.

En los siguientes escenarios, el 2, se caracteriza por un notable incremento de la transmisión comunitaria a determinados grupos y de casos importados, pero siempre sin llegar a una situación incontrolable.

 

¿Podemos hablar de pandemia?

No podemos hablar de pandemia, como he dicho, la tasa de casos identificados es muy baja, la mayoría corresponde a casos importados o sus contacto en nuestro entornos. No existe transmisión comunitaria generalizada, sostenida e incontrolada

 

 

¿Qué colectivos son los más afectados?

Fundamentalmente afecta a adultos mayores de 60 años. Sabemos que a mayor edad, mayor probabilidad de infección complicada y mayor letalidad. Aproximadamente el 70% de los casos declarados en China padecían enfermedades crónicas, principalmente de tipo cardiovascular (HTA, enfermedad coronaria), diabetes, respiratorias o cerebrovasculares entre otras. Además las enfermedades cardiovasculares y diabetes aumentaban su prevalencia de forma que importan en los casos  más graves.

 

¿Es de esperar que el virus se siga comportando de la misma forma y afectando a los mismos grupos de riesgo?

En general, es previsible que se mantenga así. Padecer una enfermedad crónica seguirá siendo un factor de riesgo y de peor pronóstico.

 

Se dice que el 80% de casos podrían no estar diagnosticados, ¿es cierto?

Por lo que conocemos de la evolución de la infección en China, aproximadamente el 80% de los infectados tiene un cuadro asintomático o con síntomas leves similares a los de un cuadro catarral con o sin fiebre. No se conoce el porcentaje de casos asintomáticos. Esta circunstancia dificulta el diagnóstico. Seguramente, si conociésemos la verdadera incidencia de estos casos, los datos epidemiológicos serían más favorables hacia la menor letalidad de esta infección, frente a otras infecciones respiratorias como la gripe estacional.

 

¿Qué riesgo hay para el personal sanitario?

Los riesgos para el personal sanitario son los habituales para evitar el contagio de infecciones transmitidas por virus respiratorios. El SARS-COV-2 se transmite a través de las gotas respiratorias al toser, estornudar o hablar fuerte a menos de un metro de distancia o del contacto directo con objetos o superficies contaminadas con secreciones respiratorias. No es un virus que se transmita por vía aérea, excepto algún procedimiento clínico que genere aerosoles (broncoscopio, intubación).Por este motivo, deben tomarse medidas de protección respiratoria y lavado frecuente de manos con jabón o fricción con solución hidroalcohólica. Se ha demostrado que en algunos objetos, especialmente no porosos como el plástico y a una temperatura óptima, el coronavirus, que cursaba el síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA) puede permanecer hasta 4 o 6 días. Este virus tiene una elevada similitud con el COVI-19. Por este motivo estas superficies que se tocan con frecuencia (mesitas de noche, somieres, muebles del dormitorio), las superficies del baño y el inodoro deberán ser limpiadas con material desechable y desinfectadas diariamente con un desinfectante doméstico que contenga lejía en una dilución 1:100 (1 parte de lejía y 99 partes de agua)

Los profesionales sanitarios que atiendan clínicamente o tomen muestras biológicas de los casos confirmado por el SARS-COV-2 o en investigación, deberán utilizar equipo de protección individual (EPI) frente a la infección transmitida por gotas y por contacto que incluya bata resistente a líquidos, mascarilla, guantes y protección ocular anti-salpicaduras. En caso de realizarse procedimientos que generen aerosoles se recomienda la utilización de mascarilla con una eficacia de filtración equivalente a FFP2, que se usan habitualmente para evitar la transmisión aérea.

¿Qué tendremos antes, tratamiento o vacuna?

Aunque ya se ha secuenciado genéticamente el virus debemos esperar todavía bastante tiempo hasta que dispongamos de una vacuna. Aunque se puedan acelerar, es obligado respetar una serie de fases en los ensayos clínicos que impedirán tener una vacuna para uso en la población antes de un año y medio como mínimo. Este proceso puede ser mucho más corto en el caso de la posibilidad de disponer de un fármaco antiviral específico pues en la actualidad algunos medicamentos han mostrado efectividad in vitro frente a 2019-nCoV (péptido de fusión (EK1), abidol , inhibidores de la síntesis de ARN)

 

¿El virus puede volver a mutar?

Es un virus nuevo, que ha mutado con anterioridad a la infección del ser hermano, por lo que es más inestable y no podemos estar 100% seguros de qué camino tomará. No obstante, es cierto que desde su aparición ha mantenido unos rasgos constantes en cuanto a letalidad (alrededor de un 2-3% en China e inferior al 1% en la mayoría de las países fuera de China.) y a características de la población infectada. La secuenciación de diferentes muestras de este coronavirus SARS-COV-2, no han mostrado mutaciones.

 

¿Lo veremos desaparecer con la llegada del verano?

Sabemos que es un virus al que gusta el frío. Por este motivo es previsible que la probabilidad de transmisión será menor cuando suban las temperaturas. También es previsible que disminuya su transmisión por una cuestión social. En invierno pasamos más tiempo en espacios cerrados, poco ventilados y nos juntamos más.

 

¿Qué te parecen las medidas de suspensión de jornadas y congresos para el personal sanitario?

Son medidas que se han adoptado por los servicios de salud, sin valorar adecuadamente el impacto que va a tener la medida a nivel sanitario. No olvidemos que estas actividades científicas son imprescindibles para mantener y mejorar la competencia que los profesionales requieren para atender adecuadamente y con garantías a los problemas de salud de la población. Además también hay necesidad de reuniones para organizar el trabajo en los centros o conocer los nuevos protocolos de actuación, especialmente en este tema concreto del COVID-19. La medida está diseñada epidemiológicamente para aumentar el número de profesionales disponible par atener a la población en este escenario de alerta. Las instrucciones que han elaborado la mayoría de los servicios de salud han sido muy genéricas y restrictivas para todos los profesionales. Se han suspendido hasta las actividades de educación y participación comunitaria. Las instrucciones deberían ser más concretas, delimitando el tipo de actividad, número de participantes, especialidades clínicas o duración de la medida, así como el resto de actuaciones relacionadas que se van a tomar. En el escenario actual de la infección por el SARS-COV-2 solo se considera la cancelación de reuniones masivas en casos excepcionales.

 

¿No te parece que protegerá sustancialmente la salud de la población?

Efectivamente va a proteger la salud de la población aunque es difícil estimar el efecto. Entendemos la preocupación de los Servicios Sanitarios y de la población. Precisamente queremos transmitir a la población que tiene unos profesionales sanitarios responsables, en este caso sus médicos de familia, comprometidos con la profesión y con su salud. Los médicos somos los principalmente interesados en no enfermar, ni transmitir la infección a la población ni a los compañeros. Queremos y debemos estar sanos y activos, pero también bien organizados y bien formados. La semFYC ha decidido, debido a la situación epidemiológica nacional e internacional, posponer las actividades formativas propias inmediatas previstas las próximas semanas hasta ver la evolución de la infección por el coronavirus.

 

¿Cómo nos ves en unas semanas?

China, principalmente la provincia de Hubei, es el ejemplo de la situación más extrema a la que puede llegar la epidemia del coronavirus. Después de 2 meses desde el inicio y de una fase epidémica intensa, están controlando la incidencia de nuevos casos de infección por el SARS-COV-2. No es previsible que en España lleguemos a vivir la situación que se ha vivido en China, en cuanto a tasa de incidencia y letalidad. No obstante la evolución de los nuevos casos de infección es probable que siga una evolución similar: incremento de casos de una forma contenida las próximas 4-6 semanas hasta alcanzar un pico máximo de incidencia y a partir de ahí, un descanso progresivo de nuevos casos. Es previsible que no se llegue a situaciones de transmisión comunitaria masivas imposibles de controlar.

 

¡Muchas gracias, y mucha suerte!

 

José María Molero

Grupo de Trabajo en Enfermedades Infecciosas de la semFYC

 

[+ información en la sección web del GdT]

© Ilustraciones de:
M. Alsomeda, F. Hauchard y MJ Chang