Los costos de la Resistencia Antimicrobiana y los beneficios de reducirla

Traducimos el artículo “The costs of the Antimicrobial Resistance and the benefits of reducing it” publicado en la página web del proyecto HAPPY PATIENT del cual forma parte la semFYC como responsable de la Comunicación y diseminación científica, así como de parte de la formación internacional

 

Descarga aquí el Newsletter de Mayo del proyecto HAPPY PATIENT e inscríbete si quieres recibirlo [+]

 

 

Las resistencias a los antimicrobianos (RAM) causan daños a corto y largo plazo, a la persona que padece la infección resistente y a la comunidad en la que vive, incluso a todo el planeta. Por ello, se imponen costes a los pacientes con infecciones susceptibles, a los que pueden necesitar antibióticos como profilaxis y a los pacientes que no pueden acceder a los hospitales porque no hay camas disponibles al estar ocupadas por otros pacientes cuya estancia se ha alargado por una infección resistente a los antibióticos.

El coste del tratamiento hospitalario de las infecciones resistentes es solo una pequeña parte del coste total, como destacaron Smith y Coast en 2013, quienes buscan el «coste real de la resistencia microbiana». Estos autores imaginaron en su artículo un mundo distópico sin antibióticos efectivos y estimaron que la mortalidad por infecciones posteriores a la cirugía de cadera podría aumentar hasta en un 30%. La pérdida de eficacia antibiótica es una externalidad negativa (en costes) del consumo de antibióticos. Se genera una externalidad de costos cuando los efectos del consumo de una persona perjudican a otras personas, ahora o en el futuro. La externalidad negativa total del uso de antibióticos es, entonces, la pérdida de bienestar debida a las RAM menos los beneficios de bienestar que se derivan del uso de antibióticos.

Los costos de las RAM deben calcularse desde una perspectiva social, midiendo los costos para el individuo, la sociedad (considerando los resultados económicos más amplios) y el ecosistema. Deben incluir además de los costes adicionales del tratamiento médico debido a las RAM, los costes de la reducción de la productividad laboral, la reducción de la oferta laboral debido a la morbilidad y la mortalidad prematura, y los «costos hundidos» de la reducción de la eficacia de los tratamientos antibióticos en el futuro debido a la sobreprescripción actual.

Según un informe técnico conjunto del ECDC y la EMEA, en 2007 el coste total de las RAM para cinco antibióticos en Europa, Islandia y Noruega ascendió a 1500 millones de euros. El 60% (900 millones de euros) corresponde a costes hospitalarios, el 30% a costes por pérdida de productividad por mortalidad prematura y el 10% a pérdida de productividad por absentismo laboral por enfermedad.

Las RAM están creciendo a un ritmo alarmante. Por lo tanto, es necesario estimar no solo los costos actuales, sino también las tendencias, mediante la proyección de costos a futuro según escenarios alternativos. Las estimaciones de los aumentos de costos de AMR son extremadamente pesimistas porque el problema está creciendo exponencialmente. Según el Banco Mundial, en 2030 los costos globales atribuibles a la resistencia microbiana representarán entre el 1,2% y el 4,1% del PIB mundial, considerando únicamente la reducción de la oferta laboral por mortalidad prematura. Si también se consideraran los efectos más amplios sobre la economía, las cifras serían mucho peores. Incluso en países como Suecia, donde las resistencias en el pasado no han sido tan preocupantes, un informe de la agencia de salud pública estimó que entre 2030 y 2050 los costos anuales totales aumentarán en un 50%.

Las buenas estimaciones del costo de las RAM son importantes como punto de partida para calcular los beneficios de las intervenciones para reducirlas. Existen intervenciones que reducen el consumo innecesario de antibióticos y por tanto el riesgo de resistencia bacteriana. Estos incluyen programas de administración y pruebas de diagnóstico rápido. El proyecto HAPPY PATIENT contribuye a estas políticas. En el proyecto estimaremos la efectividad de las intervenciones para reducir el consumo de antibióticos y cuantificaremos su costo-efectividad, es decir, compararemos los beneficios con los costos.

 

Beatriz G. López Valcárcel

Catedrática de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria