20 de noviembre: Carrera de las ciudades contra el cáncer de páncreas

El próximo 17 de noviembre se celebra el Día mundial contra el cáncer de páncreas, y tres días más tarde, el domingo 20 de noviembre en Alicante y en Las Rozas tendrán lugar dos carreras en las que el 100% de los costes de inscripción irán dedicados a la promoción de la investigación científica en este ámbito. La semFYC ha avalado ese proyecto en la lucha contra el cáncer de páncreas y se ha comprometido a difundir las carreras para que, entre todo el mundo, se logre que sean un éxito.

Más allá de la recogida de fondos para la investigación médica, también se quiere poner el foco en la importancia del conocimiento. En ese sentido, estudios recientes han confirmado que el de páncreas es uno de los cánceres que más se desconocen, llegando hasta un 60% el número de personas que no saben nada sobre este tumor. Para darlo a conocer se ha creado el hashtag #WPCD.

Por otro lado, en 2016 se puso en marcha la campaña TIEMPO que se hizo a partir de la grabación de los testimonios de enfermos de cáncer de páncreas que ya no están con nosotros a través de seres queridos e importantes en sus vidas y también con testimonios de pacientes que les conocieron. El objetivo era el de concienciar acerca de la necesidad de conseguir más tiempo: actualmente un 75% no supera el año de vida tras el diagnóstico.

Consulta toda la información acerca de la inciativa Carrera de las ciudades contra el cáncer de páncreas en la página web: carreracancerpancreas.es

Un cáncer cada vez más diagnosticado

El cáncer de páncreas o cáncer pancreático es un tumor que se origina en la glándula pancreática de este órgano vital para el funcionamiento de nuestro organismo. A pesar de ser un órgano del cuerpo no lo suficientemente conocido, el páncreas tiene un papel básico y fundamental y sus funciones afectan a diversos sistemas. De un lado el digestivo: Las enzimas digestivas que segrega pasan al intestino delgado; también tiene una función endocrina puesto que segrega hormonas que van directamente a la sangre, como por ejemplo la insulina, el glucagón, el polipéptido pancreático o la somatostatina.

Los tumores originados en el páncreas constituyen una de las neoplasias más agresivas dado su rápida difusión y su falta de síntomas específicos tempranos. Estas circunstancias provocan que se diagnostique tarde y que, cuando el diagnóstico llega, el proceso ya esté avanzado, a menudo con una enfermedad metastásica que impide la cirugía curativa. Esta circunstancia hace que la detección precoz sea fundamental para mejorar la supervivencia del paciente. Además, se da la circunstancia de que este tipo de cáncer es el décimo tumor en frecuencia en los países industrializados ya que afecta entre 2% y el 3% de todos los tumores sólidos y representa la cuarta causa de muerte por cáncer. A pesar de ello, actualmente su incidencia no deja de aumentar, por lo que se prevé que para 2030 llegue hasta hasta un 50% y se convierta en la segunda causa de muerte por cáncer, provocando más muertes que el cáncer de próstata, colon o mama.

La investigación es la clave, pero los expertos coinciden en considerarlo una de las enfermedades más difíciles y en los últimos años se están empezando a producir algunos avances importantes, aunque todavía escasos. Los campos en los que se avanza más son a nivel de tratamiento, con esquemas de quimioterapia más efectivas, desarrollo de fármacos y moléculas específicas, avances en cirugía curativa, incluso haciendo un uso eficaz de la inmunoterapia… A nivel de diagnósticos precoces también se están consiguiendo mejores resultados poco a poco.