Empieza la Semana Sin Humo: Una de cada dos personas a favor de que se prohíba fumar en los vehículos privados

Mañana, 25 de mayo de 2017 empieza la Semana Sin Humo que año tras año organiza la semFYC. Una vez más, este año la Semana durará hasta el Día Mundial contra el Tabaco, el 31 de mayo.  Ayer, en una rueda de prensa celebrada en Madrid, se presentaron los datos de la encuesta realizada durante los últimos meses, una iniciativa de la semFYC que recoge . Más de 9.000 personas han respondido la encuesta de la semFYC en que se pregunta acerca de la percepciones sobre la aplicación de la Ley Antitabaco y los hábitos respecto al tabaquismo. Este año destaca que un 40% de las personas participantes, todavía hoy, perciben incumplimientos notables en la aplicación de la normativa europea de Ley Antitabaco que entró en vigor en enero de 2011.

En la rueda de prensa que encabezaron el Presidente de la semFYC, Salvador Tranche y César Minué, del Grupo de Trabajo de la semFYC en Abordaje del Tabaquismo, se empezó con una dura realidad como es la que vivimos en España, donde el consumo del tabaco ha causado 52.000 muertes entre 2010 y 2014, es decir, un total de 208.000 muertes en solo 4 años, una barbaridad. Con estos datos “científicamente abrumadores” sobre la mesa, la semFYC ha seguido al pie del cañón y por esa razón organiza la XVIII Semana Sin Humo en la que se defenderán estrategias para “abordar el problema social y sanitario que representa el tabaquismo desde la Medicina de Familia y los centros de Atención Primaria”, en las palabras utilizadas ayer por parte del Presidente de la semFYC, Salvador Tranche, que dijo apostar por “un abordaje en continuidad y longitudinalidad para hacer frente a la realidad de un problema complejo”.

La visión de complejidad es compartida por los propios participantes en la Encuesta de la Semana Sin Humo que anualmente realiza la semFYC. Las 9.045 personas de todos los territorios abogan por una respuesta en varias líneas para atajar el consumo de tabaco: Cuando se les ha preguntado sobre la medida más efectiva para reducir su consumo, la mayoría, un 38% han apostado por avanzar en la prohibición de fumar, un 33% defendían aumentar el precio del tabaco y un 20% por financiar los tratamientos farmacológicos.

Precisamente, en lo que a las medidas para limitar los márgenes de legalidad del consumo de tabaco se refiere, el 51,6% considera que debería estar prohibido fumar en vehículos privados (al menos cuando hay niños) y el 65,9% de los encuestados estarían de acuerdo en aumentar el precio y los impuestos al tabaco.

En relación a la prohibición de fumar en vehículos privados, esta medida no es una novedad en el mundo. Por ejemplo en Inglaterra o en Gales así como en Francia, Australia, Sudáfrica o en algunos estados de Estados Unidos, ya está prohibido el consumo de tabaco en vehículos privados en presencia de menores y está penado con multas.

Aumento del precio del tabaco

“Los datos revelan que hay una amplia mayoría de ciudadanos y ciudadanas, incluso entre los fumadores, que estarían a favor de avanzar en la limitación de fumar”, señala César Minué, coordinador de la Semana Sin Humo. Minué expone los datos que justificarían nuevos aumentos del precio del tabaco en aras de reducir el tabaquismo: “un incremento del 10% del precio se relaciona con una disminución del consumo de entre un 4% (países de ingresos altos) y un 8% (ingresos medios y bajos). En adolescentes puede ser de alrededor de un 7%”, señala el coordinador de la Semana Sin Humo.

 

Percepción del incumplimiento de la Ley Antitabaco y exposición al humo ambiental

En relación a las limitaciones legales marcadas por el ordenamiento español la última modificación significativa se realizó con la llamada Ley Antitabaco (Ley 42/2010, de 30 de diciembre de 2010, por la que se modifica la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco) las personas encuestadas por la semFYC perciben un significativo grado de incumplimiento hasta el punto de que el 36,6% piensa que no se respeta la normativa que prohíbe fumar en las terrazas totalmente cerradas de bares y restaurantes, que fue uno de los aspectos más novedosos que introdujo esta reforma legal. Aunque la percepción de incumplimiento es más frecuente entre no fumadores (42,6%) que entre fumadores (23,9%). Esta normativa perseguía reducir el consumo y también la protección de los fumadores pasivos, sin embargo, la encuesta realizada por la semFYC revela que la población sigue considerándose expuesta al humo ambiental de tabaco sea en casa (13,4%) o en el trabajo, aunque conviene recordar que existe la prohibición expresa de fumar en los lugares de trabajo (5,2%), en el coche (3,8%), en bares y restaurantes (11,2%) y en terrazas (45,8%).

 

 

Los datos de las consecuencias del tabaquismo

Hoy en día, fumar sigue siendo la principal causa aislada de morbilidad y de mortalidad prematura evitable en España y en todo el mundo. Expresado en cifras, y según recientes datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el consumo del tabaco causó hasta 52.000 muertes anuales en España, entre 2010 y 2014. La inmensa mayoría de esas muertes ocurrieron en hombres y la mitad fueron muertes por cáncer, sin embargo desde el año 2000, el número de muertes atribuibles al tabaco ha venido descendiendo en hombres y aumentando las mujeres. En relación a las muertes por cáncer de pulmón, 4 de cada 5 son atribuibles al tabaco. A nivel global se calcula que el tabaco matará hasta a la mitad de sus consumidores: una de cada dos personas fumadoras morirá a causa de una enfermedad relacionada con el consumo de tabaco. Según datos recientes publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 7 millones de personas consumidoras de tabaco mueren anualmente a causa de sus efectos.

De hecho, el tabaco no sólo afecta a quien enciende el cigarrillo, entre 1.500 y 3.000 fallecimientos al año son fruto de la exposición al humo del tabaco en los fumadores pasivos, en España y en los estudios de la Organización Mundial de la Salud se apunta que, de las 7 millones de muertes, alrededor de 890.000, son no fumadores, expuestos al humo ambiental de tabaco.

De seguir así la tendencia actual de prevalencia de tabaquismo, para el año 2030 se prevé que la mortalidad atribuible al tabaquismo a nivel mundial podría superar los 8 millones de personas al año si no se intensifican medidas de control para contrarrestarlo. Hoy en día sabemos que el tabaco está relacionado con múltiples enfermedades: “numerosos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares (infartos, aneurismas, ictus) o disfunción eréctil, defectos en la función reproductora y anomalías congénitas relacionadas con el tabaquismo materno entre otros. Pero no sólo esto, la evidencia médica cada vez vincula el consumo de tabaco con un mayor número de enfermedades que antes no se creían relacionadas con este. Ahora sabemos que hay enfermedades como la diabetes, la artritis reumatoide o enfermedades de la vista, por ejemplo, que son más frecuentes en fumadores que en no fumadores”, enumera César Minué.

El tabaquismo desde la Medicina de Familia

Datos como el hecho de que el 70,1% de los fumadores declare que ha intentado dejar de fumar al menos en una ocasión y que un 17% lo ha intentado 4 o más veces, ponen de manifiesto que “se trata de un problema que hay que abordar desde la visión que puede aportar un médico de familia, que es especialista en complejidad, continuidad y longitudinalidad. El correcto abordaje del tabaquismo encaja con esta visión que es propia de la Medicina de Familia”, señala Salvador Tranche. De hecho,”hay estudios que apuntan a que los fumadores cogen más bajas laborales hasta el punto que los fumadores tenían una media del 80% más de bajas que los que habían dejado el tabaco”, apunta Minué.

Una de las vías que, desde la Medicina de Familia se apunta para abordar el problema del tabaquismo, es la introducción de tratamientos farmacológicos. Aunque un 72% de los exfumadores lograron dejarlo sin ayuda ni farmacológica ni psicológica, también existe un volumen significativo de fumadores (17%) que ha intentado dejar de fumar en cuatro o más ocasiones.

Los datos de la encuesta de la Semana Sin Humo de la semFYC apuntan a que un 67,5% de la población estima que si los tratamientos para dejar de fumar estuvieran financiados dejarían de fumar más fumadores y, entre los fumadores, un 61,6% haría un intento para dejar de fumar si los tratamientos farmacológicos del tabaquismo se financiaran por el Servicio Nacional de Salud.

“Sabemos que la financiación aumenta las tasas de abstinencia entre fumadores y, además, al contrario de otros fármacos, con eficacia menos demostrada, no están financiados”, añade Minué.

Consulta todos los datos de la encuesta de la Semana Sin Humo en esta Infografía:

https://www.semfyc.es/wp-content/uploads/2017/05/TABACO-ENCUESTA.pdf