En el Día Mundial del Cáncer de Mama, compartimos 10 recomendaciones desde la Medicina de Familia

En el Día Mundial del Cáncer de Mama, la semFYC recuerda las 10 recomendaciones que se publicaron el año pasado para ayudar a los médicos y médicas de familia en la lucha contra el cáncer de mama, unos consejos en la redacción de los cuales han participado miembros del Grupo de Prevención del Cáncer del Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud (PAPPS) de la semFYC.

A rasgos generales, los médicos de familia recuerdan a todas las mujeres la necesidad de llevar unos hábitos de vida saludablesestar alerta ante la aparición de síntomas de sospecha y, por último, valorar el riesgo individual a partir del conocimiento de los antecedentes familiares.

Los 10 consejos que compartimos desde la semFYC son:

1. Prolongar la lactancia materna al menos 6 meses y mejor aún más de 12 meses.

2. Llevar una alimentación variada, equilibrada, con abundantes frutas y verduras, pescado y aceite de oliva (patrón de dieta mediterránea)

3. Mantener un peso saludable, evitando el sobrepeso y la obesidad en la postmenopausia.

4. Realizar ejercicio acorde con la edad y el estado físico de cada uno, y hacerlo de forma regular.

5. Prescindir del consumo de alcohol.

6. Evitar la terapia hormonal substitutiva de la menopausia.

7. Conocer los antecedentes familiares y poner en conocimiento del médico de familia aquellos que sean pertinentes.

8. No demorar la consulta ante un signo de alarma.

9. Las mujeres de más de 50 años deben participar en los programas de cribado mediante mamografías periódicas tras una adecuada información sobre los riesgos y beneficios asociados a ellos.

10. Consultar con su médico las dudas que se tengan sobre el cáncer de mama.

El Grupo de Prevención del Cáncer del PAPPS también destaca que el cáncer de mama es el más frecuente entre mujeres en España con unos 26.500 casos anuales. A pesar de eso, la mortalidad en España es una de las más bajas por cáncer de mama en Europa, con una supervivencia a los 5 años mayor del 80% que sigue aumentando. Sin embargo, es preocupante que el número de casos sin distinción de edad (sobretodo en el grupo de mujeres mayores de 50-55 años) no para de aumentar. La mejor forma de cambiar ésta tendencia es actuando sobre los factores de riesgo modificables. Entre ellos destaca la importancia de prolongar la lactancia materna más allá de los 6 meses y mejor aún por encima del año, el mantener un peso saludable evitando el sobrepeso y la obesidad en la postmenopausia y evitar el alcohol. Una dieta rica en fibra y productos vegetales, con uso del aceite de oliva, también puede contribuir a disminuir el riesgo de desarrollar un cáncer de mama. De igual forma se recomienda la realización de ejercicio físico de forma habitual, al menos 150 minutos semanales (30 minutos, 5 días a la semana) de ejercicio de intensidad moderada. Otro elemento a tener en cuenta es evitar la terapia hormonal sustitutiva de la menopausia o al menos no mantenerla más allá de 5 años.

Circuitos Rápidos de Diagnóstico = estudio en menos de 15-20 días

Con motivo del Día Contra el Cáncer de Mama, los miembros del Grupo de Trabajo de Cáncer de la semFYC también valoraron muy positivamente la puesta en marcha de Circuitos Rápidos de Diagnóstico en varias CCAA que permiten que, mediante protocolos establecidos, una mujer pueda tener un diagnóstico en menos de 20 días después de la primera consulta.

Este mecanismo se puede iniciar cuando la paciente consulta al médico de familia sobre un síntoma o signo que el profesional considera que puede ser indicativo de un cáncer. En este sentido, es importante no demorar la consulta con el médico de familia ante determinados signos y síntomas de sospecha:

  • Cuándo consultar con el médico de familia
  • Entre los signos y síntomas de alarma hay que señalar:
  • Bultos o nódulos mamarios
  • Presencia unilateral de ganglios en la axila
  • Cambios y/o secreción por el pezón
  • Cambios en el tamaño o forma de la mama
  • Cambios en la piel de la mama (hinchazón, enrojecimiento, ulceraciones,..)

Valoración de la predisposición hereditaria al cáncer

“Aunque solo el 10% de los cánceres de mama tienen un componente hereditario, es aconsejable poner en conocimiento de su médico una historia familiar con varios casos de cáncer” para que, en estos casos, “el médico de familia pueda derivar al paciente hacia las Unidades de Consejo Genético”, explica el coordinador del Grupo de Trabajo de Cáncer de la semFYC Fernando López Verde. Estas unidades, especializadas en el asesoramiento genético, deben tener un acceso protocolizado desde la Atención Primaria. Las siguientes circunstancias son sugestivas de predisposición hereditaria al cáncer de mama:

  • Si en la misma rama familiar se han dado dos o más casos de cáncer de mama y/o ovario, o se han dado tumores
    bilaterales en familiares de primer grado y al menos uno en menores de 50 años, o cáncer de mama en un varón.
  • Si hay algún caso de aparición de tumores antes de los 35 años.
  • Algún caso de cáncer de mama y ovario en la misma mujer.
  • Si hay algún caso de cáncer bilateral antes de los 50 años.

 

La semFYC, a través del Grupo de Prevención del Cáncer del PAPPS, mantiene la recomendación actual de iniciar los programas de cribado mediante mamografías periódicas a partir de los 50 años en base a criterios científicos. Aunque “los programas de cribado con mamografía reducen la mortalidad por cáncer de mama, también conllevan riesgos de diagnostico de algunos cánceres de mama no invasivos que no hubieran provocado la muerte y por ello un exceso de tratamientos innecesarios”. El balance entre riesgos y beneficios se ha mostrado favorable por encima de los 50 años.