Manifiesto de Madrid – Por una revisión de la Declaración de Ávila

Como coordinador del Grupo de Trabajo en Medicina Rural de la semFYC y en la misma línea que la junta permanente de la semFYC y distintos colectivos, sindicatos y asociaciones médicas desde nuestro grupo queremos con el presente manifiesto reivindicar una revisión de la Declaración de Ávila en el contexto de la situación actual, no solamente denunciando y defendiendo el ejercicio de un trabajo en condiciones justas sino también el que los pacientes se sigan beneficiando de la excelencia de nuestros cuidados y de sus cuidadores (los médicos de familia).

Mantener la equidad y accesibilidad de los pacientes en el medio rural solo se puede lograr apuntalando el actual sistema con nuevos, innovadores y eficaces recursos humanos y materiales.

La Medicina Rural no debe nunca ser la “Cenicienta” entre la ya tocada Atención Primaria, si no un espejo del buen hacer, buscando el Bien Común de pacientes y comunidades rurales, la mejora de sus condiciones de salud y bienestar.

Queremos con este manifiesto estar a la altura de nuestro tiempo y demandar alto y claro que la medicina rural es primera y principal.

 

MANIFIESTO DE MADRID 2019

El Grupo de Medicina Rural de la semFYC, reunido en Madrid el 23 de febrero de 2019 y tras analizar la situación actual que atraviesa la Medicina de Familia en general y la Medicina Rural en particular, manifestamos:

  1. Nuestro Compromiso con el actual modelo de Sanidad Pública sin distinción de estatus económico, origen u otro condicionante que interfiera en la atención universal propio a nuestro compromiso con la Comunidad.
  2. La Reivindicación del reconocimiento, con hechos y no solo palabras,  de la Medicina de Familia como referente en nuestro Sistema Nacional de Salud.
  3. La Defensa de la Medicina de Familia Rural que por sus propias características es la más afectada por los condicionantes amenazantes que actualmente ensombrecen el presente y el futuro de la Medicina de Familia en general.
  4. La Dignidad del Médico de Familia en general y del Médico Rural en particular, exigiendo a los organismos a quienes competa en este empeño, la recuperación y mejora de las condiciones profesionales, laborales y de reconocimiento del prestigio y dignidades perdidas todos estos años de crisis económica.
  5. La Reafirmación de nuestro compromiso como Grupo de Medicina Rural de la semFYC con la Medicina Rural y el Mundo Rural, reivindicando nuestros principios ya definidos en nuestra Declaración de Ávila de 2016:

–           Manteniendo la equidad y accesibilidad del Sistema Nacional de Salud en las áreas rurales más necesitadas,

–           Ser representantes de una medicina transversal, que, sin olvidar la prevención de enfermedades y la promoción de la salud, seamos también motor de la formación tanto de los actuales como de los futuros profesionales.

–           Todo sin olvidar y potenciando el manejo de las nuevas herramientas tecnológicas y digitales e impulsando el  espíritu de la  investigación e innovación.

–           De esta manera ayudar no solo a mantener la ilusión de los actuales profesionales sanitarios del medio rural sino también a ilusionar a los jóvenes recambios que el sistema sanitario precisa y precisara en un futuro de manera acuciante. Hacer frente, en fin, a este problema que se presenta como la principal amenaza para la Medicina de Familia en general, y aún de manera mucho más acusada y grave, para la Medicina Rural en particular.