“Hay que dejar que abra la flor, mirar fuera, y no tener miedo”

Desde #noticiassemFYC tuvimos el honor de poder entrevistar a la Presidenta electa de WONCA CIMF durante el Congreso de la semFYC celebrado en Barcelona del 10 al 12 de mayo. Jacqueline Ponzo nos comenta las particularidades de la región iberoamericana, las posibilidades de crecimiento y trabajo conjunto y los objetivos para su próxima presidencia.

Jacqueline Ponzo, Presidenta de WONCA Iberoamérica CIMF junto con la Doctora WONCA 5-estrellas, Verónica Casado

Muchas gracias por aceptar esta entrevista durante el Congreso #BCNsemFYC. Hay mucha actividad y es difícil encontrar un espacio libre en la agenda, así que te lo agradecemos mucho. ¿Qué te está pareciendo el Congreso de la semFYC en Barcelona?

La respuesta es sencilla. Me está pareciendo muy bueno, está muy bien, me está gustando mucho. Creo que refleja la vitalidad de la especialidad, se nota que ustedes son una Sociedad muy activa, se nota en la producción, en la actividad de los Grupos de Trabajo, en la calidad de los paneles, en la producción editorial, con la participación de la gente, y todo con temas de mucha actualidad. Este Congreso tiene muchos elementos que hacen que sea un verdadero congreso de Medicina de Familia, es decir, trasciende las cuestiones científicas y se mete directamente en las cuestiones políticas, sociales y de valores, y todo esto logrado con excelencia y con un nivel de organización fantástico, así que muchas felicitaciones!

¿A nivel de contenidos te parece que los temas que se tratan tal vez sean demasiado locales?

Es un Congreso nacional, me parece bien que sea así. En Latinoamérica tal vez tendemos a invitar a más gente del ámbito internacional a nuestros congresos nacionales y abrir el debate a otros aspectos. Sin embargo, aquí, por lo que veo, vuestro Congreso se centra mucho en las cuestiones propias de España, sus procesos locales, con sus complejidades y su diversidad y riqueza interna – que no es poca – y esto me parece muy interesante. Creo que también es bueno darse tiempo para el trabajo en clave local.

 

¿Cuál es la mayor diferencia que percibes entre nuestros Congresos nacionales y los que se organizan en Latinoamérica?

Creo que nosotros somos más conversadores, tal vez menos pragmáticos, logramos actividades distintas, … también muy ricas.

¿Más humanistas, tal vez?

Más bien diría que hay un componente cultural que marca la diferencia. Está lo humanístico dentro de eso, pero no solamente. Lo comunitario suele tener mucho peso en nuestros congresos, incluso puede haber participación de Agentes comunitarios de salud. También creo que marca una diferencia la “edad” de la especialidad. Creo que en Lationamérica somos más jóvenes en relación a Europa. Aquí estáis en una edad de madurez mientras nosotros estamos en plena adolescencia o juventud aún, en general.

¿Estamos ya mayores?

¡No lo digo en en el sentido literal!, de hecho este Congreso que está llenísimo de gente muy muy joven, y eso es fantástico! Me refiero a la edad en términos de madurez. En Europa, la Medicina de Familia y Comunitaria es una especialidad consolidada – con sus problemas, sin duda – pero que está muy extendida, arraigada. En nuestros países Latinoamericanos estamos aún en etapas de lucha por el reconocimiento y la implementación. De todos modos, aún con estas diferencias, en Latioamérica es muy importante la inserción y el desarrollo de la Medicina Familiar en los espacios universitarios, con presencia en la enseñanza de grado y posgrado. Llama mucho la atención que en España las Universidades estén tan atrasadas en este aspecto.

¿Cómo te planteas, a nivel personal, esta Presidencia de WONCA CIMF?

Ahora mismo, estoy en esta etapa de pre-presidencia y me estoy entrevistando con colegas de diferentes países, conociendo las necesidades de los distintos miembros de nuestra organización, intentando entender la realidad de cada subregión, de cada lugar. Sin duda, esta visita a la Península Ibérica, que me ha permitido el encuentro con semFYC y también con los colegas de la Asociación Portuguesa, es parte de este proceso y es muy importante. Acá la Medicina de Familia, como te decía, lidera el sistema de salud, y además las asociaciones de la subregión tienen la particularidad de tener un pie en WONCA Europa y otro en América del Sur. Esto es una oportunidad para potenciar la integración regional y mundial. Geográficamente también la Península podría constituir un punto de triangulación con África, otra región de WONCA, con la cual tenemos mucho en común seguramente y hasta ahora hemos compartido muy poco.

Mi idea es llegar próximamente a Corea, donde asumiré la presidencia de WONCA-CIMF junto al nuevo Comité Ejecutivo, con una aproximación incial pero cabal a las necesidades y posibilidades de los países y subregiones de la Confederación y poder compartirlo con los colegas de la Junta Directiva para avanzar a la definición de objetivos en conjunto.

¿Cuáles son, a grandes rasgos, estos objetivos?

Principalmente, me gustaría que en este periodo logremos posicionarnos como una fuerza interlocutora de peso tanto en lo académico como en lo político.

¿Y eso cómo se consigue?

Requiere posicionarse, ser flexible, negociar. En lo académico, para tener más presencia, hay que publicar más, tenemos que trabajar mucho para aumentar la producción científica. Y en el ámbito político, tenemos que trabajar mirando el escenario de la sociedad. El ámbito académico ayuda, pero no es suficiente. También tenemos que trabajar con los organismos regionales reconocidos en materia de salud, como la Organización Panamericana de Salud (OPS), o el Instituto Suramericano de Gobernanza en Salud (ISAGS). Así como WONCA Mundial es un referente de diálogo permanente con la Organización Mundial de la Salud (OMS) es necesario en la región de las Américas fortalecer esta línea de trabajo. No siempre se logran los resultados deseados a través de este tipo de organismos internacionales, pero es seguro que unir esfuerzos y trabajar de forma coordinada es muy productivo cuando ello es posible. Hay que evitar mirar siempre para dentro de nuestras organizaciones e intentar mirar más al exterior. Hay que dejar que abra la flor, mirar fuera, y no tener miedo.

Para ser interlocutores de peso tenemos que tener claro lo que valemos. Nosotros somos la especialidad prínceps del sistema sanitario. Podemos trabajar en otros niveles, debemos trabajar con otros especialistas, pero nuestro ámbito tiene que ser mayoritariamente el primer nivel del sistema, “la primaria” como le dicen acá. Porque el primer nivel de atención no puede funcionar sin un médico de familia. Esta es una situación que en España es un hecho, pero en Latinoamérica no. Tenemos que lograr una revalorización que necesariamente debe tener un componente económico, el reconocimento adecuado que se acompase con lo salarial, pero además sabiendo que este es también un tema cultural. El trabajo político esencial tiene que ir hacia allí. Se requieren decisiones políticas que impulsen estos cambios imprescindibles.

¿Qué diferentes modelos sanitarios existen en Latinoamérica?

Tenemos un caso excepcional que es Cuba, un modelo de Sanidad Universal basado en la Medicina de Familia y Comunitaria. Después tenemos sistemas llamados únicos como Brasil o Uruguay, donde la Medicina de Familia ha sido un soporte muy importante para el progreso social. Y, finalmente, tenemos países que tienen sistemas fragmentados como por ejemplo Argentina o México. La diferencia entre ambos, es que en México, aún en un sistema fragmentado, la Medicina Familiar tiene gran importancia en el sistema, pero no así en Argentina, donde aún predomina el peso de las especialidades focales. Vale decir que en este momento tenemos muchas expectativas de avances en Argentina, porque el ministro de salud es un médico de familia que incluso fue presidente de WONCA CIMF y pensamos que esto nos abre una oportunidad de avance y también de trabajo colaborativo.

¿Cuál es el papel de CIMF dentro de WONCA Mundial?

Nuestra particularidad tiene relación con el tipo de problemas que afrontamos, con nuestro contexto socio-histórico y geográfico, e insisto en el tema cultural. WONCA tiene un modelo que se vincula con su origen anglosajón. Eso tiene fortalezas, pero también es muy diferente a nuestra cultura. Creo que profundizar la participación de CIMF en WONCA Mundial será de beneficio para todos, nos enriquecerá a nosotros y también a WONCA. El trabajo en redes, el trabajo asociativo, la actividad comunitaria, son cuestiones con las que estamos muy comprometidos y que forman parte de nuestra tradición.

En el Congreso mundial de WONCA Corea empezará tu mandato como presidenta de WONCA CIMF, ¿Cómo crees que será el Congreso de Seúl?

Creo que será un Congreso exótico, para nosotros Asia es un sitio exótico donde tendremos una presencia importante. Hemos organizado una mesa y un panel iberoamericanos, tendremos una mañana entera dentro del Congreso, más allá de las muchas participaciones individuales. Creo que el Congreso de WONCA Corea nos va a poner dentro de un escenario de plena actualidad que será interesante. Resulta muy estimulante ver como Asia está aplicando políticas de Medicina de Familia y Comunitaria, y más con un nuevo presidente de WONCA Mundial que empezará su mandato ahí y que también es asiático, en este caso de Hong Kong. Por otro lado, CIMF está presente en la mayoría de comités y grupos de trabajo de WONCA Mundial, de hecho, muchos de ellos están liderados por compañeros de CIMF. Creo que vamos en la buena dirección en este sentido.

¿Cómo afrontáis el 40 aniversario de Alma Ata que tendrá lugar justo unos días después del Congreso de WONCA Corea?

Creo que el panorama político mundial nos está afectando y nos va a costar conseguir un acuerdo mundial como se consiguió hace 40 años. Por nuestra parte, participamos los días 11 y 12 de diciembre pasados de una convocatoria que realizó la OPS en Quito, en la sede de UNASUR. La idea era empezar la confección de propuestas para Alma Ata justamente 9 meses antes de los 40 años, con un sentido muy metafórico, el tiempo de una gestación, y desde la mitad del mundo. Se crearon dos grupos de trabajo para acompañar este proceso. La OMS avanzó en un borrador de la actualización de la Declaración de Alma Ata que se propondrá para aprobación en el mes de octubre. Hay que decir que la medicina familiar no es mencionada en ese documento aún. Hemos manifestado esta inquietud, y aspiramos a lograr modificarlo. En los ámbitos internacionales, hay que decir que la Medicina de Familia no lo tiene fácil para ser reconocida, el término no es muy usado. Percibo que todo el movimiento en torno a Alma Ata está más quieto de lo que debería, creo que esto tiene que ver con las posibilidades reales de que nuevos compromisos puedan cumplirse a nivel internacional, que tal vez no sean muchas en este momento. Desde CIMF debemos estar muy atentos para aprovechar las oportunidades que se generen a partir de los mínimos acuerdos a los que se consiga llegar.

¿Qué puedes decirnos acerca del reconocimiento WONCA CIMF que le habéis dado a Verónica Casado?

Nosotros apoyamos a Verónica Casado (@DoctoraVCasado) en su candidatura mundial y hemos querido reconocerla por su implicación durante estos años de participación y liderazgo en la Medicina de Familia y Comunitaria en nuestros países. Creemos que Verónica Casado es una referente mundial a nivel de producción científica y formación de especialistas, así como en su predicamento sobre la importancia de la medicina de familia en los sistemas de salud. Queremos que sea reconocida como la mejor médica de familia por WONCA Mundial, porque lo merece y representa también el gran valor de las mujeres médicas de familia, de particular relevancia en nuestra región. La Junta Directiva de CIMF aprobó el apoyo a su candidatura por aclamación, porque Verónica no solo es muy reconocida entre nosotros sino también muy querida.

¿Cómo pueden los Jóvenes entrar en la WONCA CIMF?

Nosotros tenemos el movimiento Waynakay (expresión que significa joven en quechua). Es equivalente al Movimiento Vasco da Gama en Europa. Los jóvenes de ambos movimientos están trabajando juntos, y todo el tiempo recibimos jóvenes de Europa que vienen a hacer pasantías en nuestros países, pero a los jóvenes de semFYC en particular queremos aprovechar a decirles lo mismo que hemos dicho a los de Waynakay: pretendemos que sean la piedra angular de la nueva gestión de CIMF. Tenemos Grupos de Trabajo activos (acabamos de crear el Grupo de Migración y Salud, también Medicina en ámbitos rurales, prevención cuaternaria, la Red IBIMEFA de investigación, entre otros. Queremos que todos, y en especial los jóvenes compartan sus sueños para construir con ellos el tiempo por venir.

Finalmente, y agradeciéndote una vez más tu atención, ¿Qué puedes decirnos acerca del Congreso que celebraréis en Tijuana en 2019?

Como todos los congresos iberoamericanos, será un momento de encuentro y crecimiento de nuestra organización. “Migración y Salud” será un eje principal del Congreso. Tijuana está en la frontera entre México y Estados Unidos, un lugar icónico a nivel mundial en el tema de las migraciones y su gestión. Queremos avanzar en la búsqueda de herramientas y recursos a través de nuestra especialidad que contribuyan a lograr que la diversidad cultural y social sean una oportunidad y no un problema para la salud.

¡Muchas gracias a vosotros, los esperamos en Tijuana, y espero que coincidamos muy pronto de nuevo!

La Presidenta de WONCA Iberoamérica CIMF, Jacqueline Ponzo, con el Presidente de la semFYC durante el 38º Congreso de la semFYC en Barcelona