La covid-19 podría servir para mejorar la retribución variable ligada a desempeño. Lo analiza la revista Atención Primaria

Los sistemas de historia clínica electrónica y otros instrumentos e indicadores han propiciado la posibilidad de realizar un control que facilita la generalización de los sistemas de pago por desempeño, objetivos o resultado. El editorial del número de febrero de Atención Primaria, escrito por Joan Gené-Badia, se refiere a este modelo, por qué no funciona y cómo aprovecharlo en beneficio de nuestros pacientes.

Hace referencia Gené-Badía a que, en nuestro país, se practica en el Institut Català de la Salut, en el que gran parte de la retribución del personal médico y de enfermería está vinculada a la consecución de estos objetivos. En Reino Unido, donde la implantación de este modelo es bastante amplia, no se han hecho estudios concluyentes.

Una reciente revisión sistemática muestra que apenas tiene pocos beneficios a nivel general, y ninguno en cuanto la mortalidad. Tampoco se ve ninguna mejora en la integración de servicios, el abordaje holístico de la atención clínica, el autocuidado o la experiencia del paciente. Aunque en nuestro país este modelo no está generalizado, es probable que llegue y lo haga con fuerza.

Para entonces deberíamos saber que Escocia ya lo ha suprimido y utiliza los incentivos económicos para animar a los médicos de familia a participar en actividades de mejora continua.

Pero también deberíamos tener en cuenta que la experiencia de este último año nos ha enseñado mucho. Como que la necesaria priorización de la atención a los pacientes con COVID-19 y sus contactos ha desplazado las actividades de control de crónicos. Por lo que los indicadores de evaluación de estos procesos están peor que nunca. Cuando, esperemos que dentro de unos meses, reanudemos nuestro trabajo precovid, tenderemos ocasión de implementar nuevas políticas de calidad y seguridad que supongan un avance sobre lo que hacíamos anteriormente.

Sería interesante que la nueva propuesta permitiera mejorar sin volver a las injustas retribuciones lineales y, en cambio, aprovechar la retribución variable para favorecer que se desarrollen nuevas actividades vinculadas a la mejora de la calidad del servicio desde una perspectiva propia de la Atención Primaria.

Accede al editorial completo Aprovechemos la pandemia COVID-19 para superar la ineficiente retribución variable ligada a desempeño en este link:

Cabecera Atención Primaria Revista