La financiación de uno de los tres tratamientos de cesación tabáquica satisface, aunque no del todo

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha incluido un tratamiento contra el tabaquismo en el sistema de financiación del Sistema Nacional de Salud. En principio, el posicionamiento de la semFYC respecto a esta decisión ha sido positivo. Se considera “una buena noticia”, en palabras del presidente Salvador Tranche, ya que la eficiencia de cualquier tratamiento, cuando se incorpora financiación por parte del SNS está más que demostrada. A pesar de ello, la semFYC también ha querido hacer algunas reflexiones en relación a esta decisión. En primer lugar, se destaca que la medida es incompleta, ya que no está totalmente basada en la evidencia científica.

Concretamente, des del Grupo de Abordaje al Tabaquismo de la semFYC se ha confeccionado un documento de posicionamiento en el que quieren dejar claro que “un buen programa de Financiación de Fármacos para la cesación tabáquica debería incluir la financiación de los tres fármacos de primera línea. Los tres tratamientos han demostrado eficacia y seguridad, son fármacos de primera elección y resultan coste-efectivos. Además, la financiación debe permitir elegir, en igualdad de condiciones, la medicación más adecuada para cada paciente, en función de sus características y preferencias.”

Es decir, los médicos y las médicas de familia piden la inclusión de otros dos fármacos para tratar el tabaquismo. Estamos hablado de la Terapia sustitutiva de nicotina (TSN) y bupropion, que se consideran medicamentos de primera línea y que han demostrado su eficacia y seguridad. Para garantizar que son los pacientes quienes gozan de libertad de elección a la hora de afrontar sus tratamientos, la semFYC insta a los dos ministerios responsables de poner la solución en marcha – el Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Hacienda – a que no demoren los trámites para conseguir que las tres fórmulas completas sean incluidas como opciones a elegir en la primera línea de tratamiento y faciliten de ese modo la financiación de los tratamientos.

Los especialistas del Grupo de Abordaje al Tabaquismo de la semFYC sostienen que la petición de incluir los tres tratamientos de primera línea en el sistema de financiación pública se ajusta a la evidencia fundamentada tanto en estudios internacionales como nacionales.

Concretamente, el GAT de la semFYC menciona el estudio “Subsidized pharmacological treatment for smoking cessation by the Spanish public health system: A randomized, pragmatic, clinical trial by clusters” que fue publicado en 2019 en Tob Induc Dis. El estudio en cuestión, recientemente publicado y realizado en la Comunidad de Madrid, “confirma los resultados conocidos de revisiones previas de que la financiación de los tratamientos aumenta las tasas de abandono del tabaco a largo plazo, también en un sistema público de salud como el nuestro“.

 

Prescripción en los Centros de Salud de AP

Otro de los elementos que desde la semFYC se ha valorado muy positivamente ha sido el de la elección de los centros de Atención Primaria como la línea asistencial en la que se prescribirá el fármaco por parte de especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria. “Se trata de la decisión más lógica y eficiente, dado que son los especialistas en MFyC que trabajan en este ámbito asistencial los profesionales que impulsan y abordan con mayor longitudinalidad y transversalidad la cesación tabáquica y su mantenimiento”.

Cabe señalar, además, que la AP es el nivel asistencial que ejecuta un abordaje integral no solo del tabaquismo, también de buena parte de las patologías crónicas y morbilidades para las que el tabaquismo es un factor de riesgo.

 

Abandono del tabaco a largo plazo

La importancia de la financiación de los tratamientos de cesación del tabaco viene dada por los resultados de revisiones que evidencian que la subvención de estos tratamientos aumenta las tasas de abandono del tabaco a largo plazo. La financiación permitiría también normalizar la intervención en tabaco, que aún se aplica de manera escasa y heterogénea. Si consideramos que el tabaquismo es el factor riesgo prevenible que genera más morbimortalidad, resulta lógico financiar los fármacos para la cesación tabáquica. La prescripción de estos tratamientos debería hacerse en combinación con un asesoramiento de perfil conductual, puesto que la mayor efectividad para la cesación tabáquica se consigue con programas multicomponentes que incluyen intervención conductual y terapia farmacológica. Es decir, los fármacos para el tratamiento del tabaquismo se deberían recomendar a todos los pacientes que dejan de fumar, excepto cuando estén contraindicados.

 

 

6 medidas contra el tabaquismo 

Financiar los fármacos para cesación tabáquica es una medida que complementa otras seis medidas que ya han sido solicitadas por la semFYC con anterioridad:

  1. Aumentar los impuestos sobre los productos del tabaco.
  2. Adopción del empaquetado genérico.
  3. Aumento de los espacios sin humo y vigilancia estricta del cumplimiento de las leyes vigentes.
  4. Campañas en medios de comunicación.
  5. Prohibición y penalización estricta de la publicidad de los productos de tabaco poniendo máxima alerta en las nuevas formas de publicidad on line.
  6. La formación en tabaquismo tanto a nivel pregrado como postgrado.

 

Consulta aquí el documento de posicionamiento del Grupo de Abordaje al Tabaquismo [+]