La verdad clínica en sus múltiples variantes es abordado en el número de junio de DocTutor

Si hay un concepto complicado de acotar ese es “verdad”. Y la cosa se complica si hablamos de “la verdad en medicina”, que es precisamente el asunto del que trata el número de junio de la revista DocTutor. Parte para ello de algunas preguntas como ¿Cuál es la verdad en la práctica clínica? ¿Cuál la verdad en una relación médico-paciente?

Con el objetivo de llamar la atención sobre este tema, la publicación lleva cuatro artículos en los que se trata desde distintos enfoques. En El realismo mágico en los tiempos de Covid, Augusto Blanco lo aborda desde la experiencia de una migrante colombiana tras el ingreso de su marido por Covid en uno de nuestros hospitales. Tras un mes ingresado, la mujer recibió una llamada para que pasara a buscarle. Pero había habido no uno, sino varios errores. Su marido no era quien le entregaban. Pero eso no era lo peor.

La verdad del caso clínico se aborda en el siguiente artículo, Formas de conocimiento en la medicina clínica: implicaciones para la selección y formación del médico. Se trata de una reflexión precisamente sobre “la verdad clínica”, a la que probablemente se pueda llegar con una combinación de comprensión, percepción, y juicio utilizado para la acción práctica.

Pero este texto, escrito por la Redacción de la publicación, no se para ahí, sino que se plantea la importancia que este tema tiene en la formación. “La educación médica podría comenzar haciendo que los estudiantes tomen una historia clínica con su enfermedad actual y los antecedentes médicos, familiares y sociales, no con fines de diagnóstico, sino para enfatizar el aprendizaje sobre cada paciente único y de su experiencia única de enfermedad”.

El acompañamiento en los últimos momentos de vida del paciente es un tema sobre el que ya se trató en el número anterior de la revista. Pero es un tema en el que la verdad juega un papel fundamental. Y de ello nos habla en el artículo La Comunicación de la Verdad en la relación médico-paciente terminal la enfermera chilena Alejandra Gajardo Ugás.

Porque eso de “decir la verdad” a un paciente en fase final de la vida no es fácil. Suele presentarse nebulosa, huidiza y difícil de transmitir. Y es así a pesar de las presiones y de la corrección que conlleva el mandato actual de la autonomía del paciente para “imponer la verdad”.

El número termina, como viene siendo habitual, con un texto de Pedro Gargantilla. Titulado ¡La verdad, toda la verdad y… nada más que la verdad!, en él hace un repaso por el concepto de ‘la verdad’ desde un punto de vista filosófico, definiéndolo como “una relación entre un sujeto (inteligencia) y un objeto (realidad), en donde existe una plena concordancia entre el pensamiento y lo real”.

Puedes leer toda la revista en este link.