Las batallas preventivas ganables

El concepto de batallas ganables en prevención de la salud me gusta. Sigo con mucho interés lo que publican los CDC y no me dejan de sorprender; acaban de publicar su CDC WINNABLE BATTLES FINAL REPORT que es para mí un buen ejemplo de planificación de la prevención. Las WINNABLE BATTLES surgen del deseo de mejorar la salud y la seguridad de los pacientes, de la forma más rápida posible, para el mayor número posible de personas. La batalla tenía que ser para un problema de salud preocupante, que suponga una carga significativa, que afecte a muchas personas y con costes considerables. Debían existir estrategias para abordarlos conocidas y efectivas, y acciones para disminuir su carga. No se trata de un proyecto de investigación sino de una iniciativa para centrarse y priorizar lo que va a tener más impacto.

En la página web nos explican los números de lo conseguido, que han aprendido, y como han aplicado las medidas. Las batallas libradas han sido contra el consumo de tabaco, la inactividad fisca y la obesidad, la seguridad de los alimentos, las infecciones en centros sanitarios, los daños causados por los accidentes de tráfico, el embarazo en adolescentes, y la prevención de la infección por el VIH.

Con respecto al tabaco la batalla está ganada, si se habían propuesto situar el porcentaje de fumadores en el 17,5 %, han alcanzado el 15,1 % (desde una prevalencia del 20%). Y el porcentaje de jóvenes que fuman ha descendido al 10,8 %, lo que es un paso muy importante para el fin de la epidemia del tabaquismo. Si queremos acabar con este hay que asegurarse de que las nuevas generaciones no empiecen a fumar. Para llegar a estas envidiables cifras (pensemos que en España rondamos un porcentaje del 23,9% de fumadores) han puesto en marcha políticas de prevención y control del tabaquismo eficaces: monitorizar los datos de consumo y enfermedades asociadas, proteger a la población del humo ambiental del tabaco, ofrecer ayuda para dejar de fumar y campañas sanitarias sobre los riesgos de fumar, prohibición de publicidad y aumento de impuestos. En algunos estados como Hawai han aumentado la edad legal para comprar tabaco a los 21 años.

Sin embargo nuevos peligros pueden ralentizar la finalización de la epidemia de tabaquismo. Los cigarrillos electrónicos son el nuevo foco de atención y el U.S. DEPARTMENT OF HEALTH AND HUMAN SERVICES acaba de dar a conocer su informe sobre cigarillos electrónicos en jóvenes (E-Cigarette Use Among Youth and Young Adults: A Report of the Surgeon General). En el informe se advierte que los cigarrillos electrónicos están estrechamente asociados al consumo de tabaco, no son seguros para los jóvenes y pueden ser peligrosos para su salud. Todo muy bien explicado en la web e-cigarettes del Surgeon General.

Otras batallas no han salido victoriosas, como la librada contra la obesidad y la falta de actividad física, y la de nuevas infecciones por VIH. Las batallas preventivas deberán continuar, aunque ganar la guerra es mucho más complicado.

Artículo publicado en el blog del Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud