Los médicos de familia critican la falta de compromiso entre Ministerio y Consejerías de Sanidad para mejorar la Atención Primaria

Una vez más, todo quedó en palabras y buenas intenciones. Así resume la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) el resultado de las discusiones sobre Atención Primaria en el seno del Consejo Interterritorial de Salud celebrado ayer en Madrid. Esta sociedad científica, que representa a más de 19.500 médicos de familia y que había pedido previamente “hechos y compromisos políticos”, ha comprobado con decepción la incapacidad del Ministerio de Sanidad y las Consejerías de Salud de las Comunidades Autónomas para mejorar la situación de abandono en que se encuentra el primer nivel asistencial en España.

La reunión del Interterritorial no se ha saldado con ninguna buena noticia para los médicos que trabajan en los centros de salud: no se ha aprobado ninguna inversión, ni seguimiento de las iniciativas, ni tan siquiera un calendario de trabajo que pudiera afectar a todo el sistema. Según la semFYC, esto sucede en un momento en el que la población española, en especial la más joven, está dando la espalda al sistema sanitario público. El último barómetro del CIS reveló que mientras que en 1995 un 85% de los españoles no dudaría en ser atendido en un centro público, en 2004 ese porcentaje se había quedado en un 60%. El cambio es especialmente llamativo entre los años 2004 y 2006; en ese Intervalo, casi se quintuplica el número de españoles que optarían antes por ser atendidos en un centro privado, pasando del 7% al 33%.

Para esta sociedad científica, la carencia de recursos aumenta cada día el riesgo de que los españoles dejen de tener uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo y pasen a disponer de un sistema de beneficencia. En Atención Primaria se invierte un 14% del total del presupuesto que se destina a la sanidad española, siendo un 54% a gastos en atención hospitalaria. Para la semFYC, este desequilibrio en las inversiones y una inversión de sólo el 5,4% del PIB en sanidad pública (1,5 puntos por debajo de la media de los países europeos) están en el origen de la actual situación en que se encuentra el primer nivel asistencial.

La posición de la semFYC continúa siendo firme y clara. Los políticos han de adquirir compromisos con la sanidad pública, compromisos de desarrollo y seguimiento de las estrategias, compromisos concretos de incremento de la inversión en Atención Primaria; adecuándose a la realidad de cada una de las Comunidades Autònomas y permitiendo un desarrollo desde la globalidad. Para ello, la semFYC propone que se acepte la Oficina de Seguimiento para una próxima reunión del Consejo Interterritorial y que se abra el debate de la financiación autonómica. También considera imprescindible que se definan de nuevo las partidas que se destinarán a sanidad en los próximos años y más en concreto a la Atención Primaria.