Miguel Ángel Hernández, Tesorero de la semFYC: “Nuestro principal reto ahora mismo es convencer a políticos y gestores sanitarios para que se dote de recursos adecuados a la Atención Primaria”

Implicado siempre de manera directa con distintos asuntos de la semFYC, Miguel Ángel Hernández ha sido hasta hace unos meses coordinador del Grupo de Trabajo de Utilización de Fármacos. Y antes, presidente y vicepresidente de la federada canaria. Tras pasar por todos estos puestos y con mucha ilusión y ganas de trabajar, afronta ahora su primer puesto en la Junta Permanente de la sociedad, siendo el tesorero de la misma.

El papel de tesorero en la nueva junta implica una gran responsabilidad, ¿cómo encaras esta nueva posición?

Con ilusión y contando con un gran equipo, tanto en la nueva Junta Permanente como en la estructura de gestión y administración de la semFYC.

¿Tienes experiencia anterior en este ámbito?

No directamente como tesorero, pero sí fui presidente de la sociedad canaria de MFyC entre 2008 y 2012 (y vicepresidente entre 2005 y 2008), por lo que no me es ajena la responsabilidad que comporta cada puesto de la Junta, ni la dinámica de funcionamiento de una sociedad científica.

¿Qué destacarías de la cultura empresarial de la semFYC?

Como entidad científica sin ánimo de lucro está abierta siempre a proyectos innovadores, evoluciona con las nuevas necesidades que surgen a lo largo del tiempo y su estilo de gestión es colaborativo e integrador. Diría que está bien posicionada en el siglo XXI.

Como sociedad científica, ¿cuáles son los retos que tendrá que afrontar la semFYC en el próximo curso?

El principal reto es convencer a políticos y gestores sanitarios para que se dote de recursos adecuados a la Atención Primaria, con el fin de afrontar la nueva realidad que aparece tras estabilizarse la pandemia de COVID. También colaborar en el desarrollo de nuevos modelos de gestión basados en la autonomía de los equipos de AP para organizarse y obtener los mejores resultados en salud en su población de referencia. Además, hay que afrontar el enorme impacto que a nivel profesional y personal ha tenido esta etapa de pandemia, ilusionando con proyectos para el futuro.

¿Cuáles crees que son las claves para fidelizar a los asociados a la semFYC y mantener su alto grado de satisfacción con la organización?

Ofertar una formación centrada en las necesidades y con formatos prácticos, facilitar el avance científico y defender los valores profesionales que definen a la medicina de familia y comunitaria.

El futuro de la semFYC son los residentes y JMF, ¿qué se puede hacer para incrementar su participación e implicación en la sociedad?

Implicarlos en las actividades de la semFYC a través de sus grupos de trabajo y secciones, al igual que en las juntas directivas de las diferentes sociedades federadas. Es muy importante la labor de mentorización y acompañamiento de las personas con experiencia, para que las/los jóvenes no tengan “vértigo” a la hora de asumir responsabilidades y proyectos.

Has sido coordinador del Grupo de Trabajo de Utilización de Fármacos de la semFYC, ¿cómo valoras esta experiencia?

Ha sido una experiencia magnífica en todos los sentidos. He tenido la suerte de contar con un grupo de compañeros/as con una extraordinaria calidad científica y humana, con gran capacidad de trabajo en equipo, lo que ha hecho realmente llevadera la tarea de coordinación. Es muy recomendable que esta responsabilidad vaya rotando a lo largo del tiempo entre los diferentes miembros de los grupos de trabajo, ya que es una tarea muy enriquecedora.