OMS: Generando resiliencia en los sistemas de salud en pro de la cobertura sanitaria universal y la seguridad sanitaria durante y después de la pandemia de COVID-19

Este 19 de octubre del 21 la Organización Mundial de la Salud ha publicado un documento de posicionamiento sobre cómo generar resiliencia en los sistemas de salud en pro de la cobertura sanitaria universal y la seguridad sanitaria durante y después de la pandemia.

Puedes acceder al resumen del documento aquí: “Las siete recomendaciones de política de la OMS sobre la construcción de sistemas de salud resilientes” (solo en EN “WHO’s 7 policy recommendations on building resilient health systems”) 

Documento íntegro (54 páginas): “Generación de resiliencia en los sistemas de salud en pro de la cobertura sanitaria universal y la seguridad sanitaria durante y después de la pandemia de COVID-19” (en ES). 

 Es un extenso y actualizado documento que les recuerda varias ideas importantes que vamos a resumir.

Un concepto clave es señalar que la salud de las poblaciones también está relacionado con su salud económica, no podemos separar una cosa de otra. Además, la protección de la salud es crucial para la seguridad tanto personal, como colectiva, como económica. A su vez, el documento recuerda y reconoce que los muchos gobiernos han realizado grandes inversiones para dar una respuesta a la COVID y avisa de que estos gobiernos deben evitar caer en el ciclo del pánico y olvido que muchas veces desea después de emergencias de este calibre.

Cabe señalar que, en muchas ocasiones, se desinvierte y dejan esos servicios que se habían creado sin presupuesto de forma que debilitan globalmente los sistemas de salud y esto va en contraposición y en detrimento de la resiliencia económica. Es un pez que se muerde la cola.

El documento también recuerda e insiste en que muchos países tienen que retomar las reformas sobre sus sistemas sanitarios que estaban pendientes y, alrededor de esta cuestión, nos recuerda tres aspectos clave que también podemos aplicar perfectamente a España.

En primer lugar, recuerda que es fundamental conseguir una cobertura sanitaria universal y de calidad debe ser prioridad para todos los Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud.

En España, se avanzó parcialmente con el Real Decreto del 2018 pero todavía quedan grupos importantes de la sociedad que todavía no tiene acceso a una sanidad universal; la OMS nos vuelve a recordar la importancia de este objetivo.

En segundo lugar, también recuerda que para que un sistema de salud sea resiliente se requieren esencialmente dos aspectos: primero, tener una atención primaria fuerte, formada, bien dotada, presupuestada y eficiente; segundo, tener una salud pública reconocida financiada y organizada.

Esta salud pública, especialmente, en este caso preparada para los sistemas de respuesta a emergencias de una manera rápida.

finalmente el último punto que recuerda es que en todas estas reformas se debe prestar atención a quienes se vean afectados especialmente por la emergencia sanitaria tales como personas en situación de vulnerabilidad, en riesgo de fragilidad, personas marginalizadas, personas migrantes o refugiadas, etcétera.

En resumen las ideas claves de este documento de la OMS son que: (1) no debemos desinvertir lo que ya se ha invertido durante la pandemia, (2) es fundamental seguir reforzando la atención primaria esfuerzo de la salud pública, (3) es clave que el refuerzo de la salud pública incluya los sistemas de respuesta rápida y (4) prestar especial atención a los colectivos más desfavorecidos.

Como dato concreto que habría que dedicar, este informe señala concretamente que, además de lo que ya se invierte, cabría invertir un 1% más del producto interior bruto de todos los países a reforzar exclusivamente la Atención Primaria.