El PAPPS resume los hábitos de sueño saludables y su importancia en una infografía

El Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud, PAPPS, de la semFYC ha elaborado la base de una nueva infografía de promoción de los hábito saludables de sueño. De hecho, los problemas con la conciliación, mantenimiento o calidad del sueño son motivo de consulta frecuente en Atención Primaria y la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce 88 tipos distintos de trastornos del sueño. 

En su análisis sobre los trastornos del sueño más frecuentes — hasta un 30% de la población señala tener algún tipo de transtorno en el sueño— desde el Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud de la semFYC señalan que el trastorno más habitual es el insomnio.

El insomnio transitorio afecta en un momento u otro de su vida a un 40% de la población de cualquier país occidental. De mayor enjundia es el insomnio crónico, que afecta al 8-10% de la población adulta, sin embargo también existen otros trastornos en los buenos hábitos del sueño que están relacionados con los trastornos del ritmo circadiano. Entre estos se encuentran el síndrome del cambio del huso horario o jet lag y la mala adaptación de los cambios de turno de trabajo.

Una de las cifras que ponen de manifiesto el peso que los hábitos saludables tienen en nuestra vida diaria y en la práctica clínica en consulta es que más de un 10% de la población consume medicación para dormir.

 

Estas alteraciones del sueño pueden originar irritabilidad, somnolencia diurna, temblor, alteraciones de la afectividad, aumento del riesgo cardiovascular y accidentes laborales y de tráfico

explican desde el PAPPS-semFYC

 

Decálogo de buenos hábitos de sueño saludable

Con vistas a impulsar unos mejores hábitos de sueño saludable y acompañar a las personas que padecen algún tipo de transtorno del sueño en la mejora de esta condición, el PAPPS ha elaborado un decálogo de buenos hábitos:

  •         Mantenga un horario regular de sueño, incluso los fines de semana.
  •         Haga alguna actividad relajante antes de dormir para «desconectar».
  •         Hacer ejercicio físico es genial, pero evite hacerlo a última hora del día.
  •         Evite, en la medida de lo posible, el tabaco y reduzca el consumo de cafeína.
  •         Evite ingerir bebidas alcohólicas antes de irse a la cama.
  •         Evite comidas y bebidas copiosas antes de irse a la cama.
  •         Las siestas no deben realizarse más allá de las tres de la tarde y no deben durar más de 20 minutos.
  •         Mantenga un entorno tranquilo en el lugar donde duerme.
  •         Saque de la habitación cualquier cosa que pueda impedirle el sueño (televisión, tabletas, etc.).
  •         Tome un baño templado antes de acostarse.
  •         No permanezca en la cama despierto. Si no puede dormir pasados 20 minutos, levántese y haga alguna cosa relajante hasta que vuelva a tener ganas de dormir.
  •         Procure exponerse a la luz solar durante el día.

Con esta información, desde la semFYC y el PAPPS se impulsarán mensajes y se difundirán los buenos hábitos de sueño entre la población a través de los distintos canales con el fin de hacerlos llegar al mayor número de personas posible.

 

Descarga aquí la inforgrafía completa [+]