Cabecera Atención Primaria Revista

Recomendaciones NO Hacer en el manejo de asma bronquial, en la revista Atención Primaria

Aproximadamente el 10% de los niños y el 5% de los adultos de nuestro país padece asma. Es, por tanto, una de las enfermedades con mayor prevalencia de España. La mayor parte de ellos son atendidos en Atención Primaria. Pero a pesar de ello, aproximadamente el 80% de quienes la padecen no tienen la enfermedad bajo control.

Ante esta perspectiva, la revista Atención Primaria ha publicado un artículo en el que ofrece una serie de pautas básicas, alineadas con las guías actuales y la literatura reciente, y consensuadas mediante metodología Delphi por un panel experto multidisciplinar. El texto se estructura en cuatro recomendaciones del NO HACER en el diagnóstico, el seguimiento, el tratamiento y la prevención de exacerbaciones en asma.

Qué no se debe hacer en el diagnóstico del asma. El artículo incluye seis recomendaciones de no hacer respecto al diagnóstico. Por ejemplo, no basarse tan solo en síntomas y sin pruebas objetivas de función pulmonar (espirometría u otra prueba objetiva de función pulmonar); pero tampoco se debe excluir el diagnóstico de asma porque la espirometría sea normal…

Qué no se debe hacer en el seguimiento de los pacientes con asma. Las prácticas no apropiadas según consenso del panel de expertos incluyen cuatro cuestiones básicas, como que no se debe hacer el seguimiento sin registrar en cada visita los síntomas, exacerbaciones y uso de medicación de rescate. O que no se debe mantener indefinidamente el mismo tratamiento sin valorar en un plazo razonable el control, para escalar, desescalar o mantener nivel.

Qué no se debe hacer en el tratamiento del asma. En este apartado se distingue el tratamiento general del de las exacerbaciones. Del primero destacan recomendaciones de no hacer como: no tratar el asma únicamente con broncodilatadores de corta duración; o no retirar los corticoides inhalados del tratamiento de mantenimiento. En cuanto a las exacerbaciones, el documento apunta a que no se deben tratar sin realizar alguna medida objetiva de función pulmonar; ni se deben realizar radiografías de tórax de forma sistemática en las agudizaciones asmáticas.

Qué no se debe hacer en cuanto a estrategias de prevención de exacerbaciones. El hecho de que un tanto por ciento tan alto de asmáticos no controle su enfermedad indica que los sanitarios de AP a menudo  eluden la educación del paciente. Las recomendaciones de no hacer para la prevención están en esa línea. Y son las siguientes: No se debe pautar un tratamiento sin explicar con claridad la naturaleza inflamatoria de la enfermedad y la diferencia entre medicación de mantenimiento y medicación de rescate; No se deben olvidar las medidas de evitación alergénica; no se debe desaconsejar la realización de ejercicio físico a los pacientes asmáticos.

 

Lee el artículo completo aquí [+]