“No hay vacunas buenas ni malas. Hay vacunas. Y no hay ningún estudio que compare una vacuna con otra”, Javier Gómez Marco

Si hay un tema del que se habla en las últimas semanas con mayor insistencia, ese es el que atañe a las vacunas. Y ese fue el abordado por Javier Gómez Marco, miembro del Grupo PAPPS-semFYC de Enfermedades Infecciosas y Vacunas. De hecho, empezó diciendo que lo más habitual ahora en las consultas de AP son las preguntas por parte de los pacientes, relativas a la vacunación: “cuándo me toca, qué vacuna me van a poner, es verdad que hay unas vacunas mejor que otras, cuando me vacune del todo podré viajar…?”.

Por eso quiso dejar claro que apenas llevamos un año en escenario pandémico, a lo largo del cual hemos vivido momentos terribles: “con consecuencias morbimortalidad, colapso sanitario y repercusiones económicas graves”. Y aún ahora no tenemos tratamiento efectivo contra la COVID-19.

Quizás por eso la población se está aferrando a la vacuna como solución que nos va a sacar de esta situación. Y no es así. “Sabemos que las vacunas son solo vacunas, una estrategia preventiva para disminuir la mobimortalidad, con sus ventajas, inconvenientes y efectos secundarios”. Por eso, más que certezas podemos trasladar incertidumbre.

“Este año hemos visto una movilización de recursos económicos y tecnológicos sin precedentes”. Así ha sido como ha empezado la carrera por la vacuna, incluso empleando una tecnología de producción novedosa, que son las vacunas RNA mensajero. Todos los sistemas y procedimientos tienen como objetivo ganar tiempo. De hecho, la OMS acepta un umbral de al menos un 50% de efectividad, algo que no había pasado antes.

Con todo esto se ha conseguido que en marzo de 2021, un año después del comienzo de la pandemia, “tenemos cuatro vacunas disponibles aprobadas, algo inaudito hasta ahora”. Pero no se puede vacunar a todos al mismo tiempo. “En España se habla de vacunar a entre el 60 y 70% de la población adulta y en solo meses”, lo que supone un enorme reto.

De ahí que surjan dudas sobre si las hay mejores y peores. En ese sentido, Gómez Marco es rotundo: “No hay vacunas buenas ni malas. Hay vacunas. Y no hay ningún estudio que compare una vacuna con otra”. Y hay algunas que están en proceso y que probablemente en poco tiempo tengamos disponibles.

“Pero inicialmente vamos a tener pocas dosis”, afirmó el miembro del Grupo PAPPS-semFYC de Enfermedades Infecciosas y Vacunas. Esa es la razón que llevó a establecer tablas de priorización, utilizando el nivel de vulnerabilidad de los distintos sectores de la población. Se emplearon datos de morbilidad grave y mortalidad; riesgo de exposición; de impacto social o económico negativo y de transmisión de infección a terceros. Y con ellos se establecieron como prioritarios: residencias, mayores, sanitarios…

Para finalizar, Gómez Marco quiso mencionar la iniciativa COVAX, auspiciada por la OMS, que se puede resumir en estas palabras: “O salimos todos o no salimos ninguno; ningún país ganará la carrera contra la pandemia hasta que todos la ganen”. Es decir, los países que no tienen recursos también tienen que poder contar con vacunas.

 

 

Descarga aquí la presentación completa de la parte 2 del WEBINAR semFYC DIRECTO [+]

Vuelve a visualizar el WEBINAR en semFYC TV [+]